Turismo en Berlín: desarrollo sí, pero con sustentabilidad por favor

Imagen de mariangeles_holaberlin

Turismo en Berlín: desarrollo sí, pero con sustentabilidad por favor

Hace diez años los berlineses no se hubieran imaginado que su famoso muro y las huellas de la II Guerra Mundial iban a ser tan atractivos para el turismo, tanto nacional como internacional, convirtiendo a Berlín, con una gran ventaja, en la líder de las ciudades alemanas en lo que a cantidad de pernoctaciones al año se refiere. En el plano europeo, Berlín está en el puesto tres detrás de Londres y París.

Hoy en día el turismo es un motor de la economía local. Si consideramos los sectores que se benefician con él, tales como comercio, servicios, hotelería y restauración, la actividad aportó al PBI de Berlín en 2008 la nada despreciable cifra de casi 9 mil millones de Euros. Esto significa que unas 232.200 personas viven del turismo en Berlín, con un ingreso promedio de 17.187€ anuales.

 

agujero_berlin

Si el 2009 ya había sido un año récord, con 8,3 millones de visitantes y 18,9 millones de pernoctaciones, lo que va del 2010 se presenta aún más fuerte, con 6,7 millones de visitantes sólo hasta septiembre. Aún considerando meses de poco turismo como enero y febrero, se alcanzó ya en lo que va del año, un crecimiento del 10,5% con respecto al 2009.

Algunas cifras condensadas:

Visitantes alojados en Berlín en 2009 (en millones)

Crecimiento con respecto al 2008

Visitantes alojados en Berlín en 2010 (enero a septiembre)

Crecimiento con respecto al 2009

8,3

+ 4,5 %

6,7

+ 10,5 %

Pernoctaciones en 2009 (en millones)

 

Pernoctaciones en 2010 (enero a septiembre, en millones)

 

18,9

+ 6,2%

15,8

+ 11,7%

Las cifras del turismo en Berlín hablan claramente del crecimiento de este sector de la ciudad. Basta caminar por Unter den Linden o Kurfürstendamm, e incluso por zonas más remotas, no sólo ya en épocas vacionales, sino en cualquier época del año, para detectarlo. Y es que Berlín es hoy atractiva para todos los públicos, más allá de edades y proveniencias. 

En 2009 un 34,9 % de los visitantes de Berlín provenían de otros países y en lo que va del 2010, el turismo extranjero representó un 36,7% de las visitas totales. Los mercados extranjeros más importantes para Berlín son Gran Bretaña, Italia y Holanda, a los que les sigue USA y España en cuarto y quinto lugar.

Visitantes de Berlín en 2009, origen y cifras:

País de origen

visitantes

 

Modificación con respecto al año 2008

Gran Bretaña

288.497

- 6,8 %

Italia

252.211

+ 19,2 %

Holanda

238.712

+ 9,9 %

USA

238.403

+ 3,3 %

España

 

192.305

+ 0,9 %

Dinamarca

 

184.410

+ 12,1 %

Francia

157.633

+ 17,4 %

Suiza

144.757

+ 7,0 %

 

Suecia

103.725

+ 15,7 %

 

Austria

95.493

+ 10,5 %

 

"Zimmer frei”  significa “habitación libre”

Otro indicador es la cantidad de hoteles inaugurados en los últimos años y los que están previstos abrir en 2011 y 2012. Sólo en lo que va de 2010 se dieron a conocer a la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Berlín diez nuevos hoteles con un total de 1700 habitaciones. En 2011 se agregarán alrededor de 4000 nuevas habitaciones y desde 2012 otras 3500.

 

agujero_berlin

La mayoría de los hoteles de Berlín están entre las categorías de tres a cuatro estrellas, los más solicitados. Sin embargo, los inversores apuestan igualmente al lujo. Hilton hace lo propio con el nuevo Waldorf-Astoria que se inaugurará en otoño de 2011 sobre Kurfürstendamm, será el primer “cinco estrellas plus” de la ciudad. También cercano a la zona del Zoo llega en marzo de 2011 Das Stue con sus 82 habitaciones, un hotel donde el grupo español Silken invirtió 37 millones de euros, y cuya finalización, tras algunos problemas y cerca de un año de inactividad, lleva a cabo el actual inversor, el portugués Grupo Sana. El hotel ocupará las instalaciones remodeladas de la antigua Embajada Danesa, justo al lado de la actual Embajada de España, en el Tiergarten.

Otro hotel de lujo se abrirá en la cercana Joachimstaler Straße, el H10. Su apertura estaba originalmente fijada para octubre de 2010, pero finalmente abrirá en enero de 2011.

Prestando atención a las cifras del sector hotelero, Berlín cuenta actualmente con 763 establecimientos, teniendo en cuenta alojamientos con 9 o más habitaciones. Entre ellos se contabilizan 497 hoteles, 13 hostales, 94 pensiones y otros 159 establecimientos varios como campings, apartamentos, etc.

El número de camas en Berlín actualmente (Sept. 2010) alcanza las 117.070, un 6,2 % más que en 2009. La estadía promedio de los visitantes entre enero y septiembre del 2010 ha sido de 2,3 días, idéntica a la del 2009.

El dato para conocer cómo se desarrolla la ya considerada excesiva oferta hotelera de Berlín, es el promedio de ocupación anual. En septiembre de 2010 fue del 57,9%, mientras que en años anteriores la ocupación hotelera fue del 52,6% en 2007, del 50,8% en 2008 y del 48,8% en 2009. Se observa una clara tendencia descendiente de la ocupación, que se ha detenido ahora en 2010.

 

agujero_berlin

El Director de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Berlín Thomas Lengfelder habla con preocupación: “Vemos que el mercado hotelero en realidad ya está saturado, la capacidad ha aumentado mucho más rápido que la cantidad de turistas”, y la preocupación está reforzada por la creencia en que los nuevos números record del 2010 no alcanzan para cambiar esta tendencia.

La Administración Económica de Berlín ya cuenta para 2010 con más de 20 millones de pernoctaciones. Aún así, el promedio de ocupación de camas sólo llega a algo más de 50 por ciento debido a la gran cantidad de hoteles, lo que ya es significativamente menor que en otras ciudades.

El gris berlinés también está presente en las zonas grises del mercado turístico

Es sabido que los visitantes y pernoctaciones son aún mayores de lo que las cifras muestran, ya que hay una franja de desconocimiento o zona gris dada, por ejemplo, por el hecho de que propietarios o inquilinos alquilan sus apartamentos desocupados o incluso partes de su propia casa, como habitaciones para huéspedes o locales para fiestas.

Los vuelos a Berlín están a menudo más económicos que una visita a un club londinense o madrileño, y los clubes de Berlín, así como su vida nocturna, son ya legendarios y considerablemente más económicos. Además hay factores culturales que hacen a la noche berlinesa realmente atractiva para sus descubridores. Como lo describe el autor del blog B like Berlin “¿En qué ciudad se puede abiertamente y sin problemas portar y beber no sólo cerveza, sino bebidas de alta graduación en calles y transportes públicos?. Además, Berlín es una ciudad relativamente segura. Después de una borrachera uno se despierta a lo sumo en una cama extraña, o con un golpe en algún rincón oscuro o como mucho en el hospital.”

Berlín es un destino para fiestas, es verdad. Y de hecho así se promociona a la ciudad oficialmente desde la Agencia Berlin Tourismus Marketing GmbH (BTM), ahora llamada Sociedad de Marketing Turístico Visit Berlin (Tourismus-Marketingsgesellschaft Visit Berlin). ¿Qué pasará cuando las tan cambiantes modas impuestas por fiesteros y cazadores de rincones hedonísticos ocultos dejen a Berlín en el olvido reemplazada por otro destino más “in”?

 

agujero_berlin

Teniendo en cuenta todo lo dicho, la situación de la ciudad en este sentido se presenta débil y poco sostenible en el largo plazo.

En el mencionado blog nos advierten: “Otras ciudades también son destinos turísticos y con muy buenos servicios, pero ¿dónde hay una contribución del turismo al producto bruto interno tan alta e importante como en Berlín?. La fijación en el turismo muestra efectos secundarios desagradables que todos conocemos en el extranjero.”

Y nos presentan un escenario muy factible de darse en la realidad: “Supongamos que los precios de los pasajes low-cost suben, eso haría que la afluencia de turistas menguara rápidamente.” La empresa de marketing de Berlín ve justamente en las conexiones a Berlín de compañías de bajo costo, la causa del aumento de visitas y pernoctaciones de turistas del Reino Unido, Italia, España y de otros países europeos.

Lengfelder ve el problema de Berlín, justamente donde muchos otros ven la posibilidad y la condición única e interesante de la ciudad, algo que la hace diferente de cualquier otro estado alemán: el poco control que se aplica, a lo que se agrega el vacío legal en muchos aspectos de un mercado nuevo para la ciudad, pero que representa realmente el cambio y la oportunidad de crecer dejando atrás su historia deficitaria.

Lengfelder da la clave, sucede que "ahora tenemos una economía de mercado social". Una política económica responsable y de empleo sustentable por parte del Senado no debería hacer demasiado hincapié en el turismo, sino además en desarrollar otras áreas.

Berlín como ciudad de tours gratuitos, niñeras, recepcionistas y camareros mal pagados, practicantes sin sueldo y espectáculos “a la gorra” no puede ser el modelo de futuro económicamente sustentable para la ciudad, un modelo basado en el subempleo y mayores cargas impositivas a contribuyentes y visitantes. Algo como el impuesto turístico de 1€ por cada visitante, que existe desde hace tiempo en otros destinos, ya está sobre la mesa de los legisladores locales.

Adjunto algunas fotografías de la serie "Agujeros negros de Berlín", acompáñese a cada foto con la pregunta: "¿Aquí que viene. Otro hotel?. Mi respuesta personal es: mejor si se queda así.

 

agujero_berlin

 

Autora: Mariángeles Aguirre, redactora y emprendedora del sector turístico en Berlín.

Fuentes:

Amt für Statistik Berlin-Brandenburg

Artículo „Ein Zimmer gibt’s immer“, Der Tagesspiegel, 06/10/2010.

Artículo “Senat freut sich über steigende Tourismuszahlen in Berlin“, http://blikeberlin.wordpress.com,  25/02/2010

“Wirtschaftsfaktor Tourismus Berlin“, 2009. Publicación de la Agencia de Turismo de Berlín. http://www.berlin.de/imperia/md/content/senatsverwaltungen/senwaf/publikationen/wfaktor_tourismus.pdf?start&ts=1289392451&file=wfaktor_tourismus.pdf

Su voto: Nada Promedio: 10 (5 votos)
 

Comentarios

Yo me llamo Carlos y soy de

Yo me llamo Carlos y soy de Madrid, la primera vez que fui a Berlín fue hace 4 años ( y no fui la primera vez por modita ni nada por el estilo si no por que siempre quise ir) y desde entonces he ido todos los años e incluso el año pasado estuve viviendo y trabajando allí una temporada.
Berlín para mí siempre ha sido una meta para mis particulares fantasías de todo tipo, un lugar del que desde la primera vez que fui me quedé enamorado y a la que aprovechando la penosa situación laboral en España, me desplacé a trabajar(y pienso volver en cuanto pueda, por que en España todo sigue mal o peor).
Pero no hay cosa que mas me reviente, que estés por cualquier parte de la ciudad y sobre todo en los barrios más Cool del este,como Friedichhaim o Prenzlauern Berg y a cada paso que das te encuentras verdaderas avalanchas de guiris (ingleses sobre todo) y españoles, comportándose como lo hacen en Benidorm. Y no hay cosa peor que l@s español@s modernuquis, con sus pintas incalificables de fantoches y con esos aires de grandeza que dan ganas de estamparlos; la mayoría, como no, son artistas, ya que en Berlín todos son artistas,aunque trabajen de camareros o no creen ni una mierda pinchada en un palo. Esta gentucilla nombrada yo creo que sobran de Berlín, a mi me encantaría que no hubiera ni la mitad de guiris que hay en Berlín( y yo soy, y seré uno de ellos) y que esta ciudad volviera a ser genuina como me imagino que sería en los 80 y los 90 y no la patata barata, tipo Torremolinos en la que la están convirtiendo.

patata barata, tipo Torremolinos

No te pases, Carlos... Te doy la razón hasta cierto punto. Sí, los 80 en West-Berlin y los 90 en los dos lados, ¡qué pena ser tan joven a veces!

Dale tiempo

Dale tiempo a que siga de moda, y siga yendo gente...., de hecho cada vez los pisos son más caros....y en ello influyen  todos los superchupis pijos, cools y bohemios superguais que se están transladando a Berlín a hacer el pintamonas y a desarrollar su tontería por que en sus paises no les aguantan....

Me gusta mucho tu blog, es

Me gusta mucho tu blog, es muy bueno.