Il Pozzeto, un viaje gastronómico al lejano oeste

Imagen de Gourmet

Buenos días damas y caballeros, amantes de la buena mesa y demás fauna de la selva berlinesa.

Con este improvisado versito vuelven las críticas gastronómicas a Berlunes. Hoy trataremos de arrojar un poco de luz sobre el tema "Restaurantes italianos en Berlín", retomando así el carácter local de este blog, en el que últimamente se habla de cualquier cosa menos de Berlín. Las recomendaciones y contrarrecomendaciones serán incluidas en nuestra selecta Guia de Restaurantes

Cuando usted pregunta al españolito de turno, ese que ha venido a pasar la célebre temporadita, por un buen restaurante italiano en Berlín, es muy posible que la respuesta sea "Il Casolare". En caso de obtener esta respuesta, puede estar usted seguro que el sujeto que tiene delante sabe poco de gastronomía y nada de Berlín.

Il Casolare y sus hermanos gemelos Due Forni (Prenzlauer Berg) y Il Ritrovo (Friedrichshain), son 3 trattorias situadas en los 3 barrios más representativos de la yema del huevo berlinesa. Il Casolare, que es la joya de la corona, tiene una ubicación especialmente idílica, en la ribera del Spree junto al Admiralbrucke en Kreuzberg. Su decoración esta compuesta por posters de grupos musicales revolucionarios y consignas incendiarias contra el capitalista opresor, escritas con el clásico marcador Edding 250 que alguno de los camareros sustrajo de su oficina el día antes de que se acabara el Praktikum. Es el escenario perfecto para impresionar al incauto turista que viene a Berlín a disfrutar de la escena más underground de Europa. El servicio es dificilmente empeorable; si conseguimos que alguien nos diriga la palabra cuando entramos, puede que tengamos la gran suerte de esperar una eternidad para que nos den un lugar en una mesa donde poder sentarnos con el trasero bien pegado al del tipo de al lado. Posteriormente, un camarero arrogante nos pondrá cara de culo al menor atisbo de duda en la comanda. El mismo camarero será el que arroje (literalmente) un plato de pizza/pasta en su mesa. No caeré en la tentación de decir que la comida no es buena ya que no es así, pero si diré que la calidad de la misma no justifica en absoluto el precio en constante linea ascendente y sobre todo, el trato lamentable.

Si usted llegó a Berlin hace mas de cinco años, quizá pasó allí alguna resaca agradable y le gustó. Es mi caso. Sin embargo, lo que usted se encontrará hoy en día no tiene nada que ver con aquello. Es otro claro ejemplo de negocio devorado por su propio éxito, perfil por otro lado, cada vez más frecuente en la ciudad.

¿Que alternativas hay entonces?

Si usted esta ya en el Admiralbrucke, pierda diez minutos en un agradable paseo y dirijase a la trattoria Masaniello, en Hasenheide 20 al lado de Hermannplatz. Allí encontrará un ambiente bastante auténtico con la TV italiana a todo volumen y unas pizzas simplemente sobresalientes. Si usted está embarazada y por tanto vive en Prenzlauer Berg, sacie su antojo de comida italiana en Papà Pane en la Ackerstr 23, donde obtendrá la satisfacción que usted esperaba en cuanto a la calidad de la comida y el servicio.

Si usted sin embargo es un inconformista patológico y como Florentino Pérez, busca siempre la excelencia sin encontrarla, va a tener que salir de su ciudad (Berlín Este) y viajar hasta el lejano oeste para visitar el mejor restaurante italiano a este lado del Danubio; "Il Pozzeto". Como todo restaurante italiano que se precie tiene una pantalla gigante donde usted puede ver la RAI1, sus colores chillones estilo Antena 3 y sus presentadoras tetonas. Por cierto, nunca se fie de un restaurante italiano sin TV; es como un italiano sin tatuaje... lo mas probable es que realmente no sea italiano.

La historia de Il Pozzeto es la historia de Domenico y Toni di Roma, dos hermanos que provienen de una región en el sur de Italia llamada la Basilicatta. Golpeada por la pobreza y la falta de oportunidades como otros muchos lugares del sur de Italia, en la Basilicatta emigrar es casi una tradición. Doménico y Toni cumplieron con esa tradición en el año 1981 y aterrizaron en una ciudad muy distinta a la que hoy conocemos. En aquellos días Berlin no era tan cosmopolita como ahora y ni el Berghain ni el Bar 25 habían abierto sus puertas. A cambio, habia un muro que separaba la ciudad del que quizá hayan oido hablar, Led Zeppelin acababa de dar su último concierto unos meses antes y el movimiento okupa vivía su época dorada en el hoy megachupi SO36.

Doménico y Toni abrieron entonces el restaurante en el barrio de Wedding, en las proximidades de Nauener Platz. Unos años más tarde, concretamente en 1994, se mudaron a su ubicación actual en Helmholtzstr 30 en el acomodado barrio de Charlotenburg. Probablemente se dieron cuenta que ni "Wedding kommt" ni ostias y buscaron un emplazamiento más adecuado para llevar a cabo su proyecto.

Pero vayamos al grano; ¿Qué se puede comer en Il Pozzeto?

Para empezar, pueden ustedes intentar probar uno de estos "peppe piccante" que se ven en la fotografía con un poco de pan. Absténgase si sufre del estómago. A continuación, si tiene ganas de comer una buena pasta o una pizza puede hacerlo, pero en este punto es conveniente saber que la oferta en este restaurante, así como en la gastronomía italiana en general va mucho mas allá de la pasta y la pizza. En mi humilde opinión y tras haber viajado al lejano Oeste, lo que usted debe de hacer es dejarse aconsejar por Domenico; el sabe mejor que usted lo que debe comer. Póngase en manos de Doménico. Quizá le recomiende una "Costoletta di Manzo" con un acompañamiento de patatas al romero. Quizá coma usted un excepcional costillar de cordero con verduras al horno. Si tiene usted suerte, quizá Doménico le recomiende una lubina o dorada a la brasa con patatas hervidas y una salsa de finas hierbas en aceite de oliva que le harán descubrir sabores y aromas cuya existecia desconocía. Riegue generosamente estos manjares con el vino que Domenico le recomiende y en ningún caso abandone el local sin probar el fabuloso café expresso.

El ambiente en el local es más italiano que en la finca de los Corleone. No es extraño ver a diversos integrantes de la familia Di Roma merodeando por el local, comiendo en el, o viendo la película de turno. Por momentos pareciera que estemos comiendo en el salón de su casa. Es lo que tiene la familia en las culturas del sur de Europa; siempre esta ahí. Un amigo mío, que es además cliente habitual del Pozzeto dice con mucho acierto que los ministerios de cada país corresponden mas o menos a sus problemas. Por eso en España hay un Ministerio de Igualdad y en Alemania un Ministerio de la Familia.

  

El precio de esta experiencia gastronómica oscilará entre los 25-30€ por cabeza dependiendo de lo que coma. Si puede permitirse el lujo de ir a comer entre semana, puede disfrutar del Mittagsmenu por algo menos de 10€ en una relación calidad precio abominable. Es algo mas caro que los 4.50€ que le cobran a usted diariamente por el Schnitzel o el Hackbraten en el Imbiss de turno, pero le aseguro que merece la pena.

Recientemente Il Pozzeto ha cumplido 30 años. Desde aquí nos gustaría felicitar a sus regentes por tan señalada efeméride y animarles a seguir con su tarea y talante.

Y ustedes recuerden siempre que "No se merece la vida, quien no cuida su comida". Hasta la próxima.

   

Su voto: Nada Promedio: 8.7 (7 votos)
 

Comentarios

Ese sitio es la ostia

Es la máxima expresión del concepto cocina de mercado. Pero está apartado del circuito coolie guayesco aunque...gracias a eso no esta lleno de gilipollas. alli se va acomer. Grande berlunes

Aún recuerdo como echaba

Aún recuerdo como echaba fuego por el ojete cada vez que comía esos pimientos picantes!!!

Q ricos!!!