Imagen de A. Shopenhaua

Tener coche en Berlín

Tener coche en Berlín

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola, buenos días a todos, soy Shopenhaua, soy demagógico y mala persona cuando NO están de acuerdo con mi opinión y todo lo contrario cuando SÍ están de acuerdo con mi opinión. Recibo ataques a mi persona y nunca BUENOS argumentos cuando NO están de acuerdo y elogios cuando SÍ están de acuerdo. Así son ustedes, todo sabiduría y raciocinio.

Hoy voy a abordar un tema que está bastante de actualidad, und zwar: tener o no tener coche en Berlín.

Una cosa está clara, para tener un coche hay que tener algo de dinero y ganas de gastarlo en su comodidad, si no se tienen algunos ingresos pues entonces aunque se quiera comodidad no se puede tener coche. La frase no siempre funciona al revés, no todos los que tienen ingresos tienen coche, y tal vez no es un tema de comodidad.

Berlín es una ciudad con unas posibilidades de transporte excepcionales, hectómetros de carriles bici, bus, tranvías, metros, S-Bahn, trenes regionales, ferrys, velotaxis, segways y drogas para viajar. También tiene taxis mercedes y una gran oferta en carsharing.

Lo primero que hay que saber para tener un coche es saber cúanto cuesta un coche.

Bah bah, no me jodas Xupamelahaua, te vas ahí al Autoscout y te compras un coche por 100 euros.

Ahorrar en la comida para pagar el coche

Imagen de Frau Dulenta

La canción de el/la emigrante 2.0

Les proponemos un nuevo concurso.

Quizás algunos conozcan aquella copla que atrás en el tiempo quedó y que se titula “El Emigrante”, un tema que el maestro Valderrama presentó en los albores de los años 60. Aquellos tiempos en los que hordas de españoles se lanzaban, como hoy en día, a la búsqueda de un futuro mejor. En fin, un soniquete vintage con cuyo contenido algunos emigrantes ya no nos sentimos del todo identificados/as.

No se equivoquen, aquí la que escribe es fan number one de la Copla. Pero han cambiado muchas cosas desde que en las ondas se oyera incansablemente “me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil”. Ya no vamos con maleta de cartón, ni con una gallina como compañera de viaje, … y si, algunos sentimos profunda melancolía a ratos cuando nos acordamos de los nuestros, de nuestra tierra, de sus olores y sabores, etc.

Pero lo que verdaderamente echo yo en falta ahora son nuevas letras que cuenten todas esas nuevas historias que suceden hoy en día. Puesto que el actual fenómeno migratorio difiere bastante del anterior, la coplilla que lo acompañe también lo debería de ser.

En definitiva, les proponemos un gran reto: crear una nueva canción de el/la emigrante que se adapte a los tiempos actuales. ¡Queremos aires nuevos en el expatriado mundo sonoro!

Imagen de A. Shopenhaua

Pagar por (no) ver la tele

Pagar por (no) ver la tele

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola buenos días a todos y bienvenidos a mis clases, tomen asiento asiendo el asiento.

Hoy voy a hablar de cosas sobre las que están de acuerdo conmigo y por lo tanto hoy mi clase ya no les parecerá ni demagógica ni desproporcionada ni fuera de contexto como cuando hablé de la prostitución y de la droga en Berlín.

Si ustedes viven en Alemania, incluído Berlín, es muy probable que hayan recibido una carta en la que se les reclama un importe de dinero. A usted pagar no le gusta porque usted cree que todas las cosas que le interesan deberían ser gratis, siendo esta última su palabra favorita, típica de un comunista que lo es solo cuando le conviene, como usted. La carta está remitida por ARD ZDF Deutschlandradio Beitragsservice que vendría a traducirse al español como el cobrador del frac de RTVE.

A pagar hijos de puta

Imagen de Juanma

Der spanische Fussball macht die deutsche Sprache kaputt

Lo confieso. Yo ya lo he probado absolutamente todo: cursos malos y baratejos en escuelas privadas; cursos caros y buenos en el Goethe Institut; tándems en España y en Alemania con mujeres y hombres de toda tendencia sexual que, desgraciadamente, no desembocaron en sexo (porque eso lo sabe todo el mundo: los tándems se hacen para FOLLAR, aprender la lengua extranjera es secundario); audiolibros; tediosas lecturas de diarios y revistas; películas en versión original con subtítulos; películas en VSO sin subtítulos; la Volkshochschule ahí, llena de españolaz@s y con una profesora germanoriental que desconocía el significado de la palabra "didáctica"; la mierdosa televisión alemana, desde ARTE hasta RTL (ésta última es igual de insultante que el Bild Zeitung, pero en versión audiovisual); libros de Grass, Brecht, Kafka y compañía; y así un largo etcétera...

...pero nada, no hay manera. No acabo de alcanzar un nivel de alemán que me permita sentirme orgulloso de mi mismo. Digásmolo así: despues de unos cuantos años en Berlín, tengo el suficiente conocimiento pasivo de alemán como para llevar una vida medianamente cómoda y sin sobresaltos, pero mi conocimiento activo del idioma (manejo eficaz y rápido del vocabulario, construcciones gramaticales SIN errores, giros lingüisticos, bromas, etcétera) está lejos de ser satisfactorio tanto para mí como para mis interlocutores germanos, que demasiado a menudo siguen frunciendo el ceño, típico gesto del "Muttersprachler" (hablande nativo, en alemán) cuando le doy una patada en los huevos a las reglas gramaticales y de pronunciación del Hochdeutsch.

En ese sentido, me puedo sentir orgulloso de ser un mediocre español medio-típico. O lo que es lo mismo: un BUEN español. Porque no nos engañemos: l@s españ@les, con contadas excepciones, NO somos buenos con los idiomas extranjeros. Y si mi albaceteño pueblo, Campoalbillo, no está en España, ¿dónde está si no?

Imagen de A. Shopenhaua

Droga en Berlín

Droga en Berlín

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola buenas tardes, hace unos días hablé de la prostitución en Berlín, de como se había disparado el número de prostíbulos y prostitutas en la ciudad debido a una ley demasiado laxa. Hice un análisis y di mi opinión de qué debería hacerse al respecto, und zwar: aplicar en toda la EU la ley sueca que castiga al consumidor de prostitución y al proxeneta y que descriminaliza a la prostituta. Esto generó un centenar de comentarios y como yo esperaba los que más me atacaron fueron hombres, esgrimían los típicos argumentos de "cada uno que haga lo que quiera" tal, pocas o ninguna mujer defendió la legalización de la prostitución.

Estaba claro que ahora le tocaba el turno a la droga, tema del que ustedes creen saber mucho, pero antes de proseguir vamos a visionar dos vídeos. Presten mucha atención a lo que se dice.

En efecto, el Parguela y el Tomate de Muchamiel, Alicante. Puestos de farlopa hasta arriba dejando frases para la posteriad.

"El placer de meternos 5 pollos o 10 toda la peña que habemos aquí, de buena mañana (2 manotazos) que es como entra la coca. La poli se mete, hasta el presidente del gobierno se mete, a mi que no me jodan hombre"

Imagen de A. Shopenhaua

Prostitución en Berlín

Prostitución en Berlín

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola buenos días a todos, hoy la clase va sobre un tema importante que me procupa mucho, la prostitución.

Berlín es probablemente la ciudad con más prostíbulos de toda Alemania, lo que la convierte probablemente en la ciudad con mayor número de prostíbulos y prostitución de toda Europa. Se estima que en Berlín hay unas 10.000 prostitutas (no hay datos oficiales) y que la tendencia es al alza, muy al alza. ¿Y por qué? ¿Porque los Berlineses son unos salidos? ¿Porque no hay nada mejor que hacer? No

Porque la prostitución es legal y está regulada como cualquier otro negocio (la izquierda lo hizo esto).

Imagen de Frau Dulenta

Compartiendo Espacio-Tiempo con Diego Agulló

Un día, un vídeo llegó a mis ojos...

El vídeo y la curiosidad me llevaron hasta uno de sus directores.

Imagen de A. Shopenhaua

Autobahn

Autobahn

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. A. Shopenhaua

Hola, feliz año nuevo a todos, a ver lo que les dura nuevecito así, sin romperlo, no como el anterior.

Hoy voy a hablar de un tema que me importa mucho, und zwar: el transporte de una persona que pesa 80 kg con máquinas de más tres toneladas y a velocidades que superan los 170 km/h.

A mí el concepto de coche urbano me resulta repugnante, es probablemente después de las cápsulas Nespresso lo más estúpido que ha hecho el ser humano. Pero yo a usted le entiendo, usted vive en un pueblo y necesita entonces leer bien mi frase anterior.

Los alemanes andan machacando a Europa entera con el tema de la austeridad, ya saben, eso del ahorro en gasto sanitario, en educación, en ciencia, en cuidados a personas desfavorecidas, en inversión en renovables y en cultura no taurina, de manera que se pueda tener dinero para comprar sus coches. Psst.

Alemania está muy interesada en que el mundo entero ahorre para comprar sus coches, siendo esta probablemente la industria (y lobby dazu) más potente que hay en este país.

Imagen de Andreu

Sobre guerras secretas e intereses bastardos

La indignación desplegada por el Gobierno de la canciller Angela Merkel y el aparato diplomático de la República Federal Alemana ante el espionaje masivo de Estados Unidos en suelo alemán es puro teatro. Ésa es la conclusión a la que uno llega tras leer el recomendable libro Geheimer Krieg ("Guerra secreta") escrito por los periodistas Christian Fuchs y John Goetz. 

Cuando hace unos meses, y gracias a las filtraciones hechas por el extécnico de los servicios secretos estadounidenses Edward Snowden (todavía refugiado en Moscú a la espera de un salvoconducto), la prensa alemana desveló que EE.UU. había estado interviniendo durante años el teléfono móvil de Merkel, de otros parlamentarios alemanes así como las comunicaciones de millones de ciudadanos residentes en Alemania, el establishment político germano se echó las manos a la cabeza, calificó las escuchas de "inadmisibles" y exigió explicaciones "inmediatas" a Washington. El embajador de estadounidense en Alemania incluso fue llamado a consultas por primera vez en la historia moderna de las relaciones de ambos países. El barrio político de Berlín parecía recuperar así las atractivas esencias de las novelas de espionaje tan típicas de la Guerra Fría.

Tras meses de intensas investigaciones, el periodista estadounidense John Goetz, quien trabaja en Alemania desde hace dos décadas, lo tiene claro: los servicios secretos de EE.UU. ni han dado ni dan un solo paso en suelo alemán sin el beneplácito del espionaje alemán, y por tanto, del Gobierno federal. O mejor dicho: los servicios secretos estadounidenses cuentan con absoluta carta blanca de Berlín para actuar cuando y como crean necesario en territorio germano, básicamente porque Alemania es un elemento fundamental de la política exterior y de seguridad de Estados Unidos y porque "el aparato militar alemán y estadounidense son inseparables, la misma cosa", en palabras del propio Goetz.

Imagen de Berlunes

Feliz 2014

Buenos días, queridos lectores de Berlunes.
 
Como es habitual en estas fechas y dado que nuestros redactores se encuentran de vacaciones, vamos a hacer un resumen ejecutivo de la actividad de esta web en el año que se ha ido. Lo hacemos porque nos gusta mirarnos al ombligo, pero sobre todo porque hasta que los artistas vuelvan a los escenarios, los profesores a las aulas y los caraduras a las tropelías, no tenemos nada mejor que contarles.
 
Cuando hace doce meses les deseábamos un feliz 2013, decíamos que 2012 había sido el año más denso de la historia de Berlunes. Pues bien, nos llena de orgullo y satisfacción poder desearles lo mejor para 2014 diciéndoles que 2013 superó con creces a 2012 en cuanto a actividad, frikismo y felicidad berlunera.
 
En 2013 leyeron en esta web un total de 151 artículos. Fue el año de las entrevistas, un total de seis. Fue el año en el que recibimos a Rajoy bajo un cielo gris plomizo frente a la Cancillería. El año en el que una orquesta compuesta por 17 músicos canalizó su indignación frente a la Embajada Española al ritmo de la melodía de "El Padrino". El año en el que nos colamos en el Bundestag y el año en el que muchos de ustedes se rascaron el bolsillo para que nuestro libro sea una realidad en 2014.