¡¡¡Que vienen los reyes!!!

Imagen de Juanma

¡Hola amig@s!

Todavía no estamos en navidad ni a principios de enero, pero los reyes ya vienen a Berlín. Bueno, en realidad, estos reyes no son magos, ni tampoco traen regalos ni carbón. Son los reyes de España, Felipe (VI) y Letizia (con z), los que este lunes 1 de diciembre nos visitarán en la capital alemana.

Felipe y Letizia se reunirán con el presidente federal de Alemania, Joachim Gauck. Me pregunto si los reyes le preguntarán a Gauck cómo es eso de ser elegido como jefe de un Estado, en lugar de heredar ese puesto por mero derecho sanguíneo por el que Felipe es ahora jefe de todo el tinglado, incluidas las fuerzas armadas, sólo por ser el primogénito del monarca emérito.

Feli y Leti también se verán con la canciller Angela Merkel, con el alcalde saliente de Berlín, Klaus Wowereit, así como con empresaurios alemanes. Lamentablemente, los reyes no se reunirán con ninguno de los miles de expatriad@s español@s que hemos venido a buscarnos la vida a estas tierras del norte. Cosas de la agenda, supongo.

Los amigos de Friends of Spain han salido a la calle para preguntar sobre la visita real. Dentro video:

Opiniones para todos los gustos. Sólo tengo una pregunta: cuando la gente dice que los reyes están muy preparados, ¿preparados para qué? ¿Para saludar con la mano levantada en las audiencias de palacio? ¿Para pronunciar los discursos sin chicha ni limoná que les escribe el Gobierno de turno? ¿Para pasear palmito en las regatas de verano frente a las costas mallorquinas? ¿O para llenar las portadas de la prensa rosa nacional y extranjera?

Pregunto todo eso para dar aliento a los miles de expatriad@s de sangre roja que están muy, pero que muy preparad@s para desarrollar cualificados trabajos de investigación universitaria o directivos en empresas privadas, y que sin embargo están sirviendo cafés y copas por 5 euros la hora.

Yo soy un republicano convencido que, como mi abuelo Juan Manuel Inhiesta Pardeza que en paz descanse, respeta profundamente a los monárquicos y/o juancarlistas. A cambio pido que los monárquicos y/o juancarlistas me respeten a mi. No es mucho pedir. Como republicano convencido, me gusta pronunciar en voz alta y sin miedo la palabra R-E-P-Ú-B-L-I-C-A; y porque me gusta la cosa pública, no tengo miedo a preguntarle a la gente qué tipo de Estado quiere. Sí, me gusta el derecho a decidir.

Lamentablemente, a buena parte de la clase política nacida en la transición no le gusta abordar debates ya instalados en la sociedad española. Por eso, el bipartidismo menguante, con el apoyo o abstención de los nacionalismos burgueses periféricos, cerraron en falso el debate sobre monarquía o república para que Felipe pudiera pronunciar en el Congreso de los Diputados las siguientes palabras el pasado 19 de junio:

De aquellos barros, estos Podemos...

Que dice Felipe que en su España cabemos todas, que sí, que no nos preocupemos. Pero yo me preocupo, Felipe, porque a mi y a tod@s l@s que no tuvimos la oportunidad de refrendar la Constitución de 1978 nunca nos preguntaron qué forma de Estado queríamos, y porque, a pesar de ser mayor de edad y de tener derecho a voto, me siguen tratando como a un niño y no como a un ciudadano adulto, con sus derechos (como el de votar) y sus deberes (como el de respetar la ley vigente).

Por todo ello, este lunes 1 de diciembre, un grupo de español@s se reunirá frente a la Puerta de Brandeburgo a partir de las 14:00 para expresar su deseo de elegir democráticamente entre monarquía y república, y darle así la calurosa bienvenida que merecen Felipe y Leitizia cuando estos aparezcan sobre las 14:40 frente a la simbólica puerta para saludar a l@s congregad@s con la mano levantada.

Aquí está la info de la convocatoria: https://www.facebook.com/events/661003967353419/

Allí habrá de todo: gente con elefantes morados, tipos con trompetas que tocarán el himno de Riego y manifestantes con pancartas con un número de una cuenta bancaria suiza. Y todo ello será posible porque Alemania no es Españistán, ni Berlín es Madrid: aquí no habrá policías que obliguen a la gente a guardar sus banderas republicanas ni quitarlas de los balcones, ni tampoco antidisturbios que revienten a hostias a aquell@s que expresen pacíficamente su voluntad republicana, como ocurrió en Madrid el día de la coronación de Felipe:

Hostias reales para l@s republican@s. 

Madrid no siempre es una fiesta, real.

¿Pero aquí no cabiamos tod@s, Felipe?

La monarquía a veces duele.

Por todo eso, por mi sangre roja y por mucho más, les cambio su reino por un poco de caballo...

VIVA LA R-E-P-Ú-B-L-I-C-A

Su voto: Nada Promedio: 7 (10 votos)
 

Comentarios

Imagen de A. Shopenhaua

Lo puso ahí la historia

En efecto Sr. Becario.

La primera institución española a eliminar es la monarquía. La monarquía no la ha votado nadie, la ha puesto ahí la historia, una historia de mierda, que es la historia española.

Salud y república a todos.

Veremos hasta que nivel aguanta la libertad de expresión en Alemania.

Muy suyo

A. Shopenhaua

La simpática advenediza

El “usteo” muestra un frío distanciamiento, pero Señor Schopenhaua, la distinción con la que me dirijo a usted es una muestra de veneración y absoluto respeto. (De paso le hago saber que temo más su elocuencia que a un dentista alemán, así que no se mosquee con esta tontaina)
Perdí una tarde lluviosa leyendo la historia de los Borbones y esa noche no cené y me constó concentrarme en mi lectura favorita.
Es el azar, a mi entender, lo que determina si uno nace rey o plebeyo.
Si tuviese el coraje de ir más allá, tal vez reflexionase acerca de lo que esa caprichosa casualidad, prescindiendo del ADN, puede hacernos al aterrizar en esta existencia. Me entran sudores fríos, en realidad nada le reprocharía a Dios si yo hubiese nacido gato doméstico en el seno de una familia francesa.
A medida que voy madurando me resulta más y más absurda la institución monárquica. Deseo añadir al respecto que si una reina es un ser humano excepcionalmente humilde y compasivo debe verse en ello, una vez más la acción del azar. Me refiero a las fotografías de la reina Sofía adoptando a una perrita que fue abandonada. Tengo mi corazoncillo ¿Sabe?
Nada, que me alegro de tener algo en común con usted, ya me gustaría que ese algo fuese un poco de su ingenio pero…. Que tenga un buen día.

La misma

Ostras ostras, he vuelto a meter la pata. Si es verdad que los errores enseñan, debo ser una lumbreras como la copa un pino. Sr. Becario, le pido disculpas por haber respondido al Sr. Schopenhaua en su articulo. Soy despistada. Qué se le va a hacer, no me lo tenga en cuenta a la hora de puntuar.

Que vienen!

Vaís a tocar otra vez la del padrino?

voy

con éste?. Pues mira cómo son estos "azules"

Hombe, a mi la monarquía me

Hombe, a mi la monarquía me parece como sistema de gobierno algo anticuado, ahora bien, como es algo que impuso el difunto Franco (Dios lo tenga en su gloria) pueeeeessss.... ¡¡pistonudo, oiga!!!

¿Se han ido ya?

¿Con viento fresco? Puente de plata