Juanma

Imagen de Juanma

"Espain, a lan of oportunitis"

Hola amig@s,

gracias por venir. Hoy hemos okupado un aula de la Cátedra de Berlinología para celebrar una asamblea extraordinaria. En unos segundos os explicaré por qué. Pero antes que nada, y para l@s que no me conozcan (veo muchas caras nuevas por los pasillos de la facultad últimamente, muchas femeninas, por cierto, y eso ME ALEGRA), me presento brevemente: mi nombre es Juanma Inhiesta Pardo, soy el becario manchego de Berlunes y jamás pude follar gratis

"Pero bueno, Juanma, cuéntanos, por qué nos convocas con estas prisas....??"

Bien, vamos allá: el próximo 12 de abril los caminos de Berlín y César Alierta se cruzarán. 

"Pero, Juanmi, quién César Alierta?"

Pues César Alierta es ESTE TIPO. Dentro vídeo:

Imagen de Juanma

No todo es mentira

No escarmiento. Siempre recaigo en mis viejas adicciones. Cuando parecía que con el proyecto de tesis en Berlinología comenzaba a salir del pozo... llega el invierno, y con él, la inestabilidad emocional, y me vuelvo a hundir en el alcohol, el tabaco y otras drogas no legales.

Me ocurrió de nuevo el pasado domingo. Me levanté como si me faltara algo por dentro, y me eché a la calle en busca de un bar de guardia. Huí de Kreuzberg y me aventuré en el profundo Neukölln, hacia el sur, bien hacia el sur, casi pasando ya el ring del S-Bahn. Allí encontré el lugar perfecto: un Eckkneipe abierto 24 horas al día, 365 días al año, siete días por semana, sin hora, ni día, ni nada. 'Zum tiefsten Punkt' se llama el antro: el sitio perfecto para sentarse contra las cuerdas del ring berlinés, tragar cerveza y chupitos. Un lugar perfecto para tocar fondo.

Imagen de Juanma

La gentuza de las 'Hausverwaltungen'

Hola amig@s. Siento haber estado tanto tiempo sin aparecer por el ruedo, aunque sé que algun@s de vosotr@s no lo sentís en absoluto. Tengo una explicación para mi larga ausencia: durante las últimas semanas los catedráticos de Berlunes me tuvieron encadenado durante 10 horas al día en un bajo sin luz ni agua situado en Lichtenberg para que actualizara a manubrio el nuevo buscador de empleos en Berlín. "Para eso eres el becario", contestaron ante mis airadas protestas. Si encontráis un trabajo, pensad en mi.

Vuelvo para hacer una denuncia contundente y sin miramientos. Y la comienzo con una sentencia que, en mi humilde opinión de bastardo-becario-manchego, es incontestable: el proceso de gentrificación y aumento de los precios de las viviendas en Berlín está directamente relacionado con el empeoramiento de los servicios que sirven o están obligadas a servir las Hausverwaltungen o empresas administradoras de fincas. A algunas empresas que compran fincas no les importa una mierda sus inquilinos porque sólo compran los inmuebles para sacar provecho económico a través de su posterior venta. Y punto.

Imagen de Juanma

Cuatro apuntes sobre el paternalismo alemán escritos por un retrasado mental

No hace falta que nos autoflagelemos constantemente. Tod@s cometemos errores. También inmigrantes como nosotr@s. Una prueba: el artículo colgado por la Cátedra de Berlinología. Los que llevamos varios años aquí llegamos generalmente a Berlín / Alemania por decisión propia, porque queríamos. La mayoría de los españoles que están llegando ahora lo hacen por necesidad. Porque allí no hay curro. Porque no hay otra. Creo que compartir las miserias que se pueden llegar sufrir aquí como inmigrante (sí, digamos INMIGRANTE, porque lo somos) es sano y sirve para poner en sobreaviso a los que estén pensando en hacer las maletas. Pero quién dijo que inmigrar era fácil?

Berlunes hace tiempo que viene advirtiendo que ni Alemania ni Berlín son la panacea, ni la solución a todos tus problemas. Berlín puede ser una gran oportunidad pero también un agujero sin fondo. Ello depende de muchos factores. Entre ellos, según mi humilde opinión de becario manchego, está la capacidad de afrontar y superar sin secuelas el paternalismo bzw. condescendencia que supuran algunos alemanes frente a algunos extranjeros. Desde que vengo sobreviviendo en las cloacas berlinesas he tenido que hacer frente a esos baños de superioridad tan molestos. Lo he conseguido, pero mi ya de por sí machacada autoestima sufrió no pocos rasguños.

Imagen de Juanma

Crudos tiempos para la libertad de expresión

Sé que no soy el único: la radio española a través de internet es uno de los principales medios de los que me sirvo desde mi exilio económico berlinés para mantenerme informado de lo que ocurre en Espain, La Mancha y Campoalbillo. Hay mucha mierda en la radio española, mucha manipulación y partidismo, mucho periodismo de trinchera, como lo siguen llamando algunos en referencia a esa guerra civil todavía tan presente en la psicología social del país. Qué deciros de la falsa progresía de la SER, del neonacionalcatolicismo de la COPE o del derechismo sin complejos de Onda Cero, por nombrar sólo algunas emisoras que hace tiempo dejé de escuchar por los vómitos que me provocaban al hacer de altavoces de los caciques políticos de turno en su versión autonómica y/o estatal.  
 
Recientemente saltó la noticia: la nueva dirección de Radio 3, ése hasta ahora oasis de libertad musical e informativa del panorama radiofónico mundial, decidió cerrar de una y sin aviso previo Carne Cruda, un magazín de inspiración bien subversiva que hablaba muy claro, como dijo una vez el gran Evaristo ante los micrófonos del mismo programa. El nuevo director de Radio 3, Tomás Fernando Flores, director de ese programa tan postmoderno llamado Siglo21, adujo falta de recursos para cerrar Carne Cruda. Pero todos los desengañados y desheredados manchegos como yo ya sabemos que el cierre se debe a editoriales como éste:  
 
Imagen de Juanma

Yo soy español, espa..., es....

Sí amig@s, yo soy español. No tengo posible coartada autonómica y/o nacionalista. No soy del País Vasco, de Cataluña ni Galicia, donde, según interese, se puede subir o bajar del carro nacional y/o nacionalista. Yo soy de Campoalbillo, provincia de Albacete, Castilla la Mancha, allí de donde hay poco más que anchura y campos amarillos, y donde nuestra españolidad está fuera de toda duda. Y pese a que mi españolidad sea indudable, os lo prometo: nunca se me ocurrió corear aquella garrula frase de "Yo soy español, español, español". Ni siquiera cuando mi primo-hermano Iniesta marcó ese heroico gol contra Holanda ni cuando Casillas se paró aquel decisivo penalti contra Portugal. Aparte de mi nula tendencia a hacer gala de orgullo nacional-nacionalista sea del color que sea, hay muchas cosas que me impiden mostrar en público el orgullo por mi país. Un ejemplo que combina a la perfección política, institucionalidad y fútbol:

Imagen de Juanma

Cuatro verdades sobre la mentirocracia

Me permitiréis que comience el post de hoy de forma algo pedante: "Niemand hat die Absicht, eine Mauer zu errichten" ("Nadie tiene la intención de construir un muro") fueron las palabras que el jefe de Estado de la estalinista República Democrática Alemana (RDA) y presidente del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), Walter Ulbricht, pronunció en una conferencia de prensa celebrada en Berlín oriental el 15 de junio de 1961 a preguntas de una periodista de un diario germanoccidental. Dos meses después, el 13 de agosto de 1961, comenzaban las obras de construcción del muro de Berlín. 

Imagen de Juanma

Por tierra, por mar, por aire

Dicen los que han estado recientemente en ese país al borde del precipicio llamado Spain que corre un chiste por las calles que resume perfectamente el estado anímico de la población: "Qué tres salidas tiene un licenciado español?", pregunta uno. "Por tierrra, por mar y por aire", responde amargamente otro. Sería para descojonarse si no fuera porque las cosas están para echarse a llorar. Pero ya que los exiliados (o expatriados, como nos llaman los apoltronados burócratas sin sentimientos e inútiles de la embajada española bwz. consulado) nos podemos permitir el lujo de ver las cosas con cierta distancia, el becario de Berlunes, es decir, yo, Juanma, ha decidido que nos vamos a reir un rato.

Es curioso: a raíz del combativo post de Choped "Es la Guerra", he estado analizando las declaraciones de ciertos poderosos centrales y autonómicos de nuestro país. Ante la evidente incapacidad y falta de preparación que muestran para hacer frente a la situación y para tomar decisiones que vayan en favor de la mayoría social, ahora lanzan un mensaje directo y sin sonrojo alguno: iros, a los que no os guste lo que hay, ahí tenéis las puerta, si vuestra única actitud es oponeros, iros a poner cafés a Londres, Belfast, Nueva York o Berlín por tres euros las hora. Iros, haceros personas útiles y sumisas, y luego volved. O mejor, no volváis, que esto ya nos lo repartimos entre nosotros. Vamos a ver algunos ejemplos:

Imagen de Juanma

El modelo económico alemán

Muy buenas noches, gracias por venir. Los que estáis sentados, no hace falta que os levantéis, y los que estáis de pie, no hace falta que os sentéis. A los que estáis tirados en el suelo ya no os digo nada. Esto es una asamblea y a mi me la sudan los mediocrísimos formalismos académicos del profesor Schopenhaua.
Aquí se pueden fumar cigarros y canutos, beber cerveza buena y mala, eructar si así os viene en gana. Además, Trotsky y el Ché se pueden quedar dentro de esta sala de estudiantes cedida amablemente por la Escuela Superior de Berlinología. Me refiero a los perros de los dos hippy-punkys-pijos que están durmiendo al fondo. Aquí no hay libertad de cátedra. Aquí hay LIBERTAD total.
 
Imagen de Juanma

Rap en Berlín I

He conseguido sobrevivir a nuevas navidades en España, unas navidades en las que me volví a poner hasta el ojal de comida y bebida en Campoalbillo y alrededores. Como si el país no estuviera sufriendo una crisis, amig@s, cuyas consecuencias me arrancan carcajadas cuando recuerdo los consejos de mis más queridos allegados hacer cuatro o cinco años: "Pero tú eres tonto muchacho, cómo no te pides un crédito para comprarte un piso y un coche?".

He vuelto con unos cuantos kilos más, y también con la mala conciencia de no haber hecho ni una puta mierda para la tesis de mi doctorado en berlinología que me está dirigiendo el depravado profesor Schopenhaua. Era la condición indiscutible para poder alargar mi estancia berlinesa pues sólo así me daban la beca que me mantiene a flote económicamente. Así que me tengo que poner manos a la obra. He pensado en darle a la historia un enfoque antropológico rollo siglo XXI. Y he encontrado un tema que creo me puede servir para escarbar en la historia de esta ciudad: el movimiento hip-hop berlinés y el Rap cocido en la capital alemana.