"Chicha" en Berlín

Imagen de Hector

En los años setenta nació en Perú un estilo musical derivado de la cumbia colombiana pero con algunos nuevos elementos que le dieron un sonido muy particular. Los peruanos introdujeron el wah-wah, los teclados eléctricos, subieron el volumen a los amplificadores que no daban para más, por lo que se creó una distorsión muy difícil de imitar, y nació la "chicha", una especie de cumbia psicodélica. Grupos como Los Mirlo, Los Escorpiones, Los Henry, Amor Indio o Los Esplendidos eternisaron este sonido que por alguna extraña razón jamás consiguió un público internacional.

Treinta años más tarde, un grupo de músicos de Francia, Venezuela y Estados Unidos, basados en Brooklyn y amantes de la chicha decidieron tomar cartas en el asunto haciendo lo posible para que la chicha no desapareciera y formaron Chicha Libre. Si bien el sonido es fiel a sus antepasados amazónicos no es una copia barata sino una ampliación, la chicha clásica es el punto de partida que estos músicos utilizan para incorporar sus particularidades: un cuatro, un acordeón eléctrico, dos percusionistas, contrabajo y el inconfundible sonido de una Rickenbacker. Puede escucharse la influencia de músicos tan diferentes Serge Gainsbourg y Duane Eddy o Georges Moustaki y The Ventures, todo en un contexto indiscutiblemente tropical.

Esta nota no es un elogio gratuito, es una invitación, ya que este viernes 30 de julio Chicha Libre toca en la Haus der Kulturen der Welt. Por la módica suma de 10 euros (8 reducido) podrán disfrutar de dos conciertos (antes de Chicha Libre toca Ranil, un clásico de la chicha) y una película, Fitzcarraldo, de Werner Herzog. Todo esto en el marco del evento Wassermusik 2010. Espereamos verles allí.

http://www.hkw.de/de/programm/2010/wassermusik_2010/projekt_detail.php

Sin votos aún