Muy buenas familia!

Imagen de ElEmperadorAlemán

Primeramente me gustaría presentarme antes de soltaros el tostón que se han atrevido a publicarme. Nací al comienzo de los años noventa y por lo tanto rondó ahora la joven veintena. Soy de aquellos que saben un poco de todo y mucho de nada y que tienen la Wikipedia como lema de vida. Soy de la segunda generación de una familia de emigrantes españoles, que por allá por los años de “Vente a Alemania, Pepe” se vino al sur de Hessen y curro como pocos de mi generación saben hacerlo, entre los cuales me incluyo por supuesto. Tras 43 años de trabajo, llega la jubilación y de vuelta para la querida pero tan cambiada España, teniendo como resultado un hijo que con 12 años habla un español chapurrero y dispone una nula habilidad para la escritura y lectura de la lengua de Cervantes y que se ve de morros en la solada Málaga sin tener ni idea de que es eso de España y aún menos de que es eso de Educación Secundaria Obligatoria.

Una vez sobrepasados los numerosos problemas iniciales frutos de las diferencias entre el pueblo alemán y el español, conseguí un círculo de amigos y recuerdos, que a día de hoy puedo asegurar que serán para toda la vida y que me enseñaron a convivir con los llamados “Canís” malagueños y a reconocer los valores nutricionales del tinto de verano en toda clase de fiesta nacional, autonómica, local o inexistente. Que en fin, que tras unos 8 años de acostumbrarme a España y a empezar a tener un sentimiento de pertenecer definitivamente a un colectivo, el amor me arrastra hasta Berlín, dejándolo una vez más todo atrás y marchando a un país que ya no siento como mi hogar y que me es totalmente nuevo. Obviamente parto con la ventaja de que hablo alemán y de que tengo cierta experiencia trabajando más unos ahorros que me permiten supuestamente vivir holgado unos meses, o al menos eso pensaba yo. ¡Tremenda recepción me esperaba en Berlín! Pero eso ya os lo contare en otra ocasión que si no este post no termina nunca.

En conclusión que ahora, me veo trabajando hace casi un año y medio en una empresa de tamaño medio alemana, de esas que exprimen a sus empleados y se siente bien haciéndolo y que disfruta de la no existencia de un salario mínimo. Y sobre esto me gustaría centrar mi primer aporte a esta fantástica página que descubrí hace ya un buen tiempo en lo que se supone que es el mayor foro para españoles en el extranjero y que gracias a Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. A. Shopenhaua, Prof. Dr.-Ber.-Math. René D y compañía tantas horas de diversión me ha regalado.

Resulta que empecé trabajando como Mini-jobber en esta empresa muy cerca del querido Alex, si esa plaza con el “pirulo”, como les gusta llamarlo a los turistas españoles en los “cálidos” meses de verano. Por lo visto tuve que hacer un buen papel ya que me ascendieron a los 15 días, tras lo cual volví a ser ascendido y después otra vez y otra, así consecutivamente hasta ahora, momento en el que me ofrecen otro ascenso a cambio de no dejar la empresa ya que les he dicho que me han ofrecido trabajo en otras empresas. Resulta que tengo varias filiales a mi cargo y que genero de media unos 5.000€ machacantes y sonantes de beneficio al mes, motivo por el que imagino que no me quieren perder pero aquí viene el problema. Somos varios candidatos al ascenso y en teoría debemos ascender como equipo. El cabeza de equipo, un señorito alemán se gasta liada tras liada, aunque genera un poco más de beneficio que yo. A mí me dicen que deben tener paciencia con él ya que es muy joven y es normal que la lie tanto, como por ejemplo pasar de sus empleados o simplemente no aparecer durante una semana, lo que conlleva que yo tenga que llevar mi parte y además solucionar los problemas que la suya pueda generar.

Ahora viene la pregunta, creéis que los números lo son todo? Por el simple hecho de que genere más beneficio que debe ser el que más reciba de la empresa y que sea el primer candidato a absolutamente todo? Es normal que una empresa alemana, en teoría meca de la seriedad y orden, deje pasar cosas como no aparecer por tu trabajo en una semana y no contestar el teléfono simplemente porque sea joven o es que se cuece algo bajo la mesa?

Espero no haber cansado demasiado, la intención es aportar un poco de aire joven a la vida como residente en Berlín por lo que prometo que el siguiente aporte sea un poco más coloquial en el que explicaré el porqué de mi seudónimo y un poco más de mi día a día.

Un abrazo muy fuerte
ElEmperadorAleman
 

Comentarios

Saludos desde Málaga, Empe. :)
Parece que a la empresa si que le importan más los euros que los modos y maneras del trabajador por lo que debería plantearse si es necesario que usted saque las castañas del fuego del fogoso compañero veinteañero, lo digo por aquello de dejar que el chaval se mantenga por sí mismo, lección que debería aprender tarde o temprano. La empresa le está utilizando para compensar las "genialidades" de la criatura que debe ser válida pero es incómoda.
Para mi las empresas deben tener una ética intachable y beneficios a costa de todo es, a largo plazo, una catástrofe humana.

interesante...

Enviar un comentario nuevo

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <iframe>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.