Imagen de Juanma

Todas contra Wowie, todos contra Annie

En Alemania la gente es fría, sí, la vida social tiene sus límites, sí, y es posible que en tu vecindad sea más difícil arrancar un "buenos días" que comerte una buena paella en cualquiera de los restaurantes españoles que existen en Berlín. Pero ojito con los movimientos sociales y la sociedad civil alemana porque pueden darles una sorpresa a aquéllos que los subestimen.

Un ejemplo: la actual inicitiva ciudadana que persigue la convocatoria de un referéndum sobre la continuidad en el cargo del alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, quien está empezando a perder la poca gracia que le quedaba por los diferentes escándalos de corrupción de su gobierno y por la evidente incapacacidad de gestión que está demostrando, por ejemplo, en el empastre en toda regla que supone la construcción del aeropuerto internacional de Berlín-Bradenburgo.

Pero Klaus Wowereit, 'Wowie' para los amigos, parece tranquilo e incluso brinda por el brillante futuro de la capital alemana:

Todas contra Wowie, todos contra Annie.

Imagen de A. Shopenhaua

El 15M

El 15M

por

A. Shopenhaua

"Vamos lento porque vamos lejos"; era uno de los lemas del 15M cuando toda esa gente sin vocación política abarrotaba las plazas volcándose con la causa (¿qué causa por cierto?).

Pese a no ser el lema más popular era probablemente el que tenía más sentido de todos.

Muchos ya ni recuerdan la efeméride del 15M ¿Qué pasó aquel día? ¿Hubo un golpe de estado militar? ¿Algún rey salió en la tele abdicando? ¿Se ganó un mundial o algo?

Nada de eso, pasó que un montón de gente sin experiencia quería cambiar un país de la noche a la mañana, o tumbar un gobierno, o influir en las elecciones autonómicas de la semana siguiente (resultado mayoría absoluta del PP), o incluso en las generales de unos meses después (resultado mayoría absolutista de Rajoy). NADA, no pasó NADA de eso.

Imagen de El Perro Salvaje

La distracción como forma de desinformación

Anuncio a mis lectores que cedo mi espacio a Alfredo Tarre para que utilice Berlunes como plataforma para expresar su disgusto acerca de un tema muy grave. Le doy la palabra...

A ver, vamos al grano porque mi intención es que todos lean esto hasta el final.

En mi condición de venezolano he seguido los acontecimientos de los últimos días muy de cerca. Lo más cerca que me permite la condición actual de la libertad de prensa en Venezuela. Ustedes probablemente no lo sepan, pero en Venezuela es ilegal informar acerca de cualquier acontecimiento que pueda suponer un riesgo para el poder establecido, es decir, cualquier información que el estado determine como "subversiva".

La llamada Ley Resorte prohibe difundir en los servicios de radio, televisión y medios electrónicos mensajes “que pudieran constituir propaganda de Guerra”; “manipulaciones mediáticas dirigidas a fomentar zozobra en la ciudadanía o alterar el orden público”; “destinados a desconocer autoridades legítimamente constituidas, irrespetar a los Poderes Públicos o personas que ejerzan dichos cargos” o “aquellos que pudieran inducir al magnicidio“.

Imagen de A. Shopenhaua

Tram vs. UBahn, Este vs. Oeste

Tram vs. UBahn; Este vs. Oeste

Debido a estrategias diferentes de planificación del transporte urbano durante los años de separación, Berlín sigue teniendo hoy en día dos estructuras de transporte muy diferenciadas.

El Oeste se mueve más rápido con sus metros bajo tierra.

El Este lleva un ritmo más pausado con el tranvía.

Por encima de ellos está el SBahn que vendría a ser un metro más rápido

Aquí tienen un mapa interactivo donde se ve todo el transporte de Berlín en tiempo real.

Muy suyo

A. Shopenhaua

 

Imagen de A. Shopenhaua

Alemania, país de matasanos

Alemania, país de matasanos

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola buenos y saludables días a todos, soy Shopenhaua profesor de todo esto.

Hoy voy a hablar un tema que les preocupa, und zwar: la salud. Ya saben de aquella canción "tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor; y el que no tenga salud que no cante". En realidad no era así pero ya saben, sin salud no hay nada, tómese unas bolitas de árnica que se pondrá mejor.

Hay un dicho que es muy famoso, es mío:

¿Saben lo que les pasa a los que han conseguido tener mucho mucho mucho... pero mucho dinero?

Que al final cuando son muy ricos... se mueren.

Y esto es así.

Funciona

Imagen de Juanma

Berlín Parque Temático S.A.

Cuando los turistas pasean por la Oranienstrasse, se fotografían frente a la Puerta de Brandeburgo y la East Side Gallery, o piden un milchkaffe (café con leche) en un bar super cool de la Rosenthaler Platz, esos turistas ya no se encuentran en Berlín sino en una reproducción mercadotécnica de lo que un día fue la capital alemana, cuyas algunas de sus esquinas están ya irremediablemente convertidas en una marca de consumo como lo son Barcelona, París o Londres. Eso es así como lo es que las cosas caen por su propio peso o por la fuerza de la gravedad, como diría el inútilmente grande César Alierta-representante de la Marca España, o como que el profesor Schopenhaua parapeta su mediocridad tras una insufrible arrogancia.

El primer párrafo de este post no es una opinión mía: se trata de la tesis del periodista y crítico teatral Peter Laudenbach, quien sabe algo más que tú, que yo y que Shopenhaua sobre el desarrollo de Berlín como producto de consumo turístico. Más que nada porque ha escrito un libro, muy bueno por cierto, sobre cómo el poder político de la capital alemana, con el (ex)socialdemócrata Klaus Wowereit a la cabeza, ha diseñado e implementado de manera sistemática durante los últimos años una estrategia para colocar a Berlín en lo más alto del ránking turístico mundial. Lamentablemente, con éxito.

El librito en cuestión se llama Die elfte Plage, cuesta 13 euros y podéis leer sus primeras páginas GRATIS (tu palabra favorita) en el siguiente enlace: http://www.edition-tiamat.de/Textproben/Plage1-13.pdf

Die elfte Plage

Imagen de A. Shopenhaua

Tener coche en Berlín

Tener coche en Berlín

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola, buenos días a todos, soy Shopenhaua, soy demagógico y mala persona cuando NO están de acuerdo con mi opinión y todo lo contrario cuando SÍ están de acuerdo con mi opinión. Recibo ataques a mi persona y nunca BUENOS argumentos cuando NO están de acuerdo y elogios cuando SÍ están de acuerdo. Así son ustedes, todo sabiduría y raciocinio.

Hoy voy a abordar un tema que está bastante de actualidad, und zwar: tener o no tener coche en Berlín.

Una cosa está clara, para tener un coche hay que tener algo de dinero y ganas de gastarlo en su comodidad, si no se tienen algunos ingresos pues entonces aunque se quiera comodidad no se puede tener coche. La frase no siempre funciona al revés, no todos los que tienen ingresos tienen coche, y tal vez no es un tema de comodidad.

Berlín es una ciudad con unas posibilidades de transporte excepcionales, hectómetros de carriles bici, bus, tranvías, metros, S-Bahn, trenes regionales, ferrys, velotaxis, segways y drogas para viajar. También tiene taxis mercedes y una gran oferta en carsharing.

Lo primero que hay que saber para tener un coche es saber cúanto cuesta un coche.

Bah bah, no me jodas Xupamelahaua, te vas ahí al Autoscout y te compras un coche por 100 euros.

Ahorrar en la comida para pagar el coche

Imagen de Frau Dulenta

La canción de el/la emigrante 2.0

Les proponemos un nuevo concurso.

Quizás algunos conozcan aquella copla que atrás en el tiempo quedó y que se titula “El Emigrante”, un tema que el maestro Valderrama presentó en los albores de los años 60. Aquellos tiempos en los que hordas de españoles se lanzaban, como hoy en día, a la búsqueda de un futuro mejor. En fin, un soniquete vintage con cuyo contenido algunos emigrantes ya no nos sentimos del todo identificados/as.

No se equivoquen, aquí la que escribe es fan number one de la Copla. Pero han cambiado muchas cosas desde que en las ondas se oyera incansablemente “me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil”. Ya no vamos con maleta de cartón, ni con una gallina como compañera de viaje, … y si, algunos sentimos profunda melancolía a ratos cuando nos acordamos de los nuestros, de nuestra tierra, de sus olores y sabores, etc.

Pero lo que verdaderamente echo yo en falta ahora son nuevas letras que cuenten todas esas nuevas historias que suceden hoy en día. Puesto que el actual fenómeno migratorio difiere bastante del anterior, la coplilla que lo acompañe también lo debería de ser.

En definitiva, les proponemos un gran reto: crear una nueva canción de el/la emigrante que se adapte a los tiempos actuales. ¡Queremos aires nuevos en el expatriado mundo sonoro!

Imagen de A. Shopenhaua

Pagar por (no) ver la tele

Pagar por (no) ver la tele

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola buenos días a todos y bienvenidos a mis clases, tomen asiento asiendo el asiento.

Hoy voy a hablar de cosas sobre las que están de acuerdo conmigo y por lo tanto hoy mi clase ya no les parecerá ni demagógica ni desproporcionada ni fuera de contexto como cuando hablé de la prostitución y de la droga en Berlín.

Si ustedes viven en Alemania, incluído Berlín, es muy probable que hayan recibido una carta en la que se les reclama un importe de dinero. A usted pagar no le gusta porque usted cree que todas las cosas que le interesan deberían ser gratis, siendo esta última su palabra favorita, típica de un comunista que lo es solo cuando le conviene, como usted. La carta está remitida por ARD ZDF Deutschlandradio Beitragsservice que vendría a traducirse al español como el cobrador del frac de RTVE.

A pagar hijos de puta

Imagen de Juanma

Der spanische Fussball macht die deutsche Sprache kaputt

Lo confieso. Yo ya lo he probado absolutamente todo: cursos malos y baratejos en escuelas privadas; cursos caros y buenos en el Goethe Institut; tándems en España y en Alemania con mujeres y hombres de toda tendencia sexual que, desgraciadamente, no desembocaron en sexo (porque eso lo sabe todo el mundo: los tándems se hacen para FOLLAR, aprender la lengua extranjera es secundario); audiolibros; tediosas lecturas de diarios y revistas; películas en versión original con subtítulos; películas en VSO sin subtítulos; la Volkshochschule ahí, llena de españolaz@s y con una profesora germanoriental que desconocía el significado de la palabra "didáctica"; la mierdosa televisión alemana, desde ARTE hasta RTL (ésta última es igual de insultante que el Bild Zeitung, pero en versión audiovisual); libros de Grass, Brecht, Kafka y compañía; y así un largo etcétera...

...pero nada, no hay manera. No acabo de alcanzar un nivel de alemán que me permita sentirme orgulloso de mi mismo. Digásmolo así: despues de unos cuantos años en Berlín, tengo el suficiente conocimiento pasivo de alemán como para llevar una vida medianamente cómoda y sin sobresaltos, pero mi conocimiento activo del idioma (manejo eficaz y rápido del vocabulario, construcciones gramaticales SIN errores, giros lingüisticos, bromas, etcétera) está lejos de ser satisfactorio tanto para mí como para mis interlocutores germanos, que demasiado a menudo siguen frunciendo el ceño, típico gesto del "Muttersprachler" (hablande nativo, en alemán) cuando le doy una patada en los huevos a las reglas gramaticales y de pronunciación del Hochdeutsch.

En ese sentido, me puedo sentir orgulloso de ser un mediocre español medio-típico. O lo que es lo mismo: un BUEN español. Porque no nos engañemos: l@s españ@les, con contadas excepciones, NO somos buenos con los idiomas extranjeros. Y si mi albaceteño pueblo, Campoalbillo, no está en España, ¿dónde está si no?