¡Bendito Glühwein!

Queridos alumnos del excelentísimo Shopenhaua,
 
Os voy a dar la razón: el invierno berlinés suele ser oscuro y frio. Pero hijos míos, basta ya de quejarse: en primer lugar porque no creo que ello vaya a afectar TANTO vuestra vida social en esta ciudad. Que no hace falta mucho sol para salir de fiesta a la Berghain (y si aún no habéis conseguido que os dejen pasar, aquí tenéis una app que os puede ayudar)
 
Y en segundo lugar porque el comienzo del frio (exáctamente es el del Adviento, aunque dudo que muchos sepáis lo que es eso) trae una delicia de la mano: el Glühwein. ¡AGGHHHH pero que dices! ¡Si está malísimo y además es un atentado gastronómico!, me chillareis muchos de esos de paladar acostumbrado al calimoxo.
 
No obstante, lo reitero. Considero el vino caliente como la gran delicia navideña de los países de habla germana. Por supuesto, para degustarlo y que aprendan a incorporarlo en su dieta de la misma forma que han incorporado las currywurst o los kebab, aquí van unos consejos
 
- Su primera vez debe ser con la temperatura adecuada (mínimo unos 2 grados bajo cero) y a ser posible, en un Weihnachtsmarkt de un pueblo perdido. A 15 grados en el pseudo mercado de Potsdamer Platz, la experiencia puede ser bastante desastrosa.
 
- El primer sorbo quizá le agrade mucho. Pero en eso se parece al club mate: ¿o conoce a alguien que le gustase la primera vez?
 
- La velocidad de consumo varia, proporcionalmente, de acuerdo a la temperatura ambiente. Es decir, a mayor grados bajo cero, más rápido debe consumirse.
 
- Que no les den gato por liebre: el Glühwein es tinto y se bebe en taza. Olvídense de esas modernidades de vino blanco en vaso de tubo. Aunque, no es pecado añadir un chorrito de licor.
 
- El Glühwein es como la sangría: siempre podrá comprar un tetrabrik en el supermercado del barrio. Claro que, si decide correr ese riesgo y además convidar a sus amigos, mejor resérvelo para el final de la noche.
 
Y por último, si cree que tras cuatro vasos de vino caliente (con canela, no lo olviden) su cuerpo sigue en forma, siempre puede pasarse al Punsch o, si está cerca del Gendarmenmarkt, el Ferzangenbowle. ¿Qué no conocen lo que es? No esperaba menos. Hagan los deberes y visiten la Wikipedia.
 

Comentarios

¿¿Que el invierno no afecta TANTO a la vida social??. Nunca había visto tan repleto de gente haciendo barbacoa el Volkspark Friedrichshain como este pasado 21 de noviembre.
La vida en invierno se reduce a 4 paredes. Dará igual donde estés, pero será entre 4 paredes.
Aunque pensandolo.... que bien y que agustito se esta rodeado con una poya en la boca y un dedo en el culo en el berghaim...