Spielhallen, Wettbüros, tragaperras en Berlín

Imagen de A. Shopenhaua

Spielhallen, Wettbüros, tragaperras en Berlín

por

Prof. Dr.-Ing. Rec. Nat. habil. Pol. Blog. Dem. Gas. Ilu. A. Shopenhaua

Hola a todos, buenos días, soy Shopenhaua, profesor de todo esto. Hoy voy a hablar de un tema que ha sido objeto de demanda por muchos de los alumnos und zwar, las tragaperras.

Vamos donde las luces que seguro que hay un fiestón!

Cuando cae la noche, Berlín, y Neukölln a la cabeza, se convierte en un sitio muy colorido, está todo lleno de unos locales con luces de neón en los que parece que haya fiestones dentro. Estos locales tienen denominación de origen, Spielhalle se llaman (Spiel=Juego, Halle=sala), pero pueden denominarse también de otras creativas maneras:

  • Spielcasino
  • Casino (a secas)
  • Spielothek
  • Spielcenter
  • Automatencasino
  • Spielsalon
  • Spielbank
  • Automaten
  • Automatenspiel
  • Casinothek
  • Spielland
  • Spielcafé
  • Frauencasino
  • su_palabra_favorita+spiel

Y así mil formas combinatorias de palabras, mientras lleve "Spiel", "Automaten" o "Casino" funciona, pruébenlo.

Cuántas veces en su barrio ha visto usted que estaban reformando los bajos de una casa y pensó, ah qué bien, por fin una cafetería, o una tiendita, o un barecillo nuevo---> gua gua gua (melodía triste) --> SPIELHALLE al canto. Ya va viendo usted como colocan el mismo cartelito stándard de 23h Spielspaß, Casinospaßspielsalonteke. Mierda de calle, piensa.

Pregunta:

Si en su barrio se instala una tienda de ropa Cuqui Latte Macciato que dispara los precios de los alquileres, entonces su calle se está gentrificando.  Pero si se instala un Automatencasino cada 100 metros ¿cómo se llama ese fenómeno?

Casinizieren

  • Mein Kiez ist gerade casiniziert worden
  • Was für eine Casinizierung hier
  • Ich casiniziere
  • Du casinizierts
  • usw.

Usted se está preguntando, ¿pero qué hay realmente dentro de esos sitios?

En el mejor de sus sueños usted se imagina algo como esto:

Spielspaß

Pero la triste verdad es que ...

"Spielspaß"

No vayan nunca a un Spielhalle, es una puta mierda depresiva, es como un after sin after, un bar sin bar, tan o más malo que la comida alemana de mensa de universidad, más malo que la droga y nunca mejor dicho.

Los Spielhalle en Alemania se hacen llamar Casinos, cuando usted oye la palabra casino usted piensa en James Bond y alguna de sus amantes, una ruleta, unos dados un Vodka con Martini mezclado no agitado... Nada de eso hay en los casinos de Alemania, solo ruina, soledad, desamparo.

Los Spielhalle son pequeñas salas enmoquetadas donde en el mejor de los casos hay una persona sentada frente a una máquina, lleva capucha, no interactúa con nadie, solo con su máquina, habla con ella, apreta unos botones y le da toquecitos a los lados. Sus pupilas están dilatadas por la tenue luz que envuelve a esos locales, están como hipnotizados por los soniditos y figuritas de las máquinas. de vez en cuando salen a la calle a llamar por teléfono a un ser querido para decir que se retrasan un poco para cenar.

Es una ruina.

Y en Berlín hay mucho de esa, como en casi todo Berlín tiene el récord de Casinos, máquinas tragaperras, Spielhallen, Internetcafes con Automaten y como le quieran llamar. También tiene el récord de ludópatas y de enfermos del juego.

Los putos casinos están por todas partes, crecen como setas, qué sería de la Sonnenalle sin sus casinos.

Sonnenalle Casiniziert

La Sonnenallee sería un lugar de puta madre sin sus casinos, porque tal y como está ahora da asco.

Los casinos solo valen para crear adictos al juego, ludópatas, y para lavar dinero, esa es su función. Es muy fácil lavar dinero en los casinos, ninguna autoridad puede controlar bien lo que se ingresa y se recauda, todo el dinero va en negro.

Las máquinas tragaperras están diseñadas para, cumpliendo la ley, esquilmar los bolsillos de los jugadores proporcionándoles la satisfacción de creer que pueden ganar algo.

El juego arruina muchas vidas y también arruina los barrios donde prolifera.

Los casinos pagan enormes cantidades de dinero por los alquileres y son muchísimo peor que las tiendas de latte machiatto y ropa cuqui. Nunca verá a un hipster jugar a una máquina tragaperras, en esto les doy la razón a los putos hipsters de mierda, decadencia occidental por antonomasia, pero no más que los casinos.

Por suerte hay gente que está en pie de lucha en contra de este tipo de negocio, y con muy buenos argumentos han conseguido que entre en vigor una ley mucho más dura, a ver si de una puta vez desaparecen esta mierda de locales que me arruinan la vista cada vez que paseo por Berlín y por Neukölln.

Me gustaría contarles más sobre los casinos y los Wettbüros, que no son más que centros de apuesta con similares características, donde aún se lava más dinero, pero no hay mucho que contar, son sitios sórdidos con gente apática y medio enferma. DA ASCO.

Mejor háganse veganos o expertos en gastronomía alemana que asiduos de casinos.

Muy suyo

A. Shopenhaua

Su voto: Nada Promedio: 8.9 (31 votos)