Rotationseuropäer

Imagen de Paquito

¡Qué les pasa a los alemanes con la lengua!

No paro de tropezarme con nuevas palabras que me dejan temblando.

Hace ya tiempo que somos conscientes de que la biensonante y simpática palabra "gitano" es políticamente incorrecta. Zigeuner, su homólogo en alemán, ya no se puede utilizar. Es un insulto. Rotationseuropäer es la fórmula correcta actual. Uno se pregunta a quién se pretende proteger con estas fintas de la lengua.

A los gitanos seguro que no. Si seguimos así llegará un día en que la conciencia de culpa, de por sí ya bastante desarrollada en el alemán, pase a la lengua y de pronto quieran dejar de seguir siendo alemanes. ¿Qué querrán ser entonces? ¿Cómo querrán llamarse? ¿Qué pretenderán dejar atrás con ese nuevo nombre?

Nuevas investigaciones científicas muestran que el ser humano prefiere dedicarse a cambiar las formas que enfrentarse a los contenido. Bajo el lema: cambiamos el nombre y vemos a ver que pasa.

Personalmente prefiero ser "Arbeitslos" que "Harz 4" o "Transferbezieher". Prefiero seguir siendo español que Rotationseuropäer, pero no hay nada que hacer solo es cuestión de tiempo.

Como decía Tomasi di Lampedusa: "Algo tiene que cambiar para que todo siga igual".