Un apunte de arquitectura: Koolhaas y Berlin

Imagen de ArchiteKtin

Llevo un tiempo viviendo en Berlín y además pertenezco a uno de los gremios más numerosos de la fauna berlinesa: los arquitectos. Aunque estudié mi carrera convencida y salí airosa del período universitario, nunca me sentí especial por ello, y tampoco encajaba en el perfil cultureta-todo-lo-que-hago/digo-es-arte muy corriente a mi alrededor, más bien me produjo cierta alergia y ganas de cantarle a más de uno las verdades del barquero. En fin, que la arquitectura me ocupó (una burrada) pero no me absorbió, y nunca fui friki ni de esas que solo saben hablar de lo suyo.

Ahora que han pasado unos años y miro todo con más perspectiva, el vivir en Berlín, caldo de cultivo de tantas cosas, me ha provocado ansias de sabiduría.

Embajada PBSiempre he admirado a Rem Koolhaas, fué una referencia durante mis estudios y creo que será unos de los arquitectos actuales que pasará a la historia como un hito de este siglo. La Embajada de los Países bajos en Roland Ufer, en Mitte, por la que este arquitecto ganó el premio Mies van der Rohe 2005 (podíamos decir que es como ganar una Eurocopa de arquitectura, siendo un Mundial un Premio Pritzker, que también ganó en el año 2000), fué una de mis primeras visitas al mudarme, vamos, un clásico del turisteo de arquitectura.

Lo que entonces no sabía es que Koolhaas había hecho ya sus pinitos en el tejido berlinés en los 80, cuando la ciudad estaba todavía dividida y antes del boom que se produjo en el 89 con la reunificación.  Era cuando con su estudio OMA (Offfice for Metropolitan Architecture) empezaba a forjar su trayectoria realizando concursos como el Parc de la Villete, el City Hall de La Haya y otros proyectos internacionales importantes.  

En 1980 participaron como muchos otros arquitectos en el concurso internacional convocado por el IBA, es decir, Internationale Bauaustellung, una iniciativa que surge en el Berlín Oeste con el objetivo de reconstruir partes de la ciudad  respetando los planes originales de trazado urbano de la ciudad y tipos históricos tradicionales, o sea, para seguir haciendo más de lo mismo y sin cambio alguno desde el siglo XVIII. Tenía un programa de nueva construcción  (IBA Neubau) y otra de reconstrucción del tejido existente (IBA Altbau), centrándose este último en Tegel, Prager Platz, Tiergarten Sur y  Friedrichstadt Sur.

KoolhaasLa  primera propuesta de OMA fue para viviendas en el denominado bloque 4, en la esquina formada por Friedrichstrasse y Kochstrasse. La propuesta de Koolhaas y su equipo expresaba, como era de esperar, su inconformismo al planteamiento conservador de la IBA, en  favor del experimentalismo y el aprovechamiento del potencial latente de los terrains vagues y discontinuidades existentes en la trama urbana ocasionadas por la guerra, o sea, me paso por el forro el programa que me piden y hago otra cosa mucho más molona.

Explico un poco eso del experimentalismo según Koolhaas; en su texto “imagining nothingness” reúne sus expectativas sobre una arquitectura que abogue por lo que el llama experimentalismo conceptual:

“donde no hay nada todo es posible;

donde hay arquitectura nada (más) es posible”.

Así, si para la IBA el concepto de Friedrichstrasse era la volumetría de la manzana del siglo XVII, para Koolhaas y su equipo el concepto era el caos. Un caos que según ellos estaba inherente en la trama urbana, en su historia, la cual habría que enfatizar para luchar contra la uniformidad del tejido urbano, la cual no aportaba novedad y trataba de esconder la historia. Defendían que si había un pasado histórico que rescatar no era la ciudad histórica, sino el de la guerra, dejando latentes las marcas de su destrucción. El contexto era pues, En Muro en sí, que por entonces seguía representando la división este/oeste no sólo de Berlin sino del mundo: invertir la cara del contexto por su lado más perverso.Check-Koolhaas-2

A pesar de que este primer proyecto no fue construido al final, OMA fue invitado a proyectar en casi el mismo lugar un bloque de apartamentos, integrado en pleno Checkpoint Charlie, entonces punto clave entre este y oeste. El programa de este edificio consistía en separar las instalaciones necesarias para la aduana en planta baja y desarrollar viviendas en las plantas superiores.  

Aquí también continúa su postura, busca un contexto propio, inexistente en la realidad pero  experimentando con ese contexto de lo no existente, rompiendo volumétricamente el esquema de manzana del siglo XVIII con vacíos espaciales tanto en planta como en alzado.

Check-KoolhaasEs fácilmente reconocible por el voladizo de la azotea sobre Friedrichstrasse, que fue diseñado así para representar la línea de división entre el Este y el Oeste, una de las transiciones más dramáticas que han existido dentro de un entorno urbano. En el futuro, ya que Koolhaas vaticinaba que la división tendría fin,  representaría la memoria del Muro ya desaparecido.

Este edificio sí se construyó y existe actualmente, enfrente de lo que es ahora el Museo del Muro de Berlín, en un punto clave estratégico del Berlín dividido que se ha transformado en una visita histórica obligada para todos los visitantes de esta ciudad.

No sé vosotros, pero la próxima vez que lleve a una visita por allí o pase por delante en bici, lo miraré de otra manera…mira, un Koolhaas… 

Su voto: Nada Promedio: 9.4 (5 votos)
 

Comentarios

hola

Hola, gracias por innformanos de los aspectos arquitectónicos. Pero me quedó la duda de donde estará situado ese edificio que decís..pues el único museo del muro que conozco es el de la Bernauer str, o hay otro en el centro..saludos