La exactitud de las cuentas alemanas

Imagen de A. Shopenhaua

La exactitud de las cuentas de los Alemanes
por
Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. A. Shopenhaua

Buenos días, dejen de aplaudirme, ahora quiero nudillos en madera que me gusta más porque tiene un abgerundeten Klang.

Hoy voy a contarles una historia que sucedió hace unos 90 años y que marcó para siempre la manera de ser de los alemanes con el dinero.

Pasta para encender

¡Ala Chopped! ¡Ya estás con mierda de historietas de tu tiempo que no le interesan a nadie más que a tí! 
 
No me llame Chopped Forocochero de mierda, Prof. Shopenhaua es la denominación correcta, y hábleme de usted, como si estuviera declarando ante un agente que le ha parado por circular en moto con el CAJCO bajo el brazo.  
 
A finales de 1918 terminó una guerra en Europa que había durado 4 años, y en la cual se habían enfrentado unos cuantos países e/o imperios. La Primera Guerra Mundial (verdes contra rojos).

WWI  

Básicamente y para que los cooletes lo entiendan, Alemania era en aquel entonces un imperio bastante grande, más grande que el Reuterkiez, mucho más grande que Kreuzberg, incluso más grande que lo que hay dentro del ring de Berlín (o yema)  y ya no sigo porque ustedes se han perdido.

Bueno pues, en esa época de imperialismo, coincidiendo también con la época del colonialismo británico y francés. Un militar prusiano llamado Bismarck (el bisabuelo de la cara-pelleja-vestida-de-bratz esa que se pasea por Marbella, Gunilla) había conseguido con puño de hierro y mucha astucia unificar algunos territorios del norte, sur, este y oeste de Alemania para dar origen a un imperio que podría denominarse como el II Reich (Zweites Reich), aunque su nombre correcto era Deutsches Keiserreich.

Como el tal Bismarck era un gran cabronazo, el Deutsches Keiserreich se había ganado a pulso muchos enemigos, aunque también algunos (pocos) amigos, entre ellos el vecino de al lado que se llamaba Imperio Austrohúngaro.

Un mal día el heredero al trono de ese imperio fué asesinado en Sarajevo tras una rocambolesca e increíble sucesión de chapuzas por parte de terroristas serbios e incompetencias por parte de su servicio de seguridad. El lío que se montó tras ese asesinato fue pardo, fue tan pardo que Austriahungría acabó declarándole la guerra a Serbia

Al ver que había pelea y al grito de peleea peleea peleea, las principales potencias mundiales (Alemania, Francia, Rusia, Reino Unido, Italia, Turquía, hasta EEUU con el hundimiento -¿buscado?- del Lusitania) fueron tomando posiciones y sumándose al lío, de manera que paso de ser un lío pardo a ser un pardísimo lío.
 
El Deutsches Keiserreich tenía un super ejército y aprovechó la gresca que se había montado para seguir conquistando territorios y expandirse por Francia, Polonia y otros sitios, ya saben, crecer (¿les suena de algo esto? Crecer, crecer).
 
Todos los gobiernos que tomaron parte en el pardísimo lío pidieron préstamos a los bancos para financiar la guerra, esto es, obtuvieron dinero para dar de comer a los soldados, pertrecharles, darles armas, municiones, moverles de aquí para allá, curarles, enterrarles, dar subsidios a sus viudas, hijos huerfános, etc.
 
En aquella época, no había credit default swaps, ni high-investment-fonds tal como los conocemos ahora, sino más bien imperaba una política económica ligada al patrón oro.
 
El oro había sido hasta entonces el medio universal de referencia y de pago, los países emitían su propia moneda que estaba siempre respaldada por el oro, así pues, había marcos, francos, dólares y libras esterlinas (divisas) que tenían una paridad fija con el precioso metal.
 
Así pues para llevar a cabo la guerra, se pagaba con oro y/o con divisas.
 
Ostras profesor Chupinhauer, vaya rollo estás soltando ¿no podrías poner una foto para animar el cotarro?

Henny Porten

Ahí tienen a Henny Porten, probablemente la chica de Berlín más famosa de aquellos tiempos en el día de su boda. Henny vendría a ser como unas 2^100 veces más famosa que Daniel Brühl hoy en día, desconozco si tenía un restaurante, pero vivía en Steglitz, que a pesar de ser un famoso barrio de Berlín no está cerca de Kreuzberg y por tanto ustedes no saben donde está.

Tras la primera guerra mundial, Europa y sus gentes quedaron devastadas, he de decir que en cuanto a los destrozos (ruinas) se refiere, la cosa más o menos se redujo a las zonas donde habían estado los frentes, principalmente a la franja norte francesa de unos 200 km de ancho colindante al río Rin. 
 
Y bueno, hubo 16 millones de muertos y 20 millones de heridos, lo cual pareció una barbaridad...
 
El gran triunfador de la guerra fue EEUU, que a cambio de mucho oro y otras materias primas suministró cantidades ingentes de comida y otras cosas inecesarias a TODOS los participantes en la Gran Guerra. E incluso después de la contienda, TODOS le debían pasta y pasó a ser la potencia mundial dominante, esto a EEUU le gustaba.
 
Alemania (el Imperio Alemán) quedo hecho polvo, no sólo había perdido unos dos millones de soldados en la batalla sino también un millón más de civiles que perecieron entre cañonazos, hambruna y pestes, como la española, derivadas de la miseria vivida durante esos años de guerra.
 
Aparte del enorme resacón que eso representaba, había que añadir la enorme factura que Alemania aún tenía que pagar a los bancos e inversores/especuladores que le habían prestado el dinero para ir a la guerra, unos 150 mil millones de marcos de la época, equivalente a unos 30 mil millones de dólares de 1918 (unos 450 mil millones de dólares de 2011), más los intereses claro.
 
Si eso fuera poco, Alemania tenía que pagar también una serie de indemnizaciones que los “vencedores”, básicamente Inglaterra y Francia, le pedían. En concreto otros 30 mil millones de dólares, además de desprenderse de territorios, armamento, barcos, desmilitarizarse, conceder explotaciones de minas e industrias, cabezas de ganado, diversas especias y muchísimas más cláusulas con el objeto de resarcir el desaguisado ocasionado. Algo parecido a poner un trozo de carne en una trituradora para hacer albóndigas.

Versailles

Aún así, de todas las cláusulas, la que más le jodía a Alemania era la de pagar las indemnizaciones. Más que nada porque estas debían pagarse en oro y/o en divisa extranjera y/o en productos, con lo cual no había posibilidad de escapar. Un poco lo que le pasa a Grecia, que tiene que pagar en Euros.

Mi colega británico J. Maynard Keynes escribió un libro en esa época alertando de que pedir demasiado dinero a Alemania podía ocasionar desbarajustes económicos mundiales... (Profecitando la II guerra mundial)

Ese libro  a pesar de ser casi un montón de hojas excel impresas con cálculos llegó a ser un best-seller, la mordaz pluma de Maynard podía con todo.
 
Alemania no quería pagar, y como “querer es poder”, Alemania no podía pagar.
 
Lo que pasó luego es muy interesante y perteneciente al mundo de la fantasía, aunque es tan real como la vida misma.
 
Tras la guerra, en 1918, Alemania volvía a casa del bar-club habiéndose gastado todo en bebida, en máquinas tragaperras, en putas, en las cartas, en el póquer y en cualquier cosa que necesitara dinero y una mala cabeza; debía todo, tenía nada.

Si Alemania hubiera sido una persona se hubiera pegado un tiro y fin de la historia, pero era un país con 60 millones de habitantes. 60 millones de personas que estaban cabreadas e indignadas y por tanto con ganas de montar un pollo. Un pollo que finalmente terminó con el sistema político imperial que había e instauró una república, la República de Weimar.

Weimar tampoco está en Kreuzberg y por tanto ustedes...¡todos conmigoo!

¡NO TENEMOS NI PUTA IDEA DE DÓNDE ESTA!

Muy bien, en Rusia, que sí saben donde está, pasó algo parecido también, pero esa es otra historia, muy guapa por cierto.

La República de Weimar, a pesar de ser el resultado de una revolución y del deseo de los indignados, tenía menos carisma que Joaquín Almunia en las elecciones del 00' y por eso sufrió algunos intentos de golpe de estado. Uno de ellos lo lideró Adolf Hitler y fracasó, pasando a disposición judicial y de ahí a gilipollas del año y de ahí a la cárcel. No hay nada peor que el resentimiento y tiempo libre para escribir.

La República de Weimar intentó hacerse cargo de las deudas de guerra, esto fue más o menos fácil ya que esas deudas estaban en marcos y éstos se habían devaluado bastante. El problema pero, radicaba en las indemnizaciones para los aliados (Francia e Inglaterra básicamente), que había que pagarlas en oro, divisas o especias de las parabuenas sí o sí. Esto significaba que mucha parte de las materias primas, grano, acero, ganado, productos químicos, carbón y cualquier otro beneficio alemán debía destinarse a los de fuera sin rechistar, so pena de ocupación.
 
Pues bien, debido a la escasez de cosas, léase artículos de primera necesidad, los precios empezaron a subir.
 
A la Republica de Weimar no se le ocurrió otra cosa que darle al botón de imprimir marcos para darle más "dinero" a la gente. Esto era equivalente a pegarse un tiro.
 
Al principio, en noviembre de 1918 con la guerra terminada y la república recién formada, los precios de las cosas se habían más o menos duplicado. Esto era lógico teniendo en cuenta que todo el oro y materias primas que había en el país se habían destinado a la guerra, y esta se había perdido.
 
Esto se llama inflación y ustedes la  han experimentado, miren la siguiente transparencia:

Palo

 

Un año más tarde debido a la escasez de productos y a la firma del tratado de Versalles, donde se impusieron las indemnizaciones, los precios siguieron subiendo.
 
En concreto entre 1918 y 1919 los precios de las cosas se cuadruplicaron. La república de Weimar reactivó la industria y elevo los salarios de la gente poniendo más dinero en circulación. Lo que viene a ser Inyectar líquido en la economía, ¿les suena?
 
Aunque les parezca extraño esta maniobra estabilizó en cierta medida los precios, Alemania empezó a funcionar otra vez y sus industrias que habían quedado más o menos indemnes tras la guerra empezaron a producir cosas. Los especuladores extranjeros compraron marcos y bonos-país alemanes, iban baratos, tenían una rentabilidad alta y por tanto se podía especular ¿les suena?
 
La cosa marchaba, entre 1919 y 1921 la inflación se estabilizó y sólo provocaba que los precios se ¡doblaran! Esto era mejor que cuadruplicar precios.
 
Al ver que la cosa más o menos tiraba, los aliados se apresuraron a pedir sus indemnizaciones dando ultimátums e instando a Alemania a hacer sus primeros pagos (como ya he dicho, estos debían ser en oro o en divisa extranjera).
 
La República de Weimar empezó a comprar divisas extranjeras para poder pagar con ellas las indemnizaciones y para ello utilizó marcos, bonos-pais-Alemania y cualquier cosa intercambiable, quería transmitir confianza y calmar a los mercados que se le abalanzaban encima (¿les suena?), no funcionó muy bien, si compras dólares para inmediatamente regalarlos la cosa no funciona.
 
Entre 1921 y 1922 los precios se quintuplicaron, volvía a haber mucha inflación otra vez, la República de Weimar volvíó a aplicar la receta anterior, esto es: inyectar más líquido, renegociar su deuda (a esto ahora le llaman rescate financiero) y suprimir cualquier gasto público (a esto ahora le llaman austeridad).
 
La cosa se estabilizó un poco en la primera mitad de 1922, una barra de pan costaba unos 80 Marcos, había costado 1 Marco en 1918.
 
Las renegociaciones de las indemnizaciones fracasaron y la gente no tenía más para exprimir, aparentemente la solución era inyectar más líquido.
 
A partir de junio de 1922 dejó de tener sentido mirar los cambios de precios de forma anual y se hacía mes a mes, se entró en el mundo de la fantasía, todo fue muy rápido.
 
Entre junio y diciembre los precios se multiplicaron por 16, la barra de pan había subido a los 1300 marcos, la República de Weimar inyectó más dinero al sistema a base de imprimir más billetes, los salarios se incrementaron, las deudas internas en el país estaban empezando a desaparecer, o dicho de otro modo, si usted tenía una hipoteca en 1919 es posible que pudiera liquidarla más rápidamente con su nuevo supersalario (si no había alguna causa suelo o triquiñuela de los bancos para joderle).
 
Vista la entrada en barrena de la economía alemana, los franceses decidieron ocupar el Ruhr en enero de 1923 (el Ruhr tampoco está cerca de Kreuzberg así que ustedes tampoco saben donde está) para coger ellos mismos las cosas que allí había, esto es, carbón y acero de las industrias en concepto de pago o pfand (como cuando ustedes coleccionan cascos en el Fusion). Pero claro, no iban a poder cogerlo si no había mineros y operarios que estuvieran trabajando, y claro, estos se declararon en huelga.
 
Como las gentes de allí no trabajaban, pues no tenían salario, así que la República de Weimar decidió pagarles el salario en agradecimiento a su resistencia pasiva, ¿cómo? Pues poniendo a trabajar aún más si cabe a las imprentas de billetes. Ya casi no había mas capacidad de trabajo en las imprentas de Alemania.
 
A partir de ese momento la fantasía se transformó en una aberración económica paranormal, dejó de tener sentido observar la subida de los precios mes a mes, ni siquiera semana a semana, los precios se multiplicaban al día, a la hora, al minuto, al segundo.
 
La barra de pan costaba el 26 de junio de 1923 doscientos mil marcos.
 
Justo un mes después, la misma barra de pan costaba un millón de marcos.
 
Otro mes después y la misma barra había subido a 20 millones de marcos.
 
El 15 de noviembre de 1923 una barra de pan costaba 1,5 billones de marcos. 
(De los parabuenos, osease, un millón de millones 10^12)
 
La gente iba a comprar con carros llenos de fardos de billetes, las mujeres esperaban a sus maridos a la salida de las fábricas para, con la paga diaria, ir corriendo a comprar todo lo disponible en las estanterías de las tiendas, los cálculos mentales ocasionaban transtornos psicológicos, la gente empezaba a confundir billones con trillones y con millardos (la notación científica no ayudaba), se confundían conceptos, la gente iba al médico y decía que le dolían un millón de cabezas, o que tenía mil trillones de hijos.
 
Las imprentas inundaron el país de billetes, el papel de los mismos valía mucho más que el valor nominal que representaban, se usaban para hacer fogatas, empapelar paredes o limpiarse el invicto. La economía quedo destruida, el trueque, el mercado negro, la especulación despiadada, el hambre, la desolación, la ofuscación económica, el abandono de principios, la hecatombe laboral, la inmoralidad y el libertinaje inundaron Alemania.
 
Fue el caso de hiperinflación más devastador jamás vivido en la historia de la humanidad, fué la antesala de la mayor catástrofe económica jamás conocida, la Gran Depresión.
 
Y ahora ya se pueden imaginar por qué los alemanes tienen esa manera de ser con el dinero. Por qué lo repasan todo y por qué tienen costumbre de llevar unas cuentas tan precisas, una cosa así marca generaciones.

A comprar
Hipérbole Economica

La clase ha terminado, vayan a gastarse sus euros antes de que no valgan nada.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Alaaaaa Chopppppppped, ¡no te puedes ir así! ¡¡Qué pasó luego!! ¿Cómo salieron de la hiperinflación? ¿¿Cómo, cómo, cómo??

Bien pues, Schacht, presidente del Banco central Alemán, (el de la foto de abajo que no les suena) ideó una manera de inspirar confianza en una nueva moneda, el Rettenmark rentenmark, que el 15 de noviembre de 1923 se situó por ley exactamente al mismo nivel de cambio sobre el dólar que tenía el antiguo marco antes de la guerra. El rentenmark se respaldaba con la tierra, tener uno de esos era equivalente a tener x metros cuadrados de tierra Alemana, ya ven ustedes..

La gente no necesitaba tanto “dinero”, la gente sólo necesitaba confianza...

Y tanto confiaron que luego TODO se torció otra vez...

Amigos (dictador de Dictadores)

Y ahora pregunten, pregunten, no se corten.

 
Su voto: Nada Promedio: 9.7 (59 votos)
 

Comentarios

Imagen de Checkpoint Albert

papeleo alemán

Oye, la proxima vez pon un video o algo que con tanto texto cansino voy a dejar de asistir a tu clase.

Le pongo un 10 a tu clase de hoy, pero por peloteo solamente eh. O no.

Imagen de A. Shopenhaua

Mascadito para vagos

El libro ese que tiene bajo su nariz de teleñeco que es? Un vídeo?

No se moleste en responder, me da igual.

El alumno deberá identificar las impresionantes imagenes de Berlín de la época que se aportan en el documental enlazado:

http://www.youtube.com/watch?v=4qE7TZLW5DQ&feature=related

Muy suyo

A. Shopenhaua

Imagen de Checkpoint Albert

Mascarpone

A ver si un dia inventan la wikipedia por vena y nos libramos de profesores cadaver como usted.

Esto ya te lo digo fuera de horario escolar.

Imagen de Montag

Wow

Me quito la Mütze, herr Schopenhaua...simplemente brillante.

Uno de Kreuzberg (que ha estado en Steglitz!)

 

 

Rentenmark

Estimado Prof. Shopenhaua:

de nuevo una brillante lección de historia. Como siempre he pasado un buen rato leyendo su descripción de los hechos. Permítame Vd. una pequeña correción: no es Rettenmark, sino Rentenmark!

Su estimado alumno de Neuköln (que aún hay clases, eh?)

Imagen de A. Shopenhaua

Tiene razón Rentenmark

Rentenmark

Estaba respaldado en la tierra

Vamos que si quería cobrarlo, en última instancia podía reclamar un porcentaje de un bosque perdido en Lüneburger Heide. Lo que se llama confianza.

Quiero ver rodar la cabeza del Bekario, que fue quien transcribió erróneamente mi perfecto dictáfono, incluyendo además bromas sin mi permiso.

Juanma, no se le renueva la beka.

Escriba su epitafio.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Gran artículo si señor! Me

Gran artículo si señor!

Me recuerda a una de mis visitas navideñas a mi abuelo... como es normal a parte de los regalos en forma de Legos, trenes eléctricos y demás, nuestro Opa siempre nos daba algunos marcos para comprarnos una gran Lyonerwurst que nos alimentaría durante la estancia en su casa. El caso es que un año le salio la vena bromista y nos dijo que tenía unos ahorros sustanciales, que se los guardaba para hacer viajes y demás, pero que como estaba ya mayor su salud no le permitía irse al Machu Pichu o movidas similares. Por lo que había decidido repartirlo todo entre la descendencia, con especial atención a sus nietos españoles... yo estaba un poco sorprendido y pensé que a lo sumo serían 50 Marcos, que por aquella época vendría siendo ya la burrada de dinero más grande que habría visto en mi vida. La sorpresa fue mayúscula cuando apareció con un billete de "50 Milliarden Mark" para cada uno. Yo estaba flipando y después de darle las gracias tartamudeando salí cagando leches en dirección a la tienda de juguetes más cercana, babeando sólo con pensar en la cantidad de trenes Märklin que podría comprar con este billete. Cuando mi tío me interceptó en la puerta de casa y me explicó el tinglao la decepción fue bastante seria, pero ahora es una gran anécdota... eso sí, el regalo no quedó en nada porque esos billetes los imprimieron en la fábrica donde trabajaba mi bisabuelo y estaban respaldados por 4 calzoncillos... it's something!

Imagen de A. Shopenhaua

50 Milliarden RM...

...eran 5 centimos de Rentenmark, que vendría a ser un céntimo de dólar de 1923, que vendría a equivaler como a tener 13 centimos de dólar hoy en día.

Aunque los numismaticos le darían hoy unos 60€ (dependiendo del estado de conservación y/o número de serie) por ese billete con gran valor histórico.

http://shop.ebay.de/i.html?_from=R40&_trksid=p5197.m570.l1313&_nkw=50+mi...

Enmarque (nunca mejor dicho) el billete y cuelguelo en el salon de su casa, le servira para impresionar a sus visitas de cubateo.

Muy Suyo

A. Shopenhaua

Me temo que el peor caso de

Me temo que el peor caso de inflacción de la historia no fue el alemán sino el yugoslavo entre 1993 y 1995. Una anécdota de los tiempos de Milosevic: mandar una carta a España una mañana de octubre del 94 era el doble de caro si se iba a las 6 de la tarde en lugar de ir a las 8 de la mañana....

Imagen de A. Shopenhaua

INCORRECTO

No diga peor cuando quiere decir simplemente, hiperinflación más rápida. En cuyo caso la inflación Húngara tras la segunda guerra mundial es la campeona, no Yugoslavia.

La hipeinflación alemana ha sido la peor de la historia en términos absolutos, dado que Alemania en aquel momento era la tercera economía mundial. Equivalente hoy en día a que EEUU entrara en hiperinflación, lo cual no es descartable.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Clases particulares

Prof. Schopenaua,

Ud hace clases particulares también? Yo es que soy muy buena alumna y cabe la posibilidad que nos complementaramos perfectamente. Yo vivo en la frontera (con Kreuzberg) pero espero que esté de acuerdo conmigo que la mayoria sitúan mejor Friedrichshain a Kreuzberg.

Espero su respuesta y muchas grácias por sus clases. No tienen precio.

Minceta.

Imagen de A. Shopenhaua

Y seguirán sin tenerlo.

NUNCA doy clases particulares.

Que se ha creido que esto es la universidad CARLOS Trecero?

De todas maneras, gracias por su interés.

Muy Suyo

A. Shopenhaua

Excelente.

Muchas gracias profesor por su muy instruido y glamuroso relato, nunca había estado en una clase virtual tan entretenida y claro con la posibilidad de perderme entre los chistes, pero me retuvo hasta el final incluso de los comentarios.

Ojalá mis clases en la Universidad donde estudié hubieran sido de esta talla.

Por lo pronto, solo un saludo y por aquí estaré sin falta a todo su repertorio.

Un saludo desde Colombia.

lo que he aprendido con usted

lo que he aprendido con usted y gratis,como catalana que soy se lo agradeceré siempre

chachi

asias choppy

Imagen de IreneR

De matrícula

Una clase digna de las mejores universidades. Muy amena y reveladora. Tras esto, creo que voy a ser capaz de entender a los autóctonos que me rodean cuando empiezan a hablar del dinero de esa forma tan suya.
Un saludo!

En Argentina también la

En Argentina también la liaron bien, cuando llegaban a los billetes de millones de pesos le cambiaban el nombre a la moneda (1M pesos=1 austral, p.e., no recuerdo genau la cifra) pero seguían dándole a la manivela.

Para un argentino la inflación también es un tema delicado, pero ellos no son tan apañaos como los alemanes y les aparece cada zweimal drei. Miren como se pone de nervioso el ministro actual:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=EkHGLkCYnMY

Muy buena la clase de hoy.