¡Pobres alemanes!

Imagen de Paquito

Yo soy medio alemán y siempre he estado superorgulloso de ello. En el pueblo donde creci, Sueca, en los años 80 había registrados tres extranjeros; uno era mi madre. En Sueca, aunque la palabra todavía no existiese, era cool ser alemán. Allí eramos "los alemanes" y estabamos superintegrados pues mi padre era nativo de la terreta y nosotros, incluida mi madre, parlavem Valencià.

Desde que estoy en Berlín me he ido dando cuenta de un fenomeno extraño para un español; para muchos alemanes, cuanto más akademiker sean peor, ser alemán no es nada cool.

Sobre todo serlo en el extranjero.

- Los alemanes siempre nos reuimos entre nosotros cuando estamos fuera, me dijo el otro día un colega - nos avergonzamos de ser alemanes.

A mi en el colegio los niños en broma a veces me decían "Heil Hitler" con el brazo levantado, yo me reia y nunca se me ocurrió que hubiese algo de lo que avergonzarse. Tampoco nunca ningún profesor hizó, que yo recuerde, ningún comentario al respecto. ¡Todo supernatural!

Y es que los españoles somos superguais, así es que, ¡alemanes, podeís (podíais, hasta hace poco, Merkel es peor que Hitler, eso lo tiene claro cualquier español residente en Espana) ir tranquilos por el mundo! ¡No os avergonceis de nada! ¡Nosotros no pensamos en esas categorias!! Tomar ejemplo de nuestra levedad, nuestra guerra pasó, los jovenes no sabemos nada sobre ella, a parte de que había uno que se llamaba Franco al que no le gustaban los comunistas. Nosotros hicimos borrón y cuenta nueva, además con la ley de amnistia quedaron todos -los comunistas- absueltos (los otros nunca pensaron que hubiese que absolverlos de nada) y ahora todos tan amigos, ya nos veis.

Y, por cierto, de la conquista de América estamos superorgullosos y nos paseamos por todo el continente con la nariz bien alta.

Así es que, alemanes, un consejo, dejar de darle tanta importancia al pasado y mirar hacia adelante: y si no sabeís como hacerlo fijaros en nuestros politicos.
 

Comentarios

- Los alemanes siempre nos reuimos entre nosotros cuando estamos fuera, me dijo el otro día un colega - nos avergonzamos de ser alemanes.

Como los espanoles.

Sin duda hay que rehuir este artículo...

mi experiencia en el extranjero y como mujer de un alemán, es la contraria. Ellos no se suelen juntar entre ellos, porque intentan aprender el idioma del país receptor y están abiertos a cosas nuevas. Cosa que entiendo desde que vio en Alemania. Si vives fuera de ella, lo último que quieres es relacionarte con alemanes. Tampoco son de los primeros a los que yo invitaría a una fiesta, son gente noble e inteligente, pero bastante aburridos.