Cómo defenderse en nuestra jornada laboral de argumentos racistas en los corrillos

Imagen de La Duquesa de Pankow

¡Buenos días, queridos amigos! Mientras llegan refugiados, se les atiende, la gente se queja, y nuestro becario Juanma nos abre de nuevo los ojos con el rebrote de xenofobia que estamos viviendo, mientras pagamos impuestos bien calladitos, os presento un tema de actualidad.

Nosotros nos quejamos del racismo oculto, y del racismo que es evidente, con los Pegidas y la madre que los parió. Por eso he pensado orientar mi sesión extraordinaria a las estrategias de defensa verbal contra bocazas del día a día, que para los energúmenos mejor llamar a la Polizei.

Siéntense todos y al que no le interese que se vaya.

Voy a mostrarles unos argumentos de defensa verbal o “Schlagfertigkeiten”, con mayor o menor contenido emocional, para que puedan elegir para rebatir argumentos bocazas y absurdos. 

yo me defiendo toda "happy" y hago como que no me afecta  

Les pongo en antecedentes: ¿Ustedes se han fijado cuánta importancia le dan aquí a la comunicación? Claro, que pasan muchos de largo por la Volkhochschule y más allá de los cursos de alemán no ven… En Alemania se enseñan asignaturas en los cursos para adultos como Kommunikationstraining (entrenamiento en habilidades de comunicación), Gesprächsführung (conversación, pero no en inglés o con tu Tandem macizorro) o incluso Gewaltfreie Kommunikation. Sí, han leído ustedes bien: comunicación sin violencia. Porque, si bien muchos no son aún conscientes, aquí es lo correcto recalcarte todos tus defectos, criticarte a la cara gnadenlos (sin piedad), pero con tono amable y sin insultar. Si no entienden el contenido del mensaje, ustedes creen que han sido críticos porque han usado un tono plano. O sea, el tono plano aprosódico de su interlocutor. No, es que son así y punto. Y ustedes tienen que aprender a sobrevivir entre bocazas, sea un Ronny de Marzahn con pendientes y tatus o sea una Helga tocina con cara de malas pulgas.

Y con el tema racismo contra los refugiados oímos bastantes “perlas” en el trabajo diario. Los CEO pintamonas con su futbolín no cuentan para la estadística porque su nivel de alemán es de Tarzán. Las Helgas, los Ronnys, las Mandy o los Klaus, si han sido “educados” por sus papis, se caracterizan por ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el suyo propio. Por suerte los bocazas son una minoría, pero bien ruidosa, sobre todo si se tiene que “compartir” espacio laboral con ellos y más aún si el guiri como nosotros está en situación jerárquica por encima del lugareño. Por eso, no debemos enzarzarnos en discusiones de “y tú más” que parecemos tertulianos políticos.

En mi caso tengo a disposición una amplia muestra de bocazas, perceptores de ALG-II o Hartz IV en cursos de reinserción laboral, a los que la población activa y guiris como nosotros les financiamos su sopaboba cuando fracasan en estos cursos porque no tienen ganas de dar palo al agua. Las joyas de la corona de la Bundesrepublik, que no tiene rey.

O sea, que si nos atacan verbalmente tenemos derecho a defendernos, y para ello el Berliner Zeitung  sacó hace unos meses unas aclaraciones contra las afirmaciones xenófobas e ignorantes para atacar a los refugiados, por si alguno nos quiere dar de refilón por ser extranjeros.

http://www.berliner-zeitung.de/politik/vorurteile-und-tatsachen-zu-fluechtlingen-in-deutschland,10808018,31612072.html

http://www.berliner-zeitung.de/politik/-sote-so-argumentieren-sie-gegen-rechte-hetze-,10808018,31596578.html

Yo os las explico al estilo comunicativo español, mezclado con mi chulería castiza estilo “Duquesa”.

Así que, vamos a defendernos correctamente, argumentando y no atacando al otro, que en estos cursos de “Gewaltfreie Kommunikation” dicen que no es sano defenderse atacando. Y tienen razón, aunque muchos no se apliquen el cuento o aunque los Sudländer de sangre caliente nos encendamos.

Comenzamos con la frase bocazas número 1: “Los solicitantes de asilo quitan los trabajos a los alemanes”.

Razonamiento nivel experto: los solicitantes de asilo pueden recibir un permiso de trabajo tres meses después de registrarse, siempre y cuando los órganos de Inmigración lo hayan acordado con Santa Bundesagentur für Arbeit, que prueba si antes del solicitante no vaya a ocupar esa plaza un alemán, un ciudadano de la EU u otro refugiado.

Respuesta inteligente número 1: Los solicitantes de asilo reciben su permiso de trabajo si la Agentur lo aprueba y si no le va a quitar el trabajo a un alemán desempleado, que es lo que se regula, salvo en sectores con falta de personal cualificado como Pflege (cuidado de enfermos o mayores).

Nota de la Duquesa: aunque seas un gañán, alemán pero gañán, tendrás ese trabajo y ni el guiri ni el refugiado te lo quitan, así que, te comes mit Pommes el sueldo según Mindestlohn (salario mínimo) y un trabajo de Helfer (ayudante, no cualificado).

Remate de Santa Bundesagentur für Arbeit: somos tan guays que tenemos muchos trabajos para todos y que no se ocupan porque no encontramos gente.

Puntada de la Duquesa: que no encontráis gente porque algunos empresarios buscan a Batman y por tanto no lo encuentran, y el servicio que media entre las empresas y la Santa Agentur, el Arbeitgeberservice, no se entera que con los que perciben ALG-I (y pertenecen al SGB III, al área jurídica de “promoción del empleo”) hay que ser más activos para que no caigan en el desempleo, se les estigmatice por dejados, aunque el Hartz-IV les asegure que algo de dinero van a recibir.

 

Y ahora vamos a la frase bocazas número 2: “los refugiados en Alemania reciben demasiado dinero”

Argumento base: los que solicitan asilo no tienen derecho a las prestaciones sociales normales como Hartz-IV o el pago de la vivienda (Wohngeld), sino que reciben una “paga” de 143 euros al mes para teléfono o para la tarjeta de transporte más una prestación muy básica, que alcanza un máximo de 359 euros, el mínimo, como la Sozialhilfe.

Frase del trabajador social del Sozialamt: la Sozialhilfe es para jubilados sin recursos o para los que no pueden trabajar más de tres horas al día.

Nota de la Duquesa: esto es mucho menos que el Hartz-IV, lo que pasa es que muchos se lo funden en cosas inútiles nada más entrar la prestación en la cuenta bancaria. El que consiga vivir holgado con esa paga, es Batman.

Aclaración de la asesora simpática del Jobcenter de la esquina: “tranquilo, bonito, que los refugiados no te van a quitar tu Hartz-IV, tú solo ven a todas tus citas y con la lista de los sitios a los que has echado el CV, Okis?”

 

De esto se genera en su mente calenturienta la frase bocazas número 2a: “los refugiados vienen con smartphones”

Argumento coherente: es su forma de hacer saber a sus familiares que están bien, y no huyen de la pobreza, sino de la guerra.

Respuesta demoledora de la Duquesa: tú recibes Hartz-IV y tienes iPhone 6, Mac, Tele gigante, bebes y comes lo que quieres, llamas por teléfono a tu prima a todas horas, y a partir del día 5 del mes sólo te queda el Kindergeld y estás lleno de deudas.

Aclaración de la asesora del Jobcenter que se sabe la ley como un loro: „si eres perceptor de ALG-II tienes derecho a un pequeño presupuesto para los primeros costes de vivienda, pero para los primeros y para equipamiento básico en el que el Smartphone no viene incluido”.

Comentario por lo bajo de la asesora del Jobcenter que está hasta las narices: “a algunos parece que les ha hecho la boca un fraile, no hacen más que pedir”.

La asesora borde del Jobcenter dice: que no te voy a ampliar la Mehrbedarf, lo entiendessss!!!???

La frase bocazas número 3 es para los especialistas en historia reciente del país que a nosotros los guiris nos acoge, nos da trabajo y nos infla a impuestos: “¿Por qué tenemos que ayudar a los refugiados esos?”

Argumento “sachlich”, sin emociones: solidaridad, ayuda, colaboración…

Respuesta de la Duquesa: porque a ustedes en varias ocasiones se les ha acogido cuando venían huyendo de guerras o de malas situaciones. La más reciente cuando en el verano de 1989 querían salir por patas de la RDA mediante las embajadas de la RFA en Hungría y en Checoslovaquia. Así que, a refrescar la memoria histórica que 26 años no es nada.

 

Y aquí una frase comodín, empleada con malas intenciones en muchas discusiones, pero que tiene connotaciones de frase bocazas, así que frase bocazas número 4: „no podemos solucionar todos los problemas del mundo“.

Argumento indiscutible: es cierto que acoger refugiados es todo un reto para la sociedad, pero se deben garantizar unas condiciones dignas para su estancia.

Argumento de ciudadano coherente: "para que luego lleguen grupos de descerebrados y quemen los polideportivos o las equipaciones destinadas para su alojamiento o se creen bandas para atentar contra los refugiados o tengamos que aguantar manifestaciones de (Ciudad)-GIDAs en todas las ciudades".

Contraataque de ciudadana indignada perceptora de prestaciones, o sea, jarzfiera prototipo: “me están metiendo a los refugiados esos en mi Tempelhofer Feld y se están sentando en las butacas del Aeropuerto que no funciona, que las van a destrozar y ensuciar”.

Defensa de la Duquesa: cuando seas independiente, tengas tu empleo, vivas de tu sueldo, pagues tus deudas y ahorres, te podrás quejar. Mientras vivas del Estado y éste te mantenga, a callar.

 

Atención a la frase bocazas número 5, que parece salida de la boca de algún Pegida: “los refugiados roban el dinero de los alemanes y son unos delincuentes“.

Contraargumento a modo de pregunta retórica de la Duquesa, bien enfurecida, que es Sudländerin y de sangre caliente: ¿Quién habla de criminalidad? ¿Los que quieren destrozar las estancias? ¿Los que postean en Facebook mensajes racistas y xenófobos?

Pensamiento de asesora del Jobcenter harta de parásitos xenófobos: “a este le recortaba el Hartz-IV en un 100% si yo tuviera potestad para ello”.

Respuesta de la misma asesora del Jobcenter una vez que ha contado hasta 1000 para no zurrar al imprudente que tiene delante: “a ver, bonito, que el que recibe ayudas, sea desempleado o jubilado, no va a tener recortada su prestación porque vengan refugiados, créalo, que es verdad”.

Estadística de la policía: ni la delincuencia alrededor de las estancias para refugiados es mayor, ni los ciudadanos que no son alemanes tienden más a delinquir que los alemanes.

Remate de un jurista de derecho social: “un día sacaré a la luz cuantos alemanes perceptores de ALG-II engañan, mienten y hacen trampas, teniendo en cuenta lo duras que son las sanciones”.

 

Y como la ignorancia mezclada con rabia es muy perversa, alguno se cree que los guiris somos refugiados. ¿Saben una cosa? He hecho un par de sanciones verbales por comentarios xenófobos, alguno dirigido contra mí sólo por ser española, y cuando he hecho una escrita no me ha temblado la mano ante el asombro de muchos compañeros. Sin embargo, cuando no se tiene la potestad de sancionar, nos queda la defensa propia, la asertividad, el Auseinandersetzung o las Schlagfertigkeiten. Pero tengan en cuenta que con los irracionales no es fácil razonar. 

Espero que con estos argumentos puedan defenderse mejor de ataques indirectos en el trabajo, que por muy culta que sea la gente, en algunos se rasca y se encuentra un racista incorregible. Y a seguir defendiéndose. Les dejo un link con dibujos de jirafas para eso de la comunicación sin violencia, que espero que disfruten.

http://anvc.svenhartenstein.de/de/all/

Un abrazo fuerte de Teletubbie,

 

Ihre Herzogin

 

 

 

Su voto: Nada Promedio: 8.9 (8 votos)
 

Comentarios

Y dale con el "postureo"

Se vuelve a simplificar la realidad con esa visión pseudoprogre, que tanto le conviene al poder. Lo que rodea al tema "refugiados" es una táctica bien montada: "Problema, Reacción, Solución".

La Reacción es ubicua: está tanto en los Pegidas --y la madre que los parió-- como en los "humanistaslloronesconlágrimasdecocodrilos". La Solución --nada buena, como no se impida-- nos la tienen ya preparada. La história se tendría ya que conocer, pero me temo que no aprendemos.

Una lectura del primer video ("Problema, Reacción, Solución") es que deberiamos concienciarnos, esto es, por ejemplo, salir a la calle millones y millones con el grito "NO A LA GUERRA". Pero, bueno, ya Tony Blair pidió disculpas... y de aquellos lodos estos "problemas" (pegidos y artículoshumanistasllorones,...).

Resumiendo (Nota de Alas de Colibrí): NO A LA GUERRA!!!

Imagen de La Duquesa de Pankow

Me sumo

A tu propuesta. No a la guerra.
Gracias por tu Post.

olvidaste la frase bocazas número 6

O mejor

Frase cuñado número 6: vienen terroristas de ISIS infiltrados...

"Reacción"

Sí. Pero sobre ésto también otros se quejan (o "informan"). Por ejemplo los del Partido de la Unión Democrática (PYD), la rama siria del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK).. Pero, claro,
unos (los Pegidas y la madre que los parió) son legales aquí y los otros (éstos Kurdos) no.

Pero bueno, los del "postureo" pueden relajarse leyendo "El País".

Venga, a dormir! que La Solución --nada buena, como no se impida-- nos la tienen ya preparada.

Resumiendo (Nota de Alas de Colibrí): NO A LA GUERRA!!!

Imagen de La Duquesa de Pankow

Cierto!

Pero esa frase es para los bocazas con un poco de nivel cultural, aunque su socialización y tolerancia sean nulas.
Gracias por su valiosa aportación.

¿Ein?

Creo que no lo he entendido... ¿Es que los únicos que se quejan de los refugiados son los Jonnys Harz 4 de Marzahn? Vaya batiburrillo...

Nobleza berlinesa

Es que en realidad la duquesa recibe Hartz-IV y vive en Marzahn.

Imagen de La Duquesa de Pankow

No, mi amor

En realidad me dedico a la inserción laboral de desempleados de larga duración, que tienen que aguantarse conmigo porque no les permito ni media tontería, y ahí vienen los conflictos. Sobre todo cuando es por tema de higiene.

Si necesita orientación, le ayudo gustosamente por caridad cristiana.

Imagen de La Duquesa de Pankow

Ronnys!!

Johnny no, Ronny, que es un nombre típico hortera del Ost. También se quejan los pijos pero por mi trabajo sólo oigo chorradas de Ronnys y Mandys.

Abrazos.

Buenas, me parece que ha

Buenas, me parece que ha escrito un articulo muy interesante pero sobre el que habría que matizar ciertos puntos. Como información, yo trabajo con refugiados a tiempo completo.

En el punto 2, si que es cierto que reciben una ayuda mensual no superior a la cantidad ahí escrita. Hay que añadir que ese seria el dinero para alimentos y bienes del estilo ya que por la vivienda no tienen que pagar nada. Y decir que los que se ven a menudo en los medios, viviendo en literas o tiendas, son los recién llegados. Despues se les reubica, con mayor o menor suerte, en pisos, GU´s(Gemeinschaftsunterkunft) o parecidos dependiendo de varios factores.

En el punto 2a y como usted sabrá, trabajando en el Jobcenter, esas pequenas ayudas pueden ser no tan pequenas. Cuando entran en un piso vació reciben una ayuda para muebles y demás objetos.
En las instituciones que trabajan con refugiados menores de edad, los jóvenes reciben una ayuda a su llegada (además de la que luego recibirán, traduciéndose en costes de manutención, ropa, escuela...). Es habitual que con esa primera ayuda "extra" se compren móviles.

Con respecto al punto 5, no cuento con datos de otras zonas pero si puedo indicar que en la zona en la que trabajo las intervenciones policiales en las instituciones que acogen a refugiados son muy comunes. Las que yo he podido presenciar han sido siempre entre refugiados, ya fuese por cuestiones religiosas, políticas o simples malentendidos que se van de las manos.

Un saludo.

Viga

'se caracterizan por ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el suyo propio' es una gran verdad