Contra el racismo y la discriminación

Imagen de Andreu
herdeleziSobre las ocho de la tarde de un día cualquiera en la terraza de un hostal de la cadena Aohostels situado en la Lerhterstrasse 12. Cuatro españoles disfrutan entre risas de unas cervezas. De repente, una chica se les acerca para pedirles un favor: "¿Podríais preguntar si tienen habitaciones libres en este hostal? A mi me han dicho que no, y sospecho que no me quieren alojar".

Uno de los interpelados se ofrece voluntario. Entra en el establecimiento y pregunta en la recepción si hay habitaciones libres. "Por supuesto. ¿La quiere individual, doble o colectiva?". El voluntario sale casi sin creérselo: efectivamente, los trabajadores del hotel se niegan a hospedar a la chica. "¿Por qué?", se pregunta ella angustiada, asegurando que tiene dinero para pagar. "Por racismo, creo", le contesta el voluntario. Ah, perdonad, se me había olvidado explicároslo: la chica era rumana, gitana y caminaba con dificultad porque tenía dos prótesis en las piernas.

El voluntario, todavía incrédulo, decide entrar con la chica para pedir explicaciones conjuntamente en la recepción del hotel. El empleado se da cuenta de la emboscada y baja la mirada mientras se sonroja. "Lo siento, pero es nuestro derecho de admisión", es la única respuesta que reciben. De nuevo, incredulidad y ahora también indignación. La chica da las gracias al grupo y se va llorando en busca de otro alojamiento donde la admitan. Si es que lo encuentra.

Casos tan evidentes de racismo y discriminación contra el colectivo gitano se dan a diario en Berlín, sospecho. Casos que, de los que a menos que seas testigo y te atrevas a denunciar, quedarán impunes y desconocidos para esta sociedad instalada en la fantasía de vivir en el mejor de los mundos posibles. ¿Quién dijo que el racismo en un país como Alemania no es un problema? Creo que un tal Sarrazin sentenció que la culpa era de los otros. Por suerte, hay gente que se organiza y no calla ni se deja callar. Es el caso de la asociación juvenil gitana Amaro Drom, con sede en el barrio de Neukölln, distrito que de inmigración sabe un poco más que Sarrazin, al que no se le ve mucho por allí, por cierto. El próximo sábado 7 de mayo se celebra en la Boddinstrasse y a partir de la 15:00 horas el festival callejero de cultura y música Herdelezi Roma.

"Herdelezi" es el día de San Jorge, una de las festividades más importantes para los gitanos musulmanes y ortodoxos, sobre todo del sureste de Europa. El festival, organizado por Amaro Drom, convertirá la calle en un escenario por el que desfilarán músicos, actores y poetas, y que acogerá debates y discusiones sobre la situación del pueblo gitano en toda Europa. Un festival que debe servir para hacer visible lo invisible: el racismo y la discriminación que este pueblo sigue sufriendo bien entrado el siglo XXI en el mismo corazón de Europa.

Su voto: Nada Promedio: 10 (5 votos)
 

Comentarios

A seguir denunciando

Gracias por compartir tu indignación...que por lo menos nadie calle ante situaciones como ésta. Y que conste que lo digo con la tristeza de saber que esto ocurre en todas partes.

Un saludo

Se puede decir el nombre del

Se puede decir el nombre del Hotel en cuestion? Mas que nada por no recomendarlo por error...

Gracias por el articulo. Triste pero interesante.

El nombre...

... del hotel está nombrado en el texto, y la dirección también. Lean atentamente.

Saludos.

Aprovecho para comentar...

...puede sonar un poco a pavada al lado de la gravedad de lo que se denuncia en este post, pero no quiero dejar de comentar lo que muchos turistas jóvenes españoles me están comentando últimamente.

En muchas de las discotecas que se precian de ser los espacios que hacen de Berlín lo que Berlín supuestamente es: un lugar abierto a diferentes propuestas musicales, artísticas, a gente de todo el mundo... justamente en algunos de esos espacios digo, puntualmente discotecas, no los dejan entrar. Y qué paradoja! acaso no es la legendaria noche berlinesa la que atrae al easy-jet-set y curiosos o fiesteros en general? Acaso no lo saben ellos mismos?

La razón quedó en cada caso que conocí más que clara: PORTACION DE CARA DE TURISTA, pero de turista de los que ahora abundan en la ciudad, los del sur de Europa.
No los nórdicos, o ingleses, o americanos. Con esos evidentemente no debe haber problema porque portan las reglamentarias gafas de marco negro, camiseta blanca escote en v y bolsa de tela, o camisa leñadora a cuadros con base-cup de marca de gaseosa y barba al estilo camionero-decadente-americano, u otros looks aceptados por la cool-society-berlinesa.

Digo, sí, es verdad, ellos se reservan el derecho de admisión para generar un determinado tipo de ambiente... una discriminación medianamente aceptada en general, nada nuevo. Pero me llamó la atención porque veo como un patrón de selección que están siguiendo en diferentes locales.

Un precio alto para forzar una fama errónea de la ciudad. Creo que algunos espacios y colectivos se esfuerzan demasiado por ser "cool", como para darle un nombre al asunto, dejando de lado y haciendo perder otros valores más básicos e importantes....

Discriminacion en Berlin

Mi marido y yo tambien fuimos discriminados, en el hotel NH Treptow de Berlin, por el apellido de origen judio de mi marido.-Asi que no me extraña lo que acabo de leer-El maltrato fue evidente no solo de la recepcionista sino tambien de la gerenta que cuando le manifestamos que estabamos sufriendo una discriminacion por parte de ellas, se burlaban, se reian, hacian comentarios sarcasticos y gestos de que nos callaramos de que no podiamos hablar-Obviamente nos dieron las peores habitaciones que pudieron encontrar llenas de insectos lo mas alejados uno del otro, y aunque la cancelacion era gratuita se cobraron todo de nuestra tarjeta cuando nos fuimso corriendo de ese tugurio donde nos hicieron sentir como
si fuesemos inferiores al resto de los demas pasajeros-Le escribi a la cadena NH y ante algo tan aberrante que hoy en el siglo XXI todavia existan nazis en Alemania, ni siquiera me respondieron-