La culpa de todo la tiene Yoko Ono

Imagen de Andreu

Hay gente para todo, como dice la mítica frase nacida en el seno del idioma castellano, ya casi con galones de refrán. En Berlín esa verdad se multiplica casi exponecialmente, dada la curiosa amalgama de gentes de orígenes varios, diversos intereses, más o menos extravagantes, además de dudosas pretensiones. Pretensión, en todo caso, sobra en esta ciudad. Y también pose. Mucha pose.

El próximo 10 de septiembre llega a esta capital tan poco ortodoxa una “artista” que no necesita de presentación y a la que la pose le brota a borbotones por los poros. Yoko Ono presentará, no obstante, su nueva “instalación” “Das Gift” (El veneno), abierta a todos los públicos hasta el próximo 13 de noviembre en la galería Haunch of Venison. Y la nota de prensa del acto no tiene desperdicio.

El texto presenta a Yoko Ono como una “pionera del arte conceptual”. “'El veneno' consta de películas, grabaciones, esculturas y elementos participativos (??). El trabajo 'A Hole', (…), que supone uno de los puntos esenciales de la exposición, consta de un cristal con un agujero de bala con forma de estrella en el medio”. Y Yoko nos invita, atención, “a ir al otro lado del cristal y mirar a través del agujero”. Según la “artista”, la experiencia nos permitirá saborear ambas perspectivas: la del agresor y la de la víctima. Gracias, Yoko.

“Pretendo llamar la atención sobre lo que está pasando en todo el mundo. Pido a la gente que venga a la exposición que traiga un testimonio de una experiencia personal de violencia, por ejemplo una foto o un texto, que será colocado en una pared. En la planta de arriba habrá una sala en la que simplemente se podrá reír”, escribe la ex de John Lennon. Y la risa del visitante será grabada en video y proyectada en la exposición. Todo por amor al...¿arte? Ahora entendemos por lo menos aquello de los “elementos participativos”. Se me ocurre que en lugar de llevar un testimonio gráfico o textual de una experiencia violenta personal, el visitante podría llevar la violencia en sí misma y atacar físicamente la aportación artística de la Yoko (desde la perspectiva del agresor), y que después graben sus carcajadas (desde la perspectiva de la víctima). ¿Qué mejor forma de participar activamente en la instalación?

Todo esto me remite inevitablemente a la canción de la mítica y noventera banda madrileña de rap-metal Def Con Dos. Porque, ¿a ver si será cierto que la culpa de todo la tiene Yoko Ono?

Su voto: Nada Promedio: 8.8 (5 votos)
 

Comentarios

me gusta!

me falta el "me gusta" de facebook así que lo pongo por escrito. Lo que me gusta es lo actualizados que estamos!!
Justo leí de esto hoy en el diario

En cuanto a la muestra...tendré que ir para poder poner el dedito gordo para arriba o para abajo....

....saludos!