Malas noticias

Imagen de Andreu

Vivir en Berlín es cada vez más caro, o mejor dicho, es cada vez menos barato. Porque si es evidente que alquilar un piso o una habitación en la capital alemana cuesta cada vez más, no es menos cierto que sigue siendo más económico que en otras capitales alemanas, por no hablar de otras ciudades europeas como Londres, Barcelona o Copenhaguen, por poner sólo tres ejemplos.

Pese a esa diferencia de precios, el que lleve viviendo unos años en Berlín se habrá percatado de que la presión tanto sobre los precios de alquiler como sobre los de compra aumenta sin prisa pero sin pausa. Sólo hay que echar un vistazo a la evolución de ese termómetro de los precios inmobiliarios llamado Mietspiegel: el precio medio del metro cuadrado de la vivienda alquilada superó en 2010 los cinco euros. Suma y sigue. No parece que la tendencia se pueda frenar, aunque tal vez sí ralentizar.

Esa inflación, intuyo, tiene sus raíces en la creciente demanda de inmuebles, más que por los ciudanos berlineses de nacimiento o adopción, por empresas (extranjeras y alemanas) inmobiliarias cuyo objetivo es comprar ahora para hacer dinero más adelante. Es decir, la especulación como ecuación de negocio. Algo sabemos de ello los españoles. Malas noticias para los que no están metidos en el ramo (que somos mayoría) y sólo quieren vivir tranquilos. Malas noticias para Berlín.

La presión inmobiliaria especulativa, además de encarecer nuestros costes de vida, tiene efectos colaterales: por ejemplo, el desalojo de espacios autogestionados o de bloques postokupados. A principios de febrero, la policía desalojaba la Liebeg 14 con un despliegue de fuerza represora digno ser analizado. 2.500 policías se encargaban de sacar a los okupantes de la mítica casa, okupada desde 1990 y con muy buena prensa en el kiez donde se encontraba.

Otro de los lugares que pende de un hilo es el Tacheles, que ya ha sido puesto a subasta. Cierto que no es lugar santo de la devoción de mucha gente, sobre todo por las hordas de turistas que lo abarrotan día y noche, y porque hacía tiempo que se había convertido en un modelo de negocio que alimentó esa atracción del turisteo avido de consumir el mito berlinés. Con todo, hay que reconocer que había cosas dignas en el Tacheles, y que la calidad del arte urbano que desfiló por sus espacios ha sido remarcable. Es una pérdida, sin duda.

Para evitarla, un grupo de artistas ha decidido organizar un festival no sólo contra la venta del Tacheles, sino también contra la imposición del negocio inmobiliario especulador sobre la vivienda y los espacios accesibles a precio digno. Desde el próximo 4 de marzo hasta el próximo día 14 tendrá lugar en diferentes lugares de Berlín el festival de cultura y arte Lasst das Tacheles im Dorf. Para mi, esto sí es una buena noticia.

Su voto: Nada Promedio: 7.6 (8 votos)
 

Comentarios

El que esté libre de culpa...

Malas notícias, efectivamente. Algunos venimos huyendo de ciudades como Barcelona, donde la ecuación Desempleo + Alquileres siderales nos ha complicado mucho la vida, para ver que aquí la cosa va por el mismo camino.
Eso sí, a parte de las empresas immobiliarias y la especulación financiera, aquí hay otro tema que, ahora que estoy buscando piso por enésima vez, creo que tiene un efecto más immediato en el subidón de precios y me quema por dentro: l@s list@s que, teniendo el "poder" de una WG en sus manos, sobrecargan los alquileres de las habitaciones hasta que el mercado dice Basta! (si es que lo dice).
Todo el mundo tendrá sus razonabilísimos motivos y el que esté libre de culpa que apedree a los demás, pq a todos nos gusta tener una habitación baratísima a costa del guiri idiota que, con tal de vivir en la zona cool paga lo que sea, pero es lo que hay...
Habitaciones en el quinto pino de Wedding por 300 Euros? Cuartos con calefacción de carbón en el Far East por el mismo precio, casualmente con supuestos activistas anti-gentrification? Un supuesto Kreuzkölln que llega hasta el Ring? Venga hombre, después que nadie llore cuando esto acabe como Barcelona Theme Park y tengamos que irnos a Marzahn.

Por cierto, después de Berlin..qué?

Saludos a los berluneros!

Imagen de René D.

Me gusta la gente como usted...

... gente que sabe mirar mas allá de la opinión revolucionario-oficialista del regimen revolucionario-establecido.

Le animo a seguir asistiendo a las clases de Berlinología regularmente... quiza pronto tenga usted su propio seminario.

Sofoco

Muchas gracias, todo un honor viniendo de usted.

Siempre fiel a los seminarios,

Montag