Berlín se pone otra vez las plumas

Imagen de mariangeles_holaberlin

Copyright: Mariangeles Aguirre En 1946 el escritor británico Christopher Isherwood publica "The Berlin Stories", un libro compuesto de la novelas cortas "Goodby to Berlin" y "Mr. Norris Changes Trains", ambientadas en la Berlín de la época en que Hitler asciende al poder. Isherwood mismo vivió en Berlín esos años, hasta mudarse a los Estados Unidos, justo antes de la guerra.  El libro inspiró al dramaturgo y director norteamericano John Van Druten a presentar la obra "I Am a Camera" en 1951.

 

La obra se llevó al cine años más tarde con guión de John Collier, también bajo el título "I Am a Camera". De la película, sacaron su inspiración John Kander y Fred Ebb This para realizar el musical Cabaret de 1966, y más tarde, en 1972, el film Cabaret, protagonizado por Liza Minnelli, Joel Gray y Michael York.

Toda esta larga cadena de inspiración artística fue necesaria para que hoy automáticamente, cada vez que suena la palabra Cabaret, en nuestras cabezas se nos aparezca Liza aka Sally con su sombrero y su silla en algún escenario de una Berlín decadente, condenada a muerte.

El Bar jeder Vernunft, un local en estilo Art Decò construído en 1912 en Holanda y montado en Berlín en 1992, ofreció el musical Cabaret de 2004 hasta el 2008.

150.000 espectadores vieron la obra en su ciudad natal y para los que no tuvieron la oprtunidad entonces este año la obra vuelve a escena, esta vez en la carpa permanente Tipi am Kanzleramt, ubicada junto a la nueva cancillería, en el Tiergarten de Berlín.

Desde el 15 de julio hasta el 29 de agosto de 2010 Berlín revive los comienzos de los '30 en compañía de nuestra querida Sally Bowles, por los submundos de la Nollendorfplatz, recorriendo el camino desde la pensión barata de Fräulein Schneiders hasta el escenario del KitKat Club.

El revival cabaretero que explotó con la obra, vive hoy su esplendor en Berlín. Cada vez más espectáculos y eventos intentan rescatar el espíritu de esa época, poniendo énfasis en aquello de los dorados o los salvajes años '20, según la conveniencia. Muchos locales ofrecen música en vivo que hace transpirar a los bailarines al ritmo de swing, cha cha cha, latin jazz o envueltos en un aura rockabilly cuidada hasta el último detalle.

En diferentes escenarios se despliegan espectáculos de variedades para todos los niveles de exigencia artística, desde los más detallistas a los más improvisados combinan épocas y disciplinas, ofreciendo música, acrobacia, magia y hasta peep shows, pin-up y burlesque.

Una de las claves de su éxito es la posibilidad de dejar a un lado el idioma alemán y asegurarse así un público cada vez más presente en la ciudad: el turista.

Recomendaciones aptas para los que sólo llegaron al B1 de alemán, o menos aún:

Espectáculos de variedades

Made in Berlin - artistik & music

del 6 de mayo al 12 de junio y del 14 de julio al 25 de septiembre de 2010

www.wintergarten-berlin.de

En uno de los teatros con más charme de la ciudad, un espectáculo moderno de música, acrobacia y baile, con o sin cena incluída.


Versus

del 2 de marzo al 31 de agosto de 2010

www.chamaleonberlin.com

En los patios interiores del Hackescher Markt, en Mitte está el teatro Chamäleon, uno de los más conocidos de la ciudad. Un espectáculo joven y dinámico de acrobacia y danza.


La vie en Rose Varietè-Revueshow

Todos los días a las 21hs excepto lunes. Domingos a las 20hs.

www.lavieenrose.de

El único varietè del mundo que se realiza en un (ex) aeropuerto, Tempelhof. Show de danza, acrobacia, magia. Show de travestis los sábados a las 22hs. Magic piano bar desde las 19hs todos los días excepto los lunes. Con y sin cena incluída.


Friedrichstadt Palast

La revista de Berlín por excelencia

www.friedrichstadtpalast.de


Cabaret, el Musical

del 15 de julio al 29 de agosto de 2010

 www.tipi-am-kanzleramt.de

La madre de todos los musicales cabareteros y de variedades, en el corazón de Berlín y con aires de revival de otras épocas en Berlín.


VibeZ - Sunset Varietè

del 14 al 17 de julio y del 28 al 31 de julio de 2010

www.ufafabrik.de

Siete bailarines y acróbatas en un show urbano, joven, lleno de energía y poesía. Pensado para quienes sólo saben decir "Hallo" y para todos los bolsillos, en uno de los más conocidos centros culturales/multiculturales de Berlín.


Locales de Jazz, Blues, Swing y aires de revival

Quasimodo - Jazz

Kantstr. 12a esquina Fasanenstr. - Berlin Charlottenburg

Shows en vivo de martes a domingo. Ver programa en: www.a-trane.de


A-Trane Jazzclub

Pestalozzistraße 105 - Berlin Charlottenburg

Shows todos los días, lunes con entrada gratis. Ver programa en: www.quasimodo.de


B-Flat Berlin

Rosenthaler Strasse 13 - Berlin Mitte

Acustic music and jazz club. Ver programa en: www.b-flat-berlin.de


Badenscher Hof - Berlin

Badensche Straße 29 esquina Berliner Straße - Berlin Wilmersdorf

Jazz-Club - Restaurant - Musikcafe. Ver programa en: www.badenscher-hof.de


Yorkslösschen - Home of Jazz and Blues

Yorckstr. 15 - Berlin-Kreuzberg

Ver programa en: www.yorkschlösschen.de


Clärchens Ballhaus

Auguststr. 26 - Berlin Mitte

Un local para escuchar cha cha cha, swing, vals y rock en vivo dependiendo el día de la semana, almorzar, cenar y bailar. Abierto todos los días desde las 10:00h - open end. Cocina caliente de 12.30h a 23.30h. Ver programa en: www.ballhaus

 

Visita la web www.holaberlin.com para hacer un recorrido nocturno por Berlín, visitando locales, bares y sótanos que rescatan el aire de esas épocas de desenfado, allí donde podría haber estado la mismísima Sally Bowles en alguna de sus noches en Berlín.


Su voto: Nada Promedio: 10 (4 votos)
 

Comentarios

Grande Hola Berlín!

Grande Hola Berlín! Bienvenidos a Berlunes...!

;)

Graaaaacias!!!!
preparando próximos temas....muchas ideas! se aceptan sugerencias!!

Imagen de El Perro Salvaje

Cabaret

Vi la presentación en el Bar jeder Vernunft hace unos años siguiendo una recomendación de Vargas Llosa en uno de sus artículos en El País, y no puedo sino rerecomendarla enérgicamente. No sólo es para mearse de la risa, también transmite el horror de la época. Tal vez sea buena idea llevarse una botellita escondida porque los precios no deben ser demasiado solidarios, pero de verdad vale la pena.

Y de paso, ¡bienvenida!