Sobre lugares abandonados, dinosaurios y almas en pena

Imagen de Mama Lobita

El año pasado mi mamá se empeñó en llevarse a Jonas a Mallorca. Cuando se cansó – él– de las playas, le montó una excursión en el parque temático Valle de los Dinosaurios.

Jonas se aburrió. Le pareció demasiado perfecto. “¡Pero si son dinousaurios!”, le persuadía...

Entonces Jonas le contó a la abuela que en Berlín también tienen un parque con dinosaurios: el Spreepark en Treptower Park, un parque de atracciones de la República Democrática Alemana abandonado que se puede visitar legalmente los fines de semana con un trenecito, sin llegar a poder tocar a los reptiles ni la enorme noria.

Los que me conocéis sabréis que éste no es mi estilo: no, no lo he inducido yo a semejante visita. Los fines de semana que le toca a su papá, se dedican a menudo a visitar lugares abandonados en Berlín. Fergus, el papá, a veces publica en un blog sobre lugares abandonados en la capital alemana y sus alrededores. Me parece muy cool, vintage, berlinés...

Leer el artículo completo en castellano | Leer el artículo completo en alemán

Su voto: Nada Promedio: 10 (1 vote)
 

Comentarios

Abandonado Berlín

Pero es que podríamos decir que Berlín está abandonado, y es precisamente ese abandono el que me ha llevado a visitarlo este año nada más y nada menos que 4 veces y lo peor de todo es que siempre me dejo algo en el tintero.. y eso que hablo de "allanamientos de morada" legales 100%..

Es increible la de cosas que puedes ver en esta ciudad si estás un poco informado de donde se encuentran; la cuna de la astronautica, el hospital donde Hitler se recuperó de sus heridas en la WW1, la antigua ciudad olímpica... cientos de lugares abandonados llenos de historia. Y ya no digamos los que no están abandonados pero se pueden visitar por lo legal como Tempelhof, la colina del Diablo, el estadio olimpico, la carcel de la Stasi...

Y es que Berlín no sería Berlín si no tuviera esos sitios descuidados, muchos de ellos abandonados y mohosos que todos los que la hemos visitado hemos visto.

De verdad, lo digo a los cuatro vientos: Berlín me encanta.

Saludos

Miguel