Berlinología Matemática; ¿Por qué es tan difícil encontrar un buen tándem?

Imagen de René D.

Buenos dias. Tomen asiento.

Se habrán sorprendido al no ver por aqui a su profesor habitual de Berlinología, el Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. A. Shopenhaua. No se asusten. Ha tenido que ir a arreglar unos asuntos al consulado por decimosexta vez relacionados con unos feos problemas matrimoniales, pero estará de vuelta para la siguiente clase.

En su ausencia, me ha pedido que les exponga un tema que estoy seguro, será de su interes.

Me presento. Mi nombre es René D. y hace ya muchos anyos me doctoré summa cum laude en Berlinologia en la rama de Berlinología Matematica. Aunque por supuesto soy Excelentisimo Señor Rector Magnifico por la Universidad del Sacro Imperio Romano Germánico, no soy amigo de tales formalismos. Pueden llamarme ustedes René.

Bien. Hoy hablaremos de un tema que esta en las calles de Berlín; ¿Por qué es tan dificil conseguir un buen tándem para aprender alemán?

- Perdone Señor René pero ¿que tiene que ver esto con la Berlinología Matemática?

Buena pregunta joven alternativo. Le diré que este tema ha sido objeto de minucioso estudio en mi cátedra, llegando a la conclusion de que todo es explicable mediante un sencillo cálculo matemático. No se impaciente.

A estas alturas de curso les supongo a todos enterados de que es y en que consiste un tándem. Aun asi, les daré una breve explicacion de recuerdo.

Un tándem es una persona que domina el idioma aleman, con la cual se concierta una cita de vez en cuando con el fin de aprender dicho idioma. El tándem en cuestión tiene interes en aprender un idioma que nosotros dominamos. De este doble interes nace por tanto la posibilidad de un doble aprendizaje. Hacer tándem es una actividad clásica en las personas recien llegadas a Berlín con intenciones de aprender alemán, que complementa las clases en las Berliner Volkshochschulen.

Bien. ¿Cuantos de ustedes no han intentado hacer un tándem alguna vez? Usted, si usted, la atractiva señorita con piercings de la segunda fila. Y usted caballero, el del perro. Si usted tambien ¿verdad? Y ahora respondanme ¿Cuantos de ustedes han conseguido un buen tándem, con el que hayan quedado muchas veces y hayan realmente mejorado su aleman?

...

Por el silencio sepulcral deduzco que ninguno de ustedes lo ha conseguido.

Este es el punto de partida de nuestro problema. Hoy analizaremos porqué esto ocurre mediante un problema mátematico.

La formulacion de dicho problema es la siguiente:

Supongamos que un sujeto femenino, al que llamaremos Marta ha quedado con un sujeto masculino, al que llamaremos Frank. Supongamos que Marta tiene una pareja estable con la cual no habla aleman, por lo cual no busca sexo con Frank. Supongamos tambien que Marta ha localizado a Frank a traves de esta página de internet.

Lo que hoy calcularemos es la probabilidad (expresada en tanto por ciento) de que Marta acabe mejorando sensiblemente su aleman a traves de Frank. Comencemos.

El primer obstaculo que Marta encontrará es que 2 de cada 3 personas (un 66%) que hacen un tándem lo que realmente buscan es sexo. En realidad son mas, pero tambien hay un pequeño porcentaje que tras comprobar que no va a conseguir sexo, puede estar dispuesto a aprender alemán o español. Estas tambien nos valen.

Las personas que busquen sexo no volveran a quedar con Marta una vez comprueben que no van a mojar. Como mucho quedaran una vez mas por vergüenza torera. La oferta es amplisima y seguiran buscando alguien mas acorde con sus libidinosos deseos. Por cierto, es muy probable que lo acaben encontrando, mas pronto que tarde.

El siguiente obstaculo que Marta encontrara es el feeling personal. Asi es mis queridos alumnos; los astros se alinean pocas veces en lo tocante a relaciones personales y este caso no es una excepcion. Con unas personas hay feeling y con otras no. Ademas, la diferencia cultural existente entre Marta y Frank disminuye la probabilidad de que esto ocurra.

Cifremos entonces en un 40% la probabilidad de que a Marta le caiga bien Frank. Una vez que a Marta le ha caido bien Frank, hay que comprobar que a Frank tambien le ha caido bien Marta. Las probabilidades de que esto ocurra son nuevamente del 40%. Si no hay feeling en ambas direcciones, ese tándem esta condenado al fracaso.

Vale, todo esta yendo bien por ahora. Marta y Frank quieren lo mismo y se han caido bien.

Hablemos un poco del nivel que cada uno tiene en el idioma que trata de aprender. Dividiremos los niveles en BAJO(40% probabilidad de ocurrencia), MEDIO(40%) y ALTO(20%). Evidentemente la probabilidad de encontrar en un tándem a alguien con un nivel alto es mas dificil por que lo necesitan menos.

Las combinaciones Medio-Medio, Medio-Alto y Alto-Alto funcionan.

Las combinaciones Bajo-Medio y Bajo-Alto estan condenadas al fracaso ya que acabarán hablando siempre en la lengua del interlocutor con nivel Medio o Alto. De este modo, el interlocutor con nivel el Bajo (perjudicado en este caso) acabará cansandose ya que no aprende nada. Mal rollito.

La combinación Bajo-Bajo, o bien directamente no funcionan por falta de comunicación o bien acaban hablando en Ingles.

Resumimos este ultimo parrafo todo en el siguiente cuadro

                MARTA

   FRANK

Nivel de aleman BAJO (40%)

Nivel de aleman MEDIO(40%)

Nivel de aleman ALTO(20%)

Nivel de castellano BAJO (40%)

No funciona (16%)

No funciona (16%)

No funciona(8%)

Nivel de castellano MEDIO (40%)

No funciona(16%)

Funciona(16%)

Funciona(8%)

Nivel de castellano ALTO (20%)

No funciona(8%)

Funciona (8%)

Funciona (4%)

Si multiplicamos las probabilidades de exito obtenidas en cada uno de los pasos anteriores y multiplicamos nuevamente por 100, obtendremos el resultado deseado. Vamos alla:

Probabilidad de que Marta mejore sensiblemente su alemán a traves de Frank = [1/3 (Frank no busca sexo) * 4/10 (a Marta le cae bien Frank) * 4/10 (a Frank le cae bien Marta) * 36/100 (sus niveles son compatibles)] * 100 = 1,92 %

Podemos afirmar entonces que las probabilidades que tiene Marta de mejorar sensiblemente su alemán a traves de Frank son del 1,92%, o dicho de otro modo, que Marta debera quedar 52 Franks distintos para conseguir un unico tándem satisfactorio.

  • Pero entonces, ¿quiere usted decirnos que no hagamos tándem?

Como se llama usted.

  • Me llamo Jaime Gandolfi. Soy el guapo de la clase.

Hombre, Gandolfi, me habian hablado de usted. Señor Gandolfi, veo que no ha entendido usted absolutamente nada. Esto es una clase de Berlinología Matemática. Ciencia pura. El problema planteado parte de unas suposiciones que no tienen porque darse en cada caso. Nuestra Marta no busca sexo y ha buscado su tándem a traves se internet. Hay otras muchas Martas por ahí con caracteristicas diferentes. No me haga entrar en detalles por favor. De hecho, yo mismo recomendaría encarecidamente hacer tándem como actividad multiobjetivo en el entorno “Berlín”. Puede uno conocer gente, bares o mejorar su alemán, aunque sea poco. Todas estas actividades le ayudan a usted a ser mejor persona.

Lo que aqui hemos tratado es un caso mas o menos representativo referente a la actividad tándem. Revisen cuidadosamente sus notas y saquen ustedes sus propias conclusiones. Si no son capaces, pregunten a mi colega A.Schopenaua. El sabrá que decirles.

Tengan ustedes einen schönen Tag noch.

 
Su voto: Nada Promedio: 9.7 (37 votos)
 

Comentarios

No me puedo creer que nadie

No me puedo creer que nadie haya comentado este artículo - voy a tener que estrenarlo (y estrenarme) yo. ¡Fantástico! He intentado explicar esto mismo (pero sin los números, que yo no tengo estudios en Berlinología Matemática - a lo mejor por eso no he tenido éxito) a todos los que me preguntan por la fórmula mágica para encontrar tándem. En los casos con los que yo he ido a dar, siempre se ha cansado la parte española, porque la parte alemana siempre ha tenido un nivel de español muy, muy superior al alemán de su interlocutor.

Firma una que jamás ha tenido ni buscado tándem, qué cosas.

Clase magistral!

Clase magistral!

Puedo corroborar que el tándem Bajo (alemán) - Medio (español) no funciona. En mi caso fracasó estrepitosamente, además hay que añadirle la búsqueda de sexo frustada.

Genial, Prof. Shopenhaua

Tras haber pasado 45 minutos de estrés mortal en un vagón del S-Bahn sin billete, caí en el post de los revisores de metro y llevo otros tantos sin parar de descojonarme. Mira que si Berlinología está entre las asignaturas de libre elección no había reparao hasta hoy...

Imagen de René D.

NO SOY el Prof. Shopenhaua

Estimada Winehouse.

Yo no soy el Prof. Shopenhaua. Soy René D., Excelentisimo Señor Rector Magnifico por la Universidad del Sacro Imperio Romano Germánico, catedratico del departamento de Berlinología matemática.

Ese soy yo.

Interinos...

Pardiez, cómo se ponen por un desliz..

Ahí te va un mashup, paliducho:

"Daría todo lo que me metí, por la mitad de lo que me quedaba por meterme".

YO
SOY
ESA

A diestro y siniestro

Con la simpatía y la consciencia de lo difícil que es el asunto, me ha dado por proponer tandem a diestro y siniestro. Paya que conozco y que me parece de buena conversación, zas!, propuesta de tandem sobre la mesa. No hay malas intenciones. Las de todos, mejorar el alemán y las derivadas, sin entrar en detalles ni juicios, todos somos humanos. Pero mejorar en alemán es el objetivo y nada lo eclipsa. Casi ninguno se ha dado y entre los que si, ninguno me ha durado... por eso propongo a diestro y siniestro, resultando que:

Chica sale de bar conmigo para encontrarse con amiga con la que dice que ha quedado.
Chica ve a su amiga y le chilla, toda contenta... "aquí está mi nuevo compañero de tandem".
Amiga me mira con los ojos muy abiertos.

Porque casualmente la había conocido la noche anterior y le había propuesto lo mismo.

Cosas que le pasan a uno por Prenda.

experiencia

Muy bueno, tal cual ...yo aprendi que es dificil hacer tandems con hombres por el temita ese del sexo. Así que me dediqué un poco mas a aprender alemán y ahora doy clases de espanhol. Mejor que el tándem...y me pagan. Y los alumnos no me quieren levantar. Bueno, eso creo..=)

La cosa es aún más difícil

Excelente trabajo!!

Yo me atrevería a ampliar el modelo con una hipótesis aún más descorazonadora, basada en experiencias, cuando menos, cercanas.

Están las personas que, dentro del marco de ese sano "approach" multiobjetivo del tandem (al cuál alude el Dr. René en el último párrafo), lo que quieren
fundamentalmente es aprender alemán, pero eso no quita para que sean unos bichos pecadores y que, como casi todo hijo de vecino (quitando ese aprox. 1% de la población de la que habla wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Asexualidad ) y llegado el caso, no vean con malos ojos el pasar de la mesa de la cafetería con velitas a un colchón Härltvorg del Ikea con la/el tándem.

Y es que las palabras cuchicheadas al oido antes, durante y después de una sesión de intercambio de fluidos (intercambio moderado por el muro berlinés de látex de turno), son también Worter que van a parar al acervo lingüistico del personal... qué diablos, se quedan más grabadas en la azotea del interesado, de lo que lo hacen las que van a parar a un cuaderno durante una clase de la Fólkjovschúle, para qué engañarnos.

-Y qué hay de mis matemáticas? -Se preguntará René a estas alturas.

Bien, mi hipótesis es el hecho de que exista una fuerte correlación, y me atrevería a decir, una estrecha relación de causalidad entre

A) el "feeling" personal que hace que dos personas se planteen como un plan atractivo pasar muchas tardes juntos divagando sobre lo divino y lo humano en dos lenguas que están aprendiendo, y

B) que llegue un punto, más temprano que tarde, en el que les apetezca juntar sus dos lenguas y si se descuidan, se queden medio en bolas y tiren las velitas del bar en cuestión organizando uno de esos incendios que, por pura estadística, se deberían declarar cada fin de semana en algún oscuro tugurio de kreuzberg o prenzlauerberg.

Es decir, que al igual que hay algunos elementos que, una vez declarada nula de pleno derecho la probabilidad de mojar, deciden que tampoco está tan mal aprender alemán/ español, también hay una proporción de ese 1,92% de tandem destinados al éxito, que terminan muriendo de eso, del éxito. Terminan, más exactamente, en eso que los compatriotas de René llaman "la petite mort".

Lo cual en si no está mal del todo de por si, y en algunos casos, se transformará en un tandem a tiempo completo, con mudanza incluida en algún qué otro caso, y a la larga, por qué no? con Kinder mit Tandem Ürsprung.

Pero en lo que al tandem tradicional se refiere (tal como lo vendería Casa Taradellas, con sus 1-2 quedadas semanales a tomar un café o una cerveza para departir alegremente sobre cine uzbeco y apuntar distraídamente algún detalle léxico o gramatical en una libretita moleskine, etc, etc) se transforma en algo más inestable que un isótopo 113 de Cesio, ya que al cabo de sólo un par de sesiones ya no se sabe qué es eso, si un tandem, un rollete de invierno, o un "la letra, con fluidos, entra". Eso sin mencionar cómo gestionarlo cuando los integrantes del tandem ya tenían parejas, etc, etc.

Es decir, la hipótesis Tandemfresser en el modelo presentado es que la probabilidad de éxito del tandem (P te)

P(te) < 1,92%

Que la suerte me acompañe

Yo me declaro perteneciente al afortunado 1'92 %. Es más, mi Tandempartner pasó a ser lo que entre mis compañeros de piso denominábamos jocosamente mi Bumsenpartner, para acabar siendo mi pareja.
A pesar de representar el porcentaje unas probabilidades harta pequeñas, recomendaría intentarlo. Es hablando y conversando de una manera regular como aprenderéis el idioma y los alemanes están (siempre según mi experiencia) abiertos a quedar con un simpático español que les amenizará sus horas de estrictas reglas sociales y perchas en la espalda.
Para aclarar nuestro caso era bajo-medio (español), medio-alto (alemán), e incluso introduje el catalán en el binomio cosa que no agradeció con destacable ímpetu...

P.D.: La bella historia de amor sorprendentemente aguanta y resiste ante el inconveniente que representa la internacionalidad actual de ésta.

Imagen de IreneR

Una afortunada

Yo soy una de esas afortunadas que ha encontrado un buen compañero de Tandem. Mi alemana es una señora que podría ser mi madre, buena compañera para quedar un rato y practicar el alemán es, aunque poco más podemos hacer, pues los diferentes gustos y edades son un gran impedimento. A pesar de eso, solemos quedar todas las semanas un par de horas y siempre son conversaciones interesantes.
Un saludo!

Pues yo rompo las estadísticas

Yo busqué un tandem, allá por el año 92, cuando estaba aprendiendo alemán en Madrid. Y tuve 2 fantásticas que se convirtieron en mis amigas, y con las que me encontré después en diversos lugares de Alemania: Tanja y Sabine. Con un chico no resultó. Estadística: 2/3, 66% ¿no?

Estimado René D.

Estimado René D., Excelentísimo Señor Rector Magnifico por la Universidad del Sacro Imperio Romano Germánico, catedrático del departamento de Berlinología matemática,

Tengo que decirle que me ha entusiasmado su clase magistral. Sin embargo, dado que como usted soy hombre de ciencia (también profesor y doctor, pero en lides más ingenieriles) le escribo para apuntar una excepción a su caso de estudio.

En efecto, hace años y sin ánimo de "lucro sexual" a priori, inicié un tándem con una chica alemana, la cual también, a priori, estaba al margen de las citadas y lascivas intenciones. El tándem en cuestión tenía formato español nivel muy bajo vs. alemán medio alto. Incluso como usted comenta, a veces recurríamos al inglés, sobre todo cuando yo me cansaba de tanto alemán. A pesar de ello el contexto influye y mucho. Estábamos en España, por lo que ella aprendía el idioma a pasos agigantados, y yo mes a mes lo percibía en cada nuevo encuentro. Este caso particular acabo siendo un éxito, a pesar de estar estadísticamente abocado al fracaso. En fin, los hombres de ciencia saben siempre valorar las excepciones...

Sin más, le felicito de nuevo por la clase.

Un afectuoso saludo,
Prof. Dr.-Ing Roggen

PD: Circunstancialmente, la chica alemana en cuestión acabó meses después siendo mi pareja, y ya llevamos tres años juntos. En cualquier caso esto no debe tener relación alguna con la historia que acabo de contar, ¿O sí la tiene?

Ahora

Estimado don René,

ahora me explico el porqué mis tandem han fracasado. Gracias!

Karin

No hay que olvidar el castellano..

Me preocupa sus faltas ortográficas.

Saludos