Hola, me llamo Juanma

Imagen de Juanma

(Maldito sea el Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. A. Shopenhaua. Maldito sea él y maldita su cátedra. Pero arrieros somos....)

Perdonad, me habéis pillado enfrascado en mis tormentos más profundos e inconfesables sin darme cuenta de que mi tan ansiado blog ya estaba en marcha. Me presentaré: me llamo Juan Manuel Inhiesta Pardo, pero me podéis llamar Juanma a secas. Soy un joven (aunque cada vez menos, la verdad) español amigo de la vida y residente en Berlín.

Vengo de Campoalbillo, aldea albaceteña de mala muerte de la que pude escapar con la excusa de unos estudios universitarios y de la que ahora sé que nunca debería haber salido. Albacete, Inhiesta y Campoalbillo, sí. A los aficionados al fútbol todo esto les sonará. Bien, mi primer apellido es Inhiesta y no Iniesta, y mi pueblo natal es Campoalbillo y no Fuentealbilla: mi aldea está, según Google Maps, a exactamente 9,6 kilómetros de distancia de Fuentealbilla, donde nació Iniesta. Yo soy una copia barata, bastarda y fracasada del gran Andrés. Esto es lo que hay. Nunca llegaré a ser lo que siempre quise ser, a pesar de haber nacido tan cerca del éxito. De ahí la foto de perfil que resume a la perfección la amargura de mis frustraciones.

Llegué a Berlín con muchos sueños y poco alemán. Ahora sólo me quedan muchas desilusiones y, sobre todo, mucho desengaño. Y además he olvidado parte del español que sabía. Me he convertido en un cínico realista en busca de oportunidades para hacer mucho dinero con poco esfuerzo. En realidad, sólo hago lo que veo en mi país de origen. Y todo esto gracias a él. Un día me matriculé en el seminario de Berlinología de Choped. Allí me humilló en público una y otra vez, hasta la saciedad. Me hizo sentirme una pedazo de mierda manchega. Pero lo reconozco: también me hizo abrir los ojos. "Mejor que te vuelvas de donde viniste y lleves una vida tranquila hasta que te toque morir, en lugar de perseguir esos descabellados sueños como un pollo sin cabeza. Por lo menos ganarás en calidad de vida. Y serás más feliz". Choped es mediocre y arrastra muchos complejos. Por eso es tan hijo de puta. Pero también es un tipo con los pies en el suelo.

Así, y después de pasar muchas miserias como otros muchos españoles residentes en esta puta ciudad, conseguí una Leonardazo. Choped nunca me aprobó en su sucio seminario, y tampoco acabé la carrera. Pero me firmó un carta de recomendación para hacer unas prácticas en este maldito portal. Aquí hago como si trabajase y por ello hacen como si me pagasen. Pero al menos no tengo que madrugar y sólo me han pedido una cosa: que escriba verdades como puños tan ácidas como sea posible. Y así nació este blog.

Mi bloc de notas tendrá tres reglas básicas:

1. Escribiré de lo que me venga en gana, cuando me venga en gana y como me venga en gana.

2. No contendrá ni una pizca de eso que llaman "ser políticamente correcto".

3. Y cada post siempre acabará con una sentencia (inapelable) y una canción.

Lo reconozco: alguné vez pensé en mutar en un moderno gafapastero con pretensiones de pasar a la historia por la escritura o la creación cinematográfica. Estudié sus gestos, su forma de vestir y la basura que sueltan a diario por sus bocas. Incluso llegué a ser capaz de imitar esa vomitiva superioridad con la que tratan a la plebe que no es capaz de ser tan cool como ellos. Sí, Berlín está lleno de estos tipejos con sus revistas, sus bares y sus atmósferas sectarias. Aquí la sentencia del primer post: "Sólo hay un moderno bueno: el moderno muerto". DIOS SALVE A LOS LEHENDAKARIS MUERTOS.

Su voto: Nada Promedio: 8.3 (3 votos)