Adoptar un perro en Berlín

Imagen de Hector

Pedro PabloTodo el que haya pasado algunas horas en Berlín se habrá dado cuenta de que esta ciudad es ideal para tener un perro: los dejan entrar en todas partes (uno guapo tiene más chances de entrar en el Panorama/Berghain que un español), viajan gratis en el metro (siempre y cuando su asistente lleve un billete válido, de no ser el caso, el multado será el susodicho y no el canino), abundan los parques en los que a nadie le interesa que vayan solos y sin bozal, existen incluso algunos espacios cerrados para perros con problemas en los que no se pueden escapar, puedes ser un impresentable y dejar las cagadas por doquier sin riesgo de que te multen, en fin, el Paraíso de los perros...y qué perros...los perros en esta ciudad parecen ideales para tenerlos.

Caminan a tu lado, te esperan afuera de las pocas tiendas a las que tienen negado el acceso, ladran poco, muerden menos, muy de vez en cuando cagan y cuando lo hacen su mierda huele a astromelias, y además, como me dijo un buen amigo, te querrán aunque seas español. Yo soy de Macuto, la ciudad más bella y más desvergonzada del Caribe, a mí me quiere todo el mundo, pero esta página la leen muchos godos (casi todos pederastas y drogadícticos) por lo que me pareció relevante darles el dato. En fin, por todas estas inmejorables razones y muchas más, decidí hacerme con la compañía de un perro y les voy a contar qué hice para adoptar a Pedro Pablo.

Lo primero que tienen que hacer es meterse en la página del Tierheim Berlin (gracias a la tecnología y al webmaster sólo tienen que hacer click en el vínculo) y dar una vuelta de reconocimiento. Verán qué perros acaban de llegar (aunque también pueden adoptar gatos, camaleones, puercos, gallinas y otros seres superiores) y cuál de ellos les gusta más, lo que puede resultar una pérdida de tiempo ya que para el momento que vayan, el elegido puedo ya no estar disponible. Es decir, lo más inteligente que pueden hacer, considerando que tal vez no entienden un coño de lo que ponen en teutón en la página, es ir lo antes posible.

El Tierheim, como verán en la página web, queda más cerca de Polonia que de Mitte, no es que quede afuera de la yema del huevo, queda afuera de la sartén, pero no dejen que esto los desmotive. Si tienen carro o conocen a alguien con uno, vayan en él. No sólo el camino en S-Bahn y Bus es largo, también lo es la caminata desde la estación más cercana (unos quince minutos a pata) y es bastante probable que tengan que volver más de una vez. Para que esto no ocurra, vayan con al menos tres horas disponibles. Los días de semana abre a las 11:00 y cierra a las 17:00 y los fines de semana a las 16:00.

Una vez allá podrán ver a todos los perros en oferta. Según mi cálculo, del que no deberían fiarse, más del 70% son perros de lucha, o al menos con apariencia de serlo, puro Stafford-Mix, si eso es lo que buscan, están hechos. El otro 30% es de lo más variado, todo tipo de mezclas, tamaños y colores. Si no están buscando un perro en particular, estoy seguro de que algo encontrarán. Yo estaba buscando un salchica peludo y terminé yéndome a casa con Pedro Pablo.

Si un perro les gusta, pueden, firmando un llamado Gassivertrag y cancelando el monto por el que lo venden, sacarlo de su jaula y caminar con él. Para esto necesitarán identificación y Anmeldebestätigung. Si esta primera experiencia es positiva, pueden llevárselo a casa por un máximo de cinco días a ver qué tal. Los encargados les darán la comida necesaria y hasta una manta si no cuentan con una. A los cinco días habrá que hacer la travesía una vez más para terminar de arreglar el papeleo. Sepan que llevarse un perro por cinco días y regresarlo a la perrera es una hijodeputada. Piénsenlo bien antes de llevárselo en período de prueba.

Los precios oscilan entre cien y doscientos euros. Los perros vienen, casi todos, vacunados y enchipados. Además les darán un DNI de perro de lo más bonito. Una vez que el perro sea legalmente suyo, tendrán que anmeldearlo en el Finanzamt de su zona. Por haberlo sacado del Tierheim no tendrán que pagar el impuesto de perro por un año (120€ en Berlín, en Brandenburgo, no sé).

Los gastos no terminan ahí, (¿pero quién puede ponerle precio a la felicidad?), es obligatorio asegurar al perro. En el Tierheim les recomendarán una aseguradora que les dará un paquete por 61,86€ al año. No es nada. A partir del segundo año estarán pagando 15€ (la entrada al Berghain + una birra) al mes, más la comida y la ocasional visita al veterinario.

Es muy posible que tengan que pedir permiso a la casera para tener un perro, también es posible que el contrato los prohiba, de ser el caso, múdense.

Demás está decir que tener un perro es complicado, incluso en Berlín. Es mucho más difícil que tener hijos ya que los perros son entrenables y muy listos. Hay muchas escuelas de perros a las que podrán llevarlos y también hay una señora que va un par de veces a la semana al parque frente a Bethaniendamm y enseña un cursillo básico de entrenamiento canino. No dejen que el perro caiga en la más irreversible rebeldía, se pueden poner insoportables. Les cambiará la vida, se las joderá un poquito, pero tendrán su primer amigo que habla alemán.

 

El lado oficial y algunas aclaratorias aquí.

Su voto: Nada Promedio: 9.9 (14 votos)
 

Comentarios

Danke!!!

¡Miles de gracias por explicarlo todo y tan bien! Me has alegrado el día :-).
Saludos a Pedro Pablo.

cursillo

Oye onde es exactamente el curcillo de Bethaniendamm? que están a dos de corrernos del departamento :P no pienso dejar por nada del mundo a mi fiera salvaje, la lo traje desde México y no pensamos volver en un buen rato.

residencia perros

Hola, necesito encontrar una residencia para dejar a mi perro en Berlin. Podeis ayudarme? Gracias

Increíble !!

Hola!!
Un post increíble, yo traje mi pequeña peluda desde España y no sabía lo del impuesto y lo del seguro, muchas gracias por tu información y por las risas que me e echado al leerte !!
Un abrazo!! Y una caricia a Pedro Pablo ( original nombre!!)
Georgina!!