Compartiendo Espacio-Tiempo con Diego Agulló

Imagen de Frau Dulenta

Un día, un vídeo llegó a mis ojos...

El vídeo y la curiosidad me llevaron hasta uno de sus directores.

Diego Agulló

Y así fue cómo descubrí a Diego Agulló. Fue un gusto tener la oportunidad de hablar con alguien que se cuestiona tantas cosas. Apenas si le hice preguntas porque él ya las tenía todas. He aquí el resultado de nuestro encuentro en torno a un té de delicioso sabor sin necesidad de edulcorantes.

¿Ha experimentado Ud. esas fases que describe en el vídeo “Berlín, Berlín”?

El vídeo no es autobiográfico. Pero la idea que nos motivaba a hacerlo tenía que ver con nuestra relación con Berlín en el momento en que nos dimos cuenta de que habíamos tocado fondo y de que una vez que esto pasa ya todo es una especie de repetición de lo mismo. Ves como Berlín vive sus propios clichés y genera también una especie de magnetismo para mucha gente joven que viene de cualquier lugar. Hay un Berlín que es el que está por llegar, el desconocido para los que aún no viven aquí, y luego está el de los que han superado ya los 2 ó 3 años en la ciudad, cuando llega el momento en el que tienes que revisar lo que te ha pasado y decidir si te quedas… la idea que nosotros queríamos acentuar era la de que Berlín es “una trampa”.

El hogar de Peterpanes y Campanillas…

No te creas que va a haber mucho más de lo que hay. Tu vida se desarrollará, conocerás más gente, te pasarán muchas cosas pero esto es Berlín. Esa idea de venir aquí como una especie de sueño porque tienes unas ciertas expectativas de que algo suceda no te lo va a dar la ciudad. Es uno mismo el que lo atrae.

En ese sentido creo que la ciudad es bastante generosa porque da la bienvenida, es una ciudad fácil dentro de lo que cabe (en comparación con Londres o París) y obviamente siempre están los problemas del idioma, pero también depende un poco de lo que vayas a hacer. Por ejemplo, yo utilicé el alemán los primeros tres años un montón y ahora hablo fundamentalmente en inglés. Todo depende de dónde acabas trabajando, con quién acabas trabajando, … la idea del vídeo era reflexionar sobre la ciudad, tocar todos los clichés y el porqué Berlín es una especie de tautología en si misma y el cómo te va a chupar las energías.

Solo te deja esa especie de reflexión de cómo puedes acabar, no propone nada.

El Choped me dijo… “Pregúntele si el rollo ese de enamorarse de Berlín no está ya un poco pasado. ¿Por qué es necesario darle más vueltas?”

Esto es muy personal. Los hay más románticos que otros. Puedes estar enamorado y a la vez ser bastante crítico o incluso escéptico si quieres. Pero también la pregunta sería: ¿por qué seguir en un lugar que no te mueve o no te toca cierta vena romántica? También creo que por mucho que puedas haber llegado a conocer algo es cuestión de ser aún capaz de enamorarse de eso aún habiéndolo visto millones de veces.

Entiendo un poco la misión de Berlunes de desmitificar Berlín y quitarle todo ese romanticismo, sobretodo por toda ese gente que se estará pensando venir. Pero, insisto, creo que se trata de lo que ponga cada uno de si mismo y de sentir algo. Algo que puedes llamar curiosidad o pasión.

Con la ciudad en la que vives debes tener cierto vínculo emocional.

¿Estudiar la carrera de filosofía garantiza llegar a ser filósofo/a a quien la estudia?

Para nada, no. Ni digo que soy filósofo ni digo que soy artista ni nada de nada. Normalmente cuando me preguntan digo lo que estoy haciendo en este momento. Intento definirme a través de lo que hago y no tanto por el título que pueda tener.

Ese es justo ahora mi trabajo actual. Llevo ya unos años dándole vueltas a qué es Filosofía o practicar Filosofía. De ahí que me pusiera en contacto con la universidad en la que estudié, la Autónoma de Madrid, con dos profesores que tuve allí.

Mi propuesta ha sido cómo entender la Filosofía de otra manera y que gire en torno a cómo un exalumno, que en principio dejó el mundo académico y la universidad y que incluso desaparece del mapa pero por cuestiones accidentales se reencuentra con la Filosofía, decide regresar a casa, a la que fue su casa, para contar la historia que le ha sucedido y qué tipo de Filosofía ha experimentado.

Yo llevo ya trabajando siete años en la escena de coreografía, danza y performance. Para mi sorpresa, pensando que me iba a alejar de Filosofía, me ha supuesto un reencuentro con ella de la manera que está siendo entendida dentro del mundo de la coreografía y que, en muchos aspectos, ha sido bastante más inspiradora que lo que pude aprender en la universidad.

Mi primera pregunta era hasta qué punto la universidad habilita el acceso a gente que haya estudiado allí para poder hacer una contribución a la práctica filosófica y, segundo, de ser así, cómo compartirlo y organizar algo que vaya incluso destinado a los propios profesores. La idea: desvincular la Filosofía de lo académico. Que la Historia de la Filosofía sirva para encontrar ya no tanto su aplicación únicamente profesional, sino más bien qué significa hacer Filosofía como una práctica vital, que requiere de un entrenamiento y de un ejercicio. Que no se restrinjan sólo a los conceptos como única herramienta, sino que experimente con las condiciones del pensar mismo, por ejemplo, extender la filosofía a una practica íntimamente relacionada con el cuerpo y el espacio donde sucede y, por lo tanto, la preocupación por cómo generar contextos donde irrumpa pensar.

Creo que hay que entender la Filosofía de una manera mucho más arriesgada y ése es el mensaje que me gustaría comunicar a la universidad.

¿Filosofar a través de la danza?

Mi conclusión es que la Filosofía tiene que traicionarse a si misma en algún momento. El filósofo tiene que olvidarse de si mismo y dejar de ser filósofo. Quedarse en la comodidad que da la distancia crítica, que desde luego es necesaria, no debe ser algo constante, sino que es necesario zambullirse en otras ciertas experiencias.

Para mi debe existir una oscilación entre todo lo que uno practica porque si no te quedas en un único punto de vista. Aunque seas el filósofo que cree que tiene la capacidad universal de tocar todo, yo no creo que sea así, lo único que te ofrece esa multivisión es el poder saltar a otros campos y practicarlos. El riesgo que creo que le falta a la Filosofía es mezclarse con el resto de cosas. ¿Que en el camino no vuelves nunca a la Filosofía? Pues a lo mejor es que no era lo tuyo. 

¿Es por eso por lo que es Ud. multidisciplinar? 

La manera en la que hablo ahora me ha llevado muchos años. Llegar a saber qué pasa conmigo, con lo que hago… al principio es algo que se hace siguiendo una necesidad o urgencia que se tiene, el no especializarse en algo. Cuando yo estudiaba Filosofía no era lo único que hacía. Tenía mis grupos de música, pintaba, hacía escultura, vídeo… desde ese momento estaba ya enfocado en diferentes direcciones. Lo que la universidad no me proporcionaba lo aprendía por mi cuenta.

La universidad debería ser un lugar donde aprender un saber general en vez de un lugar donde especializarse, que es lo que hoy en día hace. 

Y al acabar, se vino a Berlín.

Cuando me vine a Berlín tenía una beca para acabar el master que estaba haciendo.

Lo dejé todo y no continué mi senda académica. No tenía una idea previa de la ciudad salvo por lo que había visto en un par de películas. En ningún momento me vine aquí pensando en nada concreto. 

Entonces, ¿por qué Berlín?

Pues no me acuerdo... No quería hablar inglés y por la carrera ya estaba familiarizado con el alemán. Lo que si era importante para mi era que había viajado un montón y que no me había quedado más de un mes en ningún sitio. Tenía que pasar por la experiencia de estar mucho tiempo en un lugar.

Al venir aquí dejé radicalmente la Filosofía. Simplificar todos esos años no es fácil pero supongo que no tuve ninguna exigencia, me dejé llevar, me dejé perderme, sin ningún tipo de expectativas. Creo que justo por esa actitud de no exigir nada en concreto y por una serie de múltiples accidentes las cosas me fueron surgiendo, desde mi punto de vista, bien. Pero creo que lo más importante es la disposición que uno tiene. No es tanto el plan, el proyecto, ni las expectativas, si no la disposición que se tenga, que te apetezca y que tengas cierto espíritu combativo. 

¿Pero de veras tiene Berlín algo que no tengan el resto de ciudades? 

Esto no es un mito pero, insisto, todo depende de lo que tú hagas con ello. Pensar que eso va a funcionar porque si es un error. Aquí se ha generado una especie de burbuja. Es una ciudad que da la bienvenida porque es internacional. Y es una ciudad que tiene mucho espacio. Si para ti en tu trabajo el espacio es algo necesario, aquí lo sigues encontrando, aunque ahora sea más difícil o más caro. Hay aún mucha gente dispuesta a cederte un espacio gratis porque entiende que no tiene porqué haber esa lógica tradicional del intercambio para hacer algo posible. Queda también un residuo de mentalidad anticapitalista, de que no todo es obtener un beneficio económico. La conexión entre Berlín y utopía encuentra ahí un vínculo.

Pero luego creo que no solo es el espacio también es el tiempo. Si te vas a Londres o NY necesitarás tres trabajos para sobrevivir. Aquí, dependiendo un poco de cuáles sean tus necesidades, con medio trabajo ya tienes suficiente.

¿Qué ocurre entonces? Que ya no es solo el espacio la condición de posibilidad sino también el tiempo. Si para ti el tiempo es más importante que el dinero aquí triunfas porque puedes hacer lo que en ese momento tengas necesidad de hacer.

Por eso incido en la disciplina. Tanto el espacio como el tiempo por si mismos no te van a dar nada, es lo tú hagas con ellos. Y no es fácil. Yo tengo muchos amigos que aquí se han perdido. Hay veces que uno no está acostumbrado a tener y en cuanto lo tienes no sabes qué hacer con ello. Lo mismo que le pasa con el dinero a los nuevos ricos.

¿Berlín = adicción?

Depende un poco de cual sea tu ritmo de vida o de la relación que tengas con la cultura de la fiesta (un vínculo más fácil) que es también una de las caras de Berlín que atrae a tanta gente joven. He aquí de nuevo el sentido de la trampa que mencionaba, el riesgo de la adicción y hasta qué punto es necesario controlar lo que te gusta. 

Borrachera de lo que te gusta con su consecuente resacón…

La posibilidad de sobrevivir aquí sin hacer demasiado puede conducir a vagabundear en tu espacio y perderte en tus propios hábitos. Ahí es donde veo la trampa. Prefiero tener que estar obligado a salir y trabajar a convertirme en un yonki de la habitación.

Berlín exige un estado de alerta y ésa es precisamente la contradicción. Justo porque aquí las cosas parecen más fáciles uno piensa que ha de relajarse y quizás sea precisamente porque las cosas están más accesibles por lo que hay que exigirse más. 

¿Cuál es, entonces, la disciplina que aplica Diego Agulló?

Ahora estoy bastante obsesionado con cómo componer un día. Pienso en aquellos rituales, acciones o prácticas que va a contener el día. Por ejemplo, nada más levantarme aún recuerdo los sueños que he tenido. Aún en la cama, me tomo unos minutos para rememorarlos. Inmediatamente voy a la nevera, cojo un yogurt, le echo una cucharadita de miel y me lo como en la cama. Desde hace poco, hago durante media hora ejercicios de respiración que me activan el organismo. Luego voy a la ducha y continúo con ejercicios de estiramiento, sobretodo en invierno, que se agradece. Después exprimo naranjas, las mezclo con mango, jengibre, plátano y alguna otra fruta que tenga y me hago medio litro de zumo que me bebo de un trago.

A partir de ahí ya empiezo a hacer lo que tenga que hacer. Piensa que en eso ya se ha ido una hora. Es cuestión de encontrarle a todo su lugar.

Por eso confía en la autodisciplina sin llegar a caer en la manía de que todos los días tengan que ser así. Ser capaz al menos, cuando lo creas necesario, de controlar tus días. 

Y el día continua con…

Ahora por ejemplo voy a trabajar a Frankfurt en una coreografía. Un proyecto que ya está montado de antes y que solo tenemos que ensayar un poco unos días previos a la actuación. Son 30 horas seguidas de pieza en la que el público puede quedarse en el teatro a dormir si quiere.

A la vez estoy haciendo un trabajo para Hamburgo, para un festival que me pidió desarrollar toda la imagen y que está inspirado en este otro trabajo:

Proyecto “The Humping-Pact”

Otras veces trabaja en casa, con música, escribiendo o editando vídeo.
Otras veces va a montar coreografías al estudio donde suele pasar entre 6 y 8 horas.  
También participa en el proyecto Agora, donde ejerce como facilitator. AQUÍ pueden ver más sobre sus proyectos en Teoría y Educación.

También ronda por su cabeza plasmar todas sus ideas en un futuro libro donde quiere ahondar en la cuestión “qué significa ser profesional”. 

Concretamente a qué llamamos ser profesional en relación con lo que está siendo el hilo conductor de mi libro: el diletantismo.

Conferencia “Practicing Theory”

Esto en relación con Berlín podría llevar a la pregunta ¿es verdaderamente una ciudad de artistas o de diletantes? Y esto está en conexión con la idea de disponer de tiempo para hacer lo que te gusta, unido a la incapacidad de hacer dinero con ello, así como ese conflicto que se genera con respecto a qué llamamos profesión o hobbie.

Hay ciertas ideas peyorativas con el hacer lo que te gusta. En el Jobcenter, por ejemplo, nunca van a dar credibilidad a tu práctica si no ganas dinero con ello y la considerarán, en última instancia, un hobbie.

Entonces, ¿es el dinero el único criterio viable para considerarse un profesional? Todas estas preguntas son las que me han llevado a desmembrar todo en las múltiples maneras de ser profesional. Qué tipo de reputación te ganas en una sociedad dependiendo de lo que haces, ganar una credibilidad, un nombre, un respeto… en la sociedad de hoy en día esto te lleva a la idea de celebridad, de fama, escalar en la estructura de poder, hacer la carrera… todos esos modelos preestablecidos son los que me interesaba cuestionar en el texto a través del concepto de diletantismo.

Berlín es una ciudad que tiene el espacio y el tiempo y que, por ello, te facilita decir que eres artista. Es una ciudad donde es fácil reinventarse, crearse un rol, una personalidad, un carácter, ponerse una máscara… pero tienes que creértelo mucho.

¿Para convencer…?

a ti mismo primero y después a los demás.  

 

Su voto: Nada Promedio: 9.7 (10 votos)
 

Comentarios

Al fin un articulo elegante

Y no como las chorradas que escribe el viejo Shopenhaua. Por que no le ofrecen la jubilación ?
Despues de los 65 creo que esta la pensión de vejez :)

Imagen de A. Shopenhaua

Chopped

De todo lo que podía decir sobre esta entrevista ha optado por nombrarme y negarme, prueba de su adolescencia y ya de paso de su obsesión con mi persona.

Luego hablaré al respecto de esta entrevista y el discurso vertido en la misma, cosa que vd no ha hecho ni sabe hacer.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Esta entrevista es una

Esta entrevista es una maravilla. Me ha encantado.

"Con la ciudad en la que

"Con la ciudad en la que vives debes tener cierto vínculo emocional"--
Me parece una gran frase.
Tomad nota Berluneros!
El video está logrado y la entrevista me parece muy sincera.
Berlín a mí me atrapó desde el primer día. A veces la odio pero normalmente la quiero,como los amores de verdad.

Imagen de A. Shopenhaua

Comentarios a Agulló

Hola buenas tardes.

Voy a verter mi opinión al respecto de lo expuesto aquí, esto lo hago porque las tesis de Agulló me parecen interesantes y parece un alumno aplicado. Iré comentando frases que me han llamado la atención.

"Entiendo un poco la misión de Berlunes de desmitificar Berlín y quitarle todo ese romanticismo"

La misión de Berlunes no es desmitificar Berlín, es contar la verdad de lo que pasa, porque se corre el riesgo de verla con unos ojos que corresponden a un porcentaje de la población pequeño, es decir, ese porcentaje de gente que esta vinculada al arte y todo lo que ello conlleva, desdibujando y condenando al ocaso a médicos, maestros de Kita, carpinteros, comerciales, ingenieros y personas que no están pendientes de las enormes posibilidades que ofrece un cuadro azul con círculos rojos bien pintados.

Con la ciudad en la que vives debes tener cierto vínculo emocional.

El vínculo emocional comienza con uno mismo, se puede estar rodeado de cosas bellas de las que enamorarse y ser tremendamente infeliz, tal vez buscando una huida hacia adelante o agarrándose al corto plazo cuando las posibilidades del porvenir a largo plazo les abruman, esto es lo razonable. Si uno esta bien consigo mismo se podría ser feliz incluso en Duisburg. Agulló dice "cierto" y eso es cierto.

La idea: desvincular la Filosofía de lo académico.

No, esto no se puede, y le explicaré por qué. La filosofía debe estudiarse y una vez estudiada se puede desvincular, por eso usted puede hacerlo, porque ya sabe algunos trucos y alguna metodología correcta. Si le digo a un paleto que suba una montaña lo hará caminando hacia atrás y al final con sus huevos por bandera lo conseguirá. Tal vez a medio camino se pone a caminar hacia adelante, tal vez le hubiera gustado saberlo antes para subir mejor y/o haber descubierto otras cosas por el camino, ver la flora y los líquenes. Hay muchos conceptos y muchas tesis que han sido estudiadas anteriormente y están bien documentadas y la academia se encarga de recopilarlo de manera que se allane el camino a los que vendrán.

..extender la filosofía a una practica íntimamente relacionada con el cuerpo y el espacio donde sucede y, por lo tanto, la preocupación por cómo generar contextos donde irrumpa pensar.

Esto me parece muy bien, es lo que intento hacer yo todos los días con los catetos estos que vienen a clase, Oeee oee oeee oeeee, churritan, con sus banderolas y la lección bien aprendida de los foros de internet.

La universidad debería ser un lugar donde aprender un saber general en vez de un lugar donde especializarse, que es lo que hoy en día hace.

Depende a qué nivel nos refiramos. Ya lo dice el saber popular, quien mucho aprieta poco abarca, y entonces llenamos el país de cuñados sabelonadas.

¿Qué ocurre entonces? Que ya no es solo el espacio la condición de posibilidad sino también el tiempo. Si para ti el tiempo es más importante que el dinero aquí triunfas porque puedes hacer lo que en ese momento tengas necesidad de hacer. Hay veces que uno no está acostumbrado a tener (tiempo) y en cuanto lo tienes no sabes qué hacer con ello. Lo mismo que le pasa con el dinero a los nuevos ricos.

Esto es lo mejor de sus tesis, he echado en falta un desarrollo más amplio de este concepto. Por ejemplo, en Valdemorillo de la Cascuela se puede tener mucho espacio y mucho tiempo, despeje la variable que falta y resuleva la ecuación.

¿Cuál es, entonces, la disciplina que aplica Diego Agulló?

Ahora estoy bastante obsesionado con cómo componer un día.

Obviando el uso de la tercera persona que no es de mi agrado, esto es muy cierto y completamente válido, se lo aconsejo a todos los que sientan ansiedad por el futuro y no puedan dormir. Piensen en el corto plazo (mañana) y a partir de ahí vayan ejecutando los planes.  En fin toda esta historia de la planificación (pasos de bebé) ya se comenta en las facultades de ingeniería desde hace décadas y tal, lo que les comentaba del método y las herramnientas.

Berlín es una ciudad que tiene el espacio y el tiempo y que, por ello, te facilita decir que eres artista. Es una ciudad donde es fácil reinventarse, crearse un rol, una personalidad, un carácter, ponerse una máscara… pero tienes que creértelo mucho.

Vamos chavales, ustedes pueden, creense un avatar y a escribir en nuestro Ágora ya les diré yo como va el rollo.

En general me ha gustado mucho la entrevista y espero en un futuro cercano poder hablar con el Sr. Agulló más a fondo.

Sobresaliente.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Imagen de René D.

Doble felicitación

Hola a todos.
 
Me gustaría hacer llegar una doble felicitación por esta entrevista.
 
La primera, a la señora Dulenta, que demuestra una vez más saber estar, saber preguntar y saber callar. Me alegro de comprobar una vez más que no nos equivocábamos con usted.
 
La segunda, obviamente, al señor Agulló, que ha dado una versión de la ciudad acertada y diferente. "Berlín es una trampa" es un titular brillante que ordena en cuatro palabras pensamientos y sensaciones que muchos hemos tenido.
 
Estar o no enamorado de Berlín es efectivamente un tema personal. Yo llevo 200 años viviendo aquí y ya dejé atrás la fase del enamoramiento. Mi relación con la ciudad es hoy sólida y madura. Sé lo que puedo esperar de ella y lo que no. Y el vínculo emocional crece cada día.
 
Me gusta que la danza y la coreografía le hayan acercado a la filosofía, en contra de sus expectativas iniciales. Este tipo de devenires de la vida son más que habituales. Uno de mis profesores de geometría me preguntó una vez : "¿Cuál es la distancia más corta entre dos puntos?" La línea recta -contesté. "En geometría si, pero en la vida no."
 
Gracias.

Ya he reconocido que Berlin,

Ya he reconocido que Berlin, para mi no ha sido una ciudad-flechazo. Por eso sigo con tanto interés las declaraciones de amor a esta ciudad. No dudo que sea yo la equivocada. A cada viaje voy añadiendo perlas-experiencia que me ligan a la ciudad. Pero sigue sin aflorar la pasión, pese a mi predisposición, para redundar, a priori.

Me ha gustado el post, su amplitud y concreción. He comprendido el concepto "Berlin es una trampa". Creo que ese concepto está bien definido y define la ciudad. También a Berlunes. Si sigo este blog es por Schoppenhaua, Descartes y otros que aportan prismas interesantes y curiosos sobre los que reflexionar, y que me obligan a replantearme/salirme de viejos esquemas berlineses fundamentalmente basados en antiguallas literaria y artísticas. Para mi el Berlin real y actual "ist eine harte Nuss zu knacken". Me están ayudando mucho. Por eso estoy aqui. Y gracias.

Estoy en gral. de acuerdo con

Estoy en gral. de acuerdo con su opinión sr. Shopenhaua, especialmente cuando dice "El vínculo emocional comienza con uno mismo, se puede estar rodeado de cosas bellas de las que enamorarse y ser tremendamente infeliz... Si uno esta bien consigo mismo se podría ser feliz incluso en Duisburg" (por cierto, que fijación con Duisburg!). Wolfsburg es mi propuesta.

Dicho esto, creo que Berlín no es el mejor sitio de Alemania a donde venir a buscar el pan si no eres artista pero hay bastantes posibilidades de trabajar aquí y ganarte la vida dignamente fuera del arte. Yo creo que hay ese Berlín puramente obrero muy marcado y que a veces olvidamos y que convive con el creativo en perfecta armonía. Creo que es lo que me engancha de esta ciudad y lo hizo desde el principio,aunque los comienzos a la hora de buscar trabajo son muuuuy complicados. Hemos estado viviendo en dos ciudades más en Alemania y no había sitio para la fantasía..todo programado y poco espontáneo,aburrido pero aquí siento que la ciudad que a veces me abruma y llego a odiar, es la misma que me aporta cosas casi diariamente.

Lo que me aburre de Ud. Shopenhaua

Es la palabrería barata llena de adjetivos y abusos de pedantería con las que a veces escribe.
Como por ej. en su anterior articulo, repitiendo siempre los mismos chistes, con Kreuzberg y/o Duisburg. Actualice un poco el discurso hombre. Madure.
No hacen gracia los mismos chistes cuando los cuenta 3 veces cada semana. O es que no se entera. Últimamente tiene pocos momentos de iluminación. Despierte.

Ahora el articulo me pareció interesante y también Diego Agulló como artista y como persona. Me gusta también esa forma de mostrar finales posibles sin proponer nada. Como esa forma de provocar que tenia Fassbinder en sus peliculas.

Por que lo de proponer ideas posibles o crear imágenes en el lector, como los chistes repetitivos de Chopped casi siempre están de mas y no agregan mucho a la historia.

Imagen de A. Shopenhaua

70%

El 70% de su comentario es de mi propiedad.

El resto lo ha tomado prestado, ya solo le faltaba poner alguna frase hecha.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Creo que hay ciudades

Creo que hay ciudades bastante más feas-poco atractivas que Duisburg en Alemania como para tener la fijación en Duisburg siempre.Hay que repartir como buenos hermanos. A ver, no tengo familia allí para defenderla tanto pero bueno.. habéis estado en Dessau en Sajonia-Anhalt? o ya digo, Wolfsburg? Bielefeld? o Torrelavega,L´Hospitalet...ahí perdón!,eso no es en Alemania.
Igual que digo esto digo que Berlín está probablemente tan idealizada (ni más ni menos) como otras ciudades como Nueva York,donde vas y lo que más ves son callejones con contenedores redondos de metal y un apestante olor a mantequilla quemada pero lo puedes disfrazar diciendo que te molaron mucho las rascacielos,o que te sentiste como dentro de una película. Berlín es lo que cada uno quiera ver o sentir y esa es su magia...y nadie debería decirnos que nos fijemos especialmente en los callejones oscuros ni en las galerías de arte o grandes edificios,que todo fluja de forma natural y cada uno encuentre su acomodo o su salida de emergencia.

Hasta cierto punto es una trampa....

Igual me parece que la idea de que es una trampa y que si vienes a pegarte la fiesta y a quedar drogado hecho una piltrafa en un parque, es tal vez para esos que vienen a buscar esa Berlín de fiesta, y el video tal vez no es que deje un final abierto, sino que es bastante concreto. Y en cierta forma me parece algo que encajona a la gente que viene a Berlín en un sector etario, generalmente joven. Aunque una mayoría de turistas vienen a hacer la fiesta con esa idea de la Berlin nocturna...eso no es solo lo que atrae a la gente a Berlín y el cliché de que todos se pegan la fiesta durante 3 días también me parece que es para unos cuantos inciados. Muchísima gente que conozco y que vive en Berlin, se pegan la fiesta digamos normal, hasta las 3-6 de la mañana, que ya es bastante, porque luego la vida sigue, el trabajo, estudio, etc..el asunto es que si hay gente que anda buscando más allá de los límites de lo que el cuerpo da y se llenan de drogas y demás que les hará bailar por 2-3días más....Y para esas personas, tal vez jovencitos o con ganas de experimentar, tal vez Berlín si sea una trampa....aquí encontrarán fiesta hasta caer....
En todo caso, cada ciudad, país, región construye sus mitos y su marketing que es lo que la hace interesante y forma parte casi como de una estrategia de marketing, publicidad ciudad, marca ciudad. Creo que vivir y convivir con la construcción que se da hacia afuera, a los que no viven en la ciudad y la idea y experiencia de los que viven en la ciudad, siempre entran en contradicción, porque los que viven o conocen la ciudad o han crecido allí, saben que el marketing y la publicidad se agarra de unos cuantos lugares comunes que no conforman la vida cotidiana....a pesar de que contienen verdades que son extrapoladas al máximo para el usufructo de esa imagen ciudad...Eso no le pasa solo a Berlín....
Es como Amsterdam con sus coffee shops y las zona roja, o Jamaica con Bob marley, marihuana, playa, sol, reggae...

Sin embargo el video me ha gustado y la entrevista también.....

Hasta cierto punto es una trampa....

Igual me parece que la idea de que es una trampa y que si vienes a pegarte la fiesta y a quedar drogado hecho una piltrafa en un parque, es tal vez para esos que vienen a buscar esa Berlín de fiesta, y el video tal vez no es que deje un final abierto, sino que es bastante concreto. Y en cierta forma me parece algo que encajona a la gente que viene a Berlín en un sector etario, generalmente joven. Aunque una mayoría de turistas vienen a hacer la fiesta con esa idea de la Berlin nocturna...eso no es solo lo que atrae a la gente a Berlín y el cliché de que todos se pegan la fiesta durante 3 días también me parece que es para unos cuantos inciados. Muchísima gente que conozco y que vive en Berlin, se pegan la fiesta digamos normal, hasta las 3-6 de la mañana, que ya es bastante, porque luego la vida sigue, el trabajo, estudio, etc..el asunto es que si hay gente que anda buscando más allá de los límites de lo que el cuerpo da y se llenan de drogas y demás que les hará bailar por 2-3días más....Y para esas personas, tal vez jovencitos o con ganas de experimentar, tal vez Berlín si sea una trampa....aquí encontrarán fiesta hasta caer....
En todo caso, cada ciudad, país, región construye sus mitos y su marketing que es lo que la hace interesante y forma parte casi como de una estrategia de marketing, publicidad ciudad, marca ciudad. Creo que vivir y convivir con la construcción que se da hacia afuera, a los que no viven en la ciudad y la idea y experiencia de los que viven en la ciudad, siempre entran en contradicción, porque los que viven o conocen la ciudad o han crecido allí, saben que el marketing y la publicidad se agarra de unos cuantos lugares comunes que no conforman la vida cotidiana....a pesar de que contienen verdades que son extrapoladas al máximo para el usufructo de esa imagen ciudad...Eso no le pasa solo a Berlín....
Es como Amsterdam con sus coffee shops y las zona roja, o Jamaica con Bob marley, marihuana, playa, sol, reggae...

Sin embargo el video me ha gustado y la entrevista también.....