Un poco de decadencia turístico-imperial y de multiculturalismo de pandereta

Imagen de Andreu

Hay ocasiones en las que la realidad es capaz de superar a la peor de tus pesadillas. Imagina que estás soñando con una plaza de toros atestada con más de 9.000 alemanes quemados por el sol, destilando alegría vacacional y jaleando a una de sus conciudadanas, cuya hazaña consiste en hacer 'hula hoop' con una rueda de camión de cincuenta kilos de peso. Seguro que te despertarías sobresaltado y empapado de sudor. Pues tiembla, porque lo que acabo de describir ocurrió el domingo pasado. Fue la edición especial del popular programa Wetten dass,...? y no es ninguna broma. Es cierto.

El programa de la ZDF hizo todo un despliegue de medios y alquiló la plaza de toros de Mallorca, o de "Malle", como diría cualquier miembro del proletariado alemán que mantiene ocupada de facto una parte de la isla. Allí se desplegó un espectáculo cargado de la barroca decadencia tan típica de las épocas de crisis sistémicas como la que tenemos el placer de disfrutar en estos tiempos. Una "tardía decadencia romana", como diría nuestro estimado Westerwelle. El programa, que consiste en invitar a gente corriente y moliente que se autoimponen retos de mayor o menor dificultad (eso, al fin y al cabo, es lo de menos), no defraudó a su público. Lo siguieron más de ocho millones de espectadores.

Un breve resumen del difícilmente clasificable espectáculo: Daniel Rall de Hornberg consiguió saltar 15 vallas con su bicicleta bmx ante la perpleja mirada del desgraciado Michael Ballack. Sabrina Wasserthal, de Soltau, consiguió hacer hula hoop con la ya mencionada rueda de camión de 50 kilos durante dos minutos. Y fue elegida la reina de la noche. Pero seguida muy de cerca por Ralf y Martin, de Meckenheim, que consiguieron reconocer con los ojos vendados con balones de fútbol el sabor de los 50 diferentes tipos de salchichas que se venden en todos los estadios de la Bundesliga. ¿Quién dijo que los alemanes no saben divertirse?

Ese mismo domingo, y a cambio de esta desenfadada y desacomplejada muestra de turismo televisivo de corte imperialista y garrulo, la capital alemana le dio a la oportunidad a la otrora gloriosa España, en compañía de otras naciones hermanas también antaño gloriosas, de ofrecer por las calles de Berlín una muestra de su cultura, absolutamente libre, por cierto, de tópicos y lugares comunes. Miren si no el espectáculo organizado por Laura La Risa. La risa. Sí, fue el Carnaval de las Culturas. Multiculturalismo de pandereta y garrafón. Esperamos con ansías su próxima edición. Mientras tanto, que siga la farsa.

Su voto: Nada Promedio: 10 (3 votos)
 

Comentarios

Imagen de Susana V

me

pregunto si Lionel Richie estaría pensando la letra de su próximo hit mientras observaba a la esforzada sabrina. A todo esto, qué hacía ahí Lionel Richie??? xD

uff no es la primera vez que

uff no es la primera vez que montan ese tinglado en la plaza de toros de palma...una pena que no actuara roberto blanco para ya tener el freak-show al completo...