Vivir en Berlín

Imagen de Marcella

Ligar en Berlin

Queridos amiguitos españoles,
hoy voy a hablaros de sexo, drogas y rock'n'roll, que es lo que de verdad nos interesa y a lo que hemos venido a Berlin.
Para muchos de vosotros será conocida la palabra “Mojo” que Austin Powers trajo a nuestras vidas:

En pocas palabras, el mojo es una sustancia que segrega el cuerpo y que hace que los niveles de atractivo o follabilidad de una persona se disparen independientemente de su belleza exterior.  Gran parte de este atractivo viene catalizado por la actitud ante la vida que el sujeto presenta y que nosotros desde fuera percibimos: Ser “echao palante”, seguridad en uno mismo, sentido del humor, don para meterse a la gente en el bolsillo….Lo contrario a esto, por tanto, inhibe la segregación de mojo.

Imagen de El Perro Salvaje

¿En qué momento se fue Berlín a la mierda?

Aunque pocas veces estoy de acuerdo con el Choped, y en lo personal me parece un auténtico hijo de puta, la verdad es que en lo esencial del mensaje que he podido sacar de su imparable e insufrible verborrea, estoy de acuerdo: la mayoría de los gilipollas que llegan hoy en día a Berlín (y también los de ayer en día y anteayer en día) creen que son la gente más cool del mundo porque viven en la ciudad más cool del mundo.

Mi postura frente a este fenómeno ha sido la más absoluta indiferencia, ya que cualquier subnormal cuya ambición se reduzca al coolismo no merece un segundo de mi tiempo.

Sin embargo, me acabo de topar con una prueba tan demoledora de que esta ciudad se fue a la puta mierda que no puedo sino dedicarle a esa deplorable masa de gilipollas este bello y cordial artículo. 

A ver cómo hago para que a nadie se le escape la moraleja...

Preguntas: ¿Cuándo podemos afirmar que una ciudad se ha vuelto una caricatura de sí misma, una farsa, una mala imitación de lo que fue? ¿Cuándo podemos afirmar sin contemplaciones que una ciudad se fue a la mierda?

Imagen de Berlunes

Racismo en Berlin; ID-withoutcolor

Hola amigos de berlunes.
 
Supongo que a estas alturas del otoño estarán todos ansiosos de que empiece el curso escolar y poder disfrutar de nuevo en estas aulas de las maravillosas clases de Berlinología. Bien, el curso no tardará mucho en comenzar, no se desesperen. Entre tanto hemos descubierto para ustedes algunas iniciativas que consideramos de interés que conozcan. La primera de ellas trata de un tema que nos gustaría tener que tratar, pero que lamentablemente es una realidad. Una de las muchas aristas que tienen esta crisis económica en la que estamos sumidos; El racismo.
 
¿Cuántos de ustedes saben que en Alemania, la policía les puede detener por el color de su piel? Cosas del pasado, se podría decir, pero son de la más absoluta actualidad. El 27 de febrero de 2012, el Tribunal Administrativo de Koblenz, Alemania Occidental, rechazó la denuncia de un ciudadano alemán de color al cual la policía había pedido su documentación durante un viaje en tren. Los jueces determinaron que el color de la piel puede ser una razón válida para llevar a cabo un control policial.
 
De esto trata el proyecto que hoy queremos darles a conocer: ID-withoutcolor
 
Imagen de mariangeles_holaberlin

Gentrificación y abusos. Atención! el factor G es contagioso

No sólo privados con el interés de lucro como religión hacen que la ciudad en la que vivimos sea menos social. También un gobierno que no protege el bien común, y todos los que día a día somos testigos o víctimas de pequeñas injusticias y nos quedamos “en el molde”. Si ese es tu caso, te estás infectando con el factor G. Hoy lo tolerás, mañana sos vos mismo el artífice de lo injusto.

Si bien muchos de los que leen/escribimos estas hojas no votamos en Berlín, se puede igualmente participar en espacios de discusión y acción. El voto no es la única forma de participar.

Imagen de mariangeles_holaberlin

Gentrificación y abusos: el factor G

Tantos años ocupados en lo del punto "G"... al menos ese era un tema que provocaba placer.

Lástima. Lo que ahora nos ocupa, al menos a los que vivimos en Berlín, es menos sexy. Aunque Klaus intente convencernos de lo contrario. Hablo del factor G. G de gentrification, o traducido, gentrificación: “Aburguesamiento. Proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio deteriorado y con pauperismo es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva.” Lo que estamos viviendo en Berlín.

Imagen de Berlunes

¿Vente pa Alemania, Pepe?

Berlunes ha dado el salto a los mass media. Casi sin quererelo, sin comerlo ni beberlo, casi de rebote. El pasado domingo, El País citó a este humilde y poco pretencioso blog de blogs berlinés en uno de sus principales artículos en la portada de su web. A raíz de un tema que, por cierto, está levantando mucho debate durante los últimos días en Berlunes, sobre todo por culpa de la necesidad de protagonismo de nuestro inoportuno becario Juanma. El asunto en concreto es la nueva inmigración española en Alemania a causa de la lamentable situación económica que atraviesa España. Desde la dirección de Berlunes, os pedimos perdón por las molestias que puedan estar provocando los posts de Juanma, pero tenemos que dejarle escribir, porque estamos firmemente comprometidos con la libertad de expresión y porque si no nos tocará que pagar de nuestro propio bolsillo los gastos de la beca que nos ha concedido la Comisión Europea.

Imagen de Gourmet

Emprendedores en Berlín: El Café de la vida.

Hola amigos...

Hoy voy mal de tiempo así que iré directo al grano; El café en Berlín apesta.

Verdaderamente no hace falta ser Juan Valdés para darse cuenta de esto. Así es, conciudadanos; Berlín es muy cool, es muy barata, es chachiguay... pero para tomarse un buen café no es el mejor lugar. Desconozco si esta afirmación podría hacerse extensible al resto de Alemania ya que sencillamente, el resto de Alemania, no me interesa.

Imagen de pilimili

Como completar tu lista de la compra

Que nos gusta Berlín es un hecho. Por eso estamos todos aquí, disfrutamos de las ventajas de esta ciudad, su oferta cultural y lúdica, los precios bajos y otras bondades.

Pero a la hora de comer y una vez la cegadora luz de la comida internacional ha pasado a mejor  vida, todos nos acordamos de nuestra madre patria, o madre propia, y la cocina de cuchareo de toda la vida. Como decididos independizados que somos, armados de buenas intenciones y de recetas conseguidas por teléfono,  nos encaminamos al supermercado para aprovisionarnos. Ahí es cuando observamos con estupor, que fácilmente un tercio de nuestros ingredientes, o bien no los encuentras, o simplemente, no nos dan la satisfacción que nosotros esperamos (¿de verdad es esto nata para cocinar?).

Imagen de Hector

Adoptar un perro en Berlín

Pedro PabloTodo el que haya pasado algunas horas en Berlín se habrá dado cuenta de que esta ciudad es ideal para tener un perro: los dejan entrar en todas partes (uno guapo tiene más chances de entrar en el Panorama/Berghain que un español), viajan gratis en el metro (siempre y cuando su asistente lleve un billete válido, de no ser el caso, el multado será el susodicho y no el canino), abundan los parques en los que a nadie le interesa que vayan solos y sin bozal, existen incluso algunos espacios cerrados para perros con problemas en los que no se pueden escapar, puedes ser un impresentable y dejar las cagadas por doquier sin riesgo de que te multen, en fin, el Paraíso de los perros...y qué perros...los perros en esta ciudad parecen ideales para tenerlos.

Imagen de Berlunes

Guia de restaurantes de Berlín