No todo es mentira

Imagen de Juanma

No escarmiento. Siempre recaigo en mis viejas adicciones. Cuando parecía que con el proyecto de tesis en Berlinología comenzaba a salir del pozo... llega el invierno, y con él, la inestabilidad emocional, y me vuelvo a hundir en el alcohol, el tabaco y otras drogas no legales.

Me ocurrió de nuevo el pasado domingo. Me levanté como si me faltara algo por dentro, y me eché a la calle en busca de un bar de guardia. Huí de Kreuzberg y me aventuré en el profundo Neukölln, hacia el sur, bien hacia el sur, casi pasando ya el ring del S-Bahn. Allí encontré el lugar perfecto: un Eckkneipe abierto 24 horas al día, 365 días al año, siete días por semana, sin hora, ni día, ni nada. 'Zum tiefsten Punkt' se llama el antro: el sitio perfecto para sentarse contra las cuerdas del ring berlinés, tragar cerveza y chupitos. Un lugar perfecto para tocar fondo.

Cuando entré, paladeé ese sabor que un Eckkneipe asocial y berlinés te deja SIEMPRE en la nariz, la boca y la garganta: ese olor reconcentrado a tabaco y alcohol que impregna las moquetas, las mesas, las sillas de un sitio que NUNCA fue aireado ni limpiado más de lo necesario. Entre el respetable predominaba el ciudadano berlinés blanco, de entre 40 y 50 años, alcohólico, fumador empedernido, falto de sueño y de una alimentación equilibrada, y, por supuesto, desempleado de larga duración. O Hartz IV, que viene a ser lo mismo.

En seguida noté que mi presencia manchega no era bienvenida. Me deslicé hacia uno de los extremos de la larga barra, me pedí un Sterni y un chupito de Jägermeister. Y de repente allí estaba él. Desde hacía casi dos años no lo había vuelto a ver: a ese viejo demacrado con barbas y pintas de intelectual derrotado por el paso del tiempo que me encontré por primera vez una mañana de domingo parecida a ésta en el Rote Rose, otro de los bares de guardia de referencia en la capital alemana. 

Sin mirarme, como aquella vez, me dijo: "¿Tú por aquí, muchacho?"

"Sí, señor. Vengo a emborracharme"

"Me parece muy bien, pero creo que te has equivocado de bar", me respondió con un castellano perfecto de acento inclasiflicable. " ¿¿Te acuerdas de los once secretos que te desvelé hace un par años??", siguió sin que me diera tiempo a responder y sin mirarme a la cara.

"Bien, pues todos siguen siendo ciertos. Todos menos uno. El sexto para ser más concretos: 'No es menos mentira que el neonazismo sea un grave problema en la actual Alemania. No te creas lo que dicen por ahí.'"

" ¿Cómo?", pregunté...

"Es mentira que el neonazismo no sea un problema grave en la actual Alemania. O lo que es lo mismo: el neonazismo sí que es un problema en la actual Alemania. Y bien grande", me respondió.

En ese momento me giré, y vi como todos los borrachos berlineses blancos y pobres de entre 40 y 50 años de edad, desempleados de larga duración y bien faltos de autoestima, nos miraba con creciente desconfianza mientras hablábamos un idioma que ellos no entendían, y tras darse cuenta de que yo era extranjero. "De Albacete, Campoalbillo, señores, para más señas", dije en voz baja.

"Ahora fíjate en el cártel que tienes a tu espalda", me dijo el viejo...

"Los neonazis están más cerca de la vida multicultural en la que un descerebrado manchego como tú piensa que vive seguro, en la que cree que no le puede pasar nada, dentro de su cool burbuja de felicidad."

"Eso mentira", dijo de repente un moderno de gafas de pasta sin cristales y rebeca de lana, sentado solo en una mesa de la esquina. Quién coño sabe cómo había llegado hasta allí desde el Berghain.

"Tú cállate, modernete de mierda. Además,  ¿qué cojones haces aquí? Éste no es tu territorio. Nunca deberías haber abandonado la Wesserstraße. Fuera de aquí!", bramó el viejo. " ¿No me crees? Pues escucha con atención la canción que está sonando en este momento..."

Yo callé e intenté descifrar la letra:

"Eine türkische Stadt auf deutschem Boden, Millionen Fremde, die sich hier austoben. Wie soll ich das denn meinen Kindern erklären, dass wir Deutschen so blöd sind und uns selber zerstören. Multi-Kulti Terror, Kriminalität, eine sterbende Stadt, es ist schon fast zu spät. Meint Ihr nicht auch, dass es langsam reicht, macht ganz Kreuzberg dem Erdboden gleich. Eine Division nach Kreuzberg. Eine Division in Schwarz. Keine Gnade mehr für Kreuzberg. Keine Gnade. Eine Division und das Schwarz.

 ¿Una canción neonazi que amenaza Kreuzberg y suena en un bar de Berlín? Cuando me giré, el viejo ya no estaba y el moderno tampoco. La audiencia borracha, blanca, desempleada y pobre del bar me miraba cada vez más amenazante. Decidí apurar mi Sterni y mi Jägermeister, pagar y salir rápido de allí. El frío blanco de la calle me golpeó en la cara y, como si fuera una revelación, me dije para mis adentros: "No, definitivamente no todo es mentira".

Su voto: Nada Promedio: 9.8 (9 votos)
 

Comentarios

¿Qué es real?

No me acabo de creer que la historia sea real, pero ¿la Eckkneipe lo es?

Qué recuerdos, yo viví en la Emser Straße, justo al lado de un Späti de esos que se ven pocos, con dos mesas dentro y donde se podía fumar :D. Eso sí, casi siempre estaba ocupado por típicos ciudadanos berlineses como los que describes.

Imagen de Juanma

Respecto a la realidad de la historia...

..el título del post lo dice todo...
saludos manchegos
Juanmi

Ellos tienen Rote Rose, nosotros tenemos BULL

No conozco ese sitio, lo que me ha hecho pensar en las grandes diferencias que experienciamos los maricones en Berlin (a veces) de los que no lo son (presuponiendo que usted sea un desviado heterosexual, cosa que ni se ni me importa). Llevo más de cuatro años a caballo entre Berlin y Sevilla, y nunca pero nunca me hablaron de ese sitio o el Rote Rose. En cambio sí que conozco y bien el Bull en Nollendorfplatz, antro 24 horas 365 días con cuarto oscuro, camellos, gentuza y peleas PERO donde la entrada sólo es reservada a hombres maricas o travestis, nunca a mujeres. Te recomiendo una visita, impacta.
Qué de Berlines que hay oiga!!
Un saludo.

Imagen de Juanma

Un día...

..relaté mis aventuras sobre mi poco militante heterosexualidad:
http://berlunes.com/mas-puts-que-gallinas
'Zum tiefsten Punkt' no es un bar de ambiente, pero seguro que entre su audiencia blanca, borracha y nacionalista habrá más de un homosexual...que debería frecuentar el BULL para apagar su frustración...
me podrías describir el lugar con más detalle? Quizá me pase...el Ficken 3000 es otro clásico (ahí sí que he estado) que seguro que conoces
besitos
Juanmi 
 
 

BULL

Pues mira, no con mucho éxito de momento empecé por diversión y poco más un blog hace poco intentando relatar el Berlin Marica Tremendo y Cerdo que aparece muy poco en las guías. Te paso link, sobre lo primero (y único aún) que escribí fue BULL.
Ficken 3000 se queda en pañales con Bull un lunes a las 8 de la mañana...
Ahí te dejo link!!

http://berlinmarica.tumblr.com/

Respecto a la estética nazi, los nacionalismos y el morbo que provoca entre las maricas en Berlin es un tema que debería tratarse seriamente algún día. Hay fiestas en Schonenberg de temática nazi tan bien organizadas que Himmler sentiría orgullo del advertisement que llevan detrás y la de maricones allende los mares que se reúnen por allí cuando toca con sus cabezas bien rapadas y sus pantalones destiñiditos así ceñiditos y todo ahí... bueno que me pierdo!! jaja

Abrazos!

Skinhead no es lo mismo ke neo-nazi

Quisiera hacer un apunte sobre esos tipos "con sus cabezas bien rapadas y los pantalones desteñidos ceñiditos" que viste. No todos los skinheads somos neo-nazis, al igual que no todos los marikas tenemos plumas. Son unos estereotipos equívocos, son prejuicios por desconocimiento. La estética skin originalmente no tiene nada que ver con tendencias racistas en absoluto. Esta mala reputación se la debemos a unos ultra-derechistas descerebrados que se apoderaron de nuestro estilo. Aquí te dejo unos enlaces para documentar mi afirmación.

Du sollst Skinheads nicht mit Nazis verwechseln: http://du-sollst-skinheads-nicht-mit-nazis-verwechseln.de/

Skinhead No es lo mismo ke neo-nazi: http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/4338206/Skinhead-No-e...

S:H:A:R:P: (Skinheads Against Racial Prejudice) http://www.cu-sharp.net/

Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Skinhead

Eso nunca lo dudé... Pero

Eso nunca lo dudé... Pero existe una cosa que se llama provocación que es la que usé al nombrar a Himmler. Por supuesto que por pura coherencia los maricones que se visten de skinhead no deberían ser homófobos ni racistas, aunque habrá de todo.
Y por cierto que esa mala reputación es la que hace que esa estética skinhead nos de morbo, o al menos a la gran mayoría.
Los enlaces muy buenos, agradecidos quedan.

Respecto a los señores con pantalones desteñiditos y bien ceñiditos me seguís, o siguen, dando morbo igual... Soy de los que reconozco que me da morbo asociarlos a determinada época oscura de Alemania, sabiendo como dices que para nada debe ser así.

Saludos, o mejor

OI!!!

Du sollst Skinheads auch nicht mit SHARPS verwechseln...

Tienes razón en tú post, pero voy a rizar el rizo. Du sollst Skinheads nicht mit Nazis verwechseln, aber auch nicht mit SHARPS.

Sí, una tesis provocadora que muy pocos compartirán conmigo... porque muy pocos tienen nociones mínimas de como y donde surge el Skinhead.

Si uno se mira la historia del rollo Skinhead, no puede más que darme la razón. La cultura Skinhead tiene un origen bastante concreto, en la Inglaterra obrera de finales de los 60, cuando los jovenes obreros británicos se empiezan a mezclar con inmigrantes jamaicanos y sobre todo con su música. Esto ya implica descartar cualquier elemento racista de su universo, lo que nos lleva a que no debemos hacer verwechseln Skins con Nazis. ¿Porque yo toco los cojones añadiendole lo de que tampoco hay que verwechseln SHARP mit Skinhead? Pues porque de ese origen también se derivan unas raices estéticas y musicales bastante concretas. Se escuchaba música negra, esencialmente Reggae y se vestía con exquisito gusto, esencialmente ropa de marca cara, con estilo típicamente británico con algunos elementos proletarios. Y cuando digo algunos, digo pocos.

Los que se autodefinen como SHARPS suelen estar a años luz de todo esto. Escuchan Oi! y Punk, pero no tienen ni idea de Ska, Reggae, Rocksteady o Soul, que son los ritmos orignarios de esta subcultura. Alguno en el mejor de los casos sabe tatarear el mítico Skinhead Moonstomp de Symarip, pero poco más, jamás irán a disfrutar a un nighter de música negra. En el mejor de los casos aparecen como quién va a fichar al curro a desgana, por una especie de obligación moral porque han oído que esa música tiene que ver con su rollo y tal. Todo esto siempre que no haya otra alternativa Oi!/Punk en su ciudad. Estéticamente la diferencia no es menor. Un Skinehad "original" de la época de 1969, con toda su ascendencia Mod, se horrorizaría viendo las aberraciones típicas del "sharpero": tejanos desteñidos con lejía, pantalones militares, botas hasta la rodilla con puntera de acero, cinturones con hebilla en forma de bulldog/puño americano/cualquier otra horterada, tirantes de tres pulagadas de ancho, combinación tirantes + camiseta, tirantes + cinturón e incluso la bomber, es de todo menos original.

Como veis el sharpero medio no tiene nada que ver con el cuidado estilo "Smart & Clean" del momento original: camisas, tejanos normales o Sta Prest, Zapatos (Brouge, Loafers) o botas medias (sin puntera!), Crombies... y ritmos jamaicanos. Por eso yo los llamo ARPS, Against Racial Prejudice, porque SH de Skinheads es una etiqueta que no merecen.

Comparemos:
http://3.bp.blogspot.com/-VqFVPyYlyL0/TtV9PJ8r0bI/AAAAAAAAAbk/90Qx2UZq5t...

nada que ver con este otro rollo:

http://www.allmystery.de/i/tnSCjAC_skinhead-46482.jpg?bc

Resumiendo: los SHARPS, si bien en cuanto a actitud política están en una línea más lógica con lo que fue la subcultura Skinhead original, en las otras vertientes que definen este movimiento, se encuentran practicamente a la misma distancia (unos cuantos años luz) que los cerdos. Lo que no quita que los Sharps sean buena gente, garrulitos y tal, pero majos.

mfG,

die herrschende Meinung.

Racismo

Bueno, creo que es un reflejo de la sociedad. Es lo que tiene la crisis, mucha migración y el habitante autóctono, se siente invadido. No dudo que haya Neo-Nazis, pero creo que ellos eran más bien racistas convencionales, como en España los hay contra los sudamericanos. La edad, también es un factor clave.