Del Empire State de King Kong al día que explotó el Adlon en Berlín

Imagen de mariangeles_holaberlin

El cine fortalece mitos, y también los crea.

En nuestra era hipervisual, hiperinformada, el poder de la imagen encuadrada en una pantalla supera largamente la impresión que nos deja el estar realmente en el lugar.

El 11 de septiembre de 2001, yo vivía en Argentina desde hacía veintiún años (toda mi vida hasta ese punto). El cine que consumía hasta ese momento, había sido predominantemente "yanqui", y lo hubiera sido del todo, si no hubiera empezado a interesarme por los clásicos mundiales y el cine europeo, gracias a la apertura del Cineclub Municipal de Córdoba, a los contenidos de mi carrera (Comunicación Social-Periodismo) y a que mi amiga y compañera de piso Anahí, empezó a estudiar cine. 

 

Nunca había estado en Nueva York, pero ver caer esos dos rascacielos fue más fuerte que si se hubiera caído el edificio más alto de mi ciudad, fue ver caer todo un mito...sin saber bien cuál. Realmente no tenía nada que me conectara con ese lugar, pero en mi retina tenía horas de películas rodadas sobre un horizonte recortado por esas dos torres.

Los estadounidenses han logrado que no sólo su patio trasero, Latinoamérica, sino el mundo entero (especialmente el mundo occidental), conozca costumbres, climas, atracciones, problemáticas y el nombre de al menos una veintena de ciudades de su país antes de siquiera interesarse en pisarlo por primera vez.

Con Europa, al menos para mi generación (nacida en 1979), ya era todo diferente. Desde que tengo uso de razón, en mi casa el cine europeo era un culto, siempre sentí que necesitaba ser más grande para "saber de eso". Mis viejos empezaban siempre con un "UUUU... te acordás de Belmondo en..." ó "UUU te acordás de Mastroiani con la...cómo se llamaba?....ANITA EKBERG!". En sus retinas, París, Venecia, Londres, Roma. Europa era además eje de muchas asignaturas en sus épocas de estudiantes, a lo que se sumaba su florenciente y exportadora industria cinematográfica.

En los '70 todo cambia, y los EEUU van ganando terreno, al menos en Argentina, en el cine y la TV, con cada vez menos glamour de faldas flotantes y diamantes más Wall Street, New York City skyline y California Beach.

Pero una serie de nuevas películas norteamericanas filmadas en suelo europeo, encabezando la lista Match Point/Londres; Scoop/Londres; Vicky, Cristina, Barcelona/España, todas de Woody Allen, nos dan la pauta de que la casa prefabricada de madera en los suburbios, con césped perfecto y banderita con barras y estrellas ondenado en el pórtico, o la nave espacial,  ya nos han saturado a todos.

Los escenarios vuelven a estar últimamente del otro lado del charco, algo más exóticos, pero no del todo desconocidos. Se busca en Europa aportar al vapuleado cine norteamericano algo de prestigio? quizás. Lo que seguro encuentran son escenarios a los que no les hace falta casi ningún retoque, y por supuesto, los mitos y tópicos de ciudades y caracteres europeos.

Particularmente hablando de Berlín, donde vivo hace varios años, en mis rutas turísticas, gente de diferentes países me comenta constantemente cómo Berlín está al menos dos veces al mes en la pantalla del cine o la TV.

Quienes hayan visitado la ciudad en los últimos diez años o hayan leído sobre ella, sabrán de su reciente resurgimiento, retardado luego de la guerra por el muro. 

La Puerta de Brandenburgo

La ecuación es fácil, y no es casual, obviamente ayuntamientos y demás interesados están detrás de ello, pero es así: primero llegan los arquitectos, después el fútbol (Alemania 2006, final: Berlín), la gente y finalmente, las películas. Listo. Mito creado.

A Berlín le han ayudado un serie de efemérides redondas en el calendario, que parecen no tener fin: 60 años del fin de la II Guerra Mundial; 20 años de la caída del muro; en este 2011, 50 años de su construcción, etc. Futuro asegurado.

Lo del cine me parece bien, creo que ayuda a la economía local, pero también creo que hay que ir con cuidado. Como guía en Berlín, hablo de las guerras, las dictaduras, los tiranos, pero también hago el mismo hincapié en otros aspectos: los primeros cines, teatros, los artistas. Claro que el mito "Berlín-Nazi", o "Berlín-comunista" existen, pero también los mitos "Berlín-Cabaret", "Berlín-Vanguardia". Cuánto tiene que ver hoy el cine en la creación de esos mitos! A los que están detrás de bambalinas, no les asusta un poco la responsabilidad que tienen?

En la última peli filmada en Berlín que vi, "Unknown", Liam Neeson se hospeda en el Adlon, frente a la Puerta de Brandenburgo, uno de los hoteles de la ciudad con más prestigio y tradición, fundado en 1907. En algún punto de la película, el hotel explota. Se muestra una Berlín americanizada, se ven usos y costumbres más neoyorkinos que berlineses, y la ciudad es, salvo en los lugares "finos", un gran Bronx lleno de yonkis e inmigrantes ilegales que manejan taxis Mercedes Benz. Ya sabía que se venía eso, pero tenía que verlo. 

 

Taxi cayendo del Oberbaum-Brücke de Berlín en una escena de la película "Unknown"

No me extraña que vengan cada vez más gente a la ciudad, y eso es genial y necesario. Pero también me gustan los planteos que están surgiendo. Hace unos días un diario local tituló en portada"Berlín no debería convertirse en un Disneyland", los políticos le temen a la banalización de espacios dedicados a la memoria de hechos terribles que ocurrieron aquí, y la gente teme a la pérdida de identidad de la ciudad, y a que se convierta realmente en una capital europea, no sólo con turistas y más coches, sino más cara, contaminada, ruidosa y superpoblada, algo que se ve cada vez más cerca. 

Enojarse con el cambio es luchar contra molinos de viento. No hay que pelearse con los cambios, sino ir pensando como encausarlos para que vengan con más ventajas que desventajas.

 

Liam NeesonDiane Kruger y Bruno Ganz en una escena frente a la Isla de los Museos

Cuando con mis grupitos nos paramos en la Pariser Platz, frente a la Puerta de Brandemburgo, las embajadas de los aliados y rusos, todo se entremezcla. Triunfos y caídas. Y mirando al Adlon, hablamos de sus huéspedes famosos: desde los Zares rusos hasta Chaplin, Marlene y, sí, claro, Michael Jackson también. 

Y ya oigo la pregunta del próximo tour. "Ese es hotel el de la peli nueva con Liam Neeson?". Sí, es ese.

 

Neeson pidiendo un taxi en una escena de la película

Su voto: Nada Promedio: 9.5 (10 votos)
 

Comentarios

Imagen de Checkpoint Albert

La culpa de todo la tiene Alerta Cobra

El cine norteamericano lleva en horas bajas durante mucho tiempo hasta hoy. Además la imagen que dan al resto del mundo se ha ido pudriendo cada vez mas.

Buscar en lugares que han ido cogiendo fama (como Berlin o Barcelona) es algo normal, para "revitalizar" (una mierda revitalizar, encasquetar) el tiron perdido del cine americano hacia fronteras europeas, intentaando hacernos participes de sus aventuras. Eso, sin tener en cuenta el traslado fuera del suelo americano, de terroristas y edificios por los aires, que a ellos también les gusta ver como muere gente fuera de sus fronteras y ellos se alzan como salvadores.

Ten en cuenta también que por ejemplo en  Vicky Cristina Barcelona, la ciudad se puso de rodillas a la altura de la cintura y destinó tal cantidad de euros que Woody la eligio para rodar su pelicula.

El caso de Berlin, sabe dios, no me extrañaria que ciertas empresas pusieran un monton de pasta en dar una imagen de una ciudad con potencial que necesita un cambio. Vaya, anunciar a los cuatro vientos, que dejar Berlin despues de la guerra fria fue un fallo.

Incluso por ahi por youtube, barajan teorias conspiratorias relaccionadas con el cine y los atentados, pero eso ya es otro cantar.

Imagen de mariangeles_holaberlin

Si James Bond anduvo por acá....

... no nos extrañe que ahora vuelva Rambo y se termine tomando un Latte por Prenzlauer Berg.

Hay que estar preparado para todo, en fin. Gracias por tu comentario!

Imagen de cla

Carlos Aguirre dijo...

Excelente análisis, es así, el infaltable toque norteamericano de querer hacer que otros lugares y costumbres sean al modo de ellos. Para mi (y acepto la idiosincracia de cada pueblo) para mi forma de ver, el sueño americano es un asco hedonista, pero en fin, son mis divagues.
Y también es cierto que su eterno afán expansionista-dominador quiera convertir al mundo en Disneylandia, Miami Beach y Las Vegas. Esto no es un pensamiento antinoertamericano o zurdo (que nunca lo fui ni sere), sólo me molesta que quieran impostar su modus vivendi al resto del planeta. La globalización nos esta trayendo cada vez mas a defender nuestras idiosincracias de vida como reacción a la intromisión en nuestras individualidades y costumbres. Globalizar el capitalismo esta bien si es un avance para los pueblos(y no para solo una elite), pero de ahí a quere ser el rey de la montaña que jugábamos de niños, es un salto desproprcionado usando un término suave.
En cuanto al cine europeo es así, en casa fue siempre un culto porque los motivos son mas que obvios, aunque lamentablemente cada vez hay menos Vittorio De Sica o Federico Fellini o la "Nouvell Vague Francesa": Godadad, Resnais, Truffaut , Roger Vadim, por nombrar a los mas conocidos sin olvidarnos de los geniales alemanes Emmerich, Fassbinder,Herzog, Wenders entre tantos. Pero siempre aparece un iluminado de la vieja Europa al que infaltablemente algún americano quiere copiar y meternos a fuerza de su enorme maquinaria de distribución.

Contacto con la escritora

Hola, se que este no es el mejor modo de pedir esto, pero no encontre algun link que me reportara al perfil o blog de la escritora de esta nota. En primer lugar quiero felicitar por el articulo. Yo estuve dos veces en Berlin y es una ciudad que me fascina. Comparto la opinion de que EUA quiere disneylizar todo el mundo y de que es importante que Berlin mantenga su esencia para no convertirse en una ciudad mas de Europa. Por otro lado queria saber de que forma puedo contactarme con la escritora del posteo. Necesito hacerle unas consultas referentes a la vida en Alemania, de argentino a argentina ja. Muchas gracias y hace poco me hice seguidor del blog y del twitter de berlunes. Saludos

Imagen de mariangeles_holaberlin

Se reporta....

la escritora.

Hola Alejandro, soy Mariángeles. Gracias por tu comentario!

Te contacto a través de tu blog. 

Te paso mis coordenadas: http://hormigacolorada.blogspot.com/ - http://www.holaberlin.com/

Saludos!