La U8 es un gargajo

Imagen de Juanma

Alguien me dijo una vez que esta web sin mi no sería nada. Cada vez estoy más convencido de ello, viendo el nulo flujo de actualización desde mi último y polémico post. Por eso vuelvo ahora, esta vez, en lugar de para escribir un editorial político, para intentar ofreceros una observación socio-antropológica de una línea de metro que seguro habéis tomado unas cuantas veces si vivís en Berlín, en ocasiones siendo conscientes de vosotros mismos, y en otras más puestos que unas putas cabras: me refiero a la línea U8.

Cuando pronuncias "U8" en alemán suena a escupitajo, suena a como si estuvieras sacando un gargajo bien verde de lo más profundo de tu garganta. "U acht!". Probadlo. "U acht!". Por eso creo que si tuviese que buscar una metáfora para explicar lo que es esta línea de metro significa para mi, diría que la U8 es un gargajo bien coagulado procedente de lo más interior de nuestros seres. De lo peor de nosotros.

Todo esto viene a raíz de un artículo publicado por el Berliner Zeitung que intentaba dar una visión humana de la "línea de metro más peligrosa" del subsuelo berlinés. Yo, Juanma Inhiesta de Campoalbillo, cojo bastante esa línea: a veces para buscar algo de fumar en Hasenheide o aledaños, otras para ir al flohmarkt del Mauerpark y fliparlo con la cantidad de culos y tetas que se acumulan allí en esta gloriosa época del año, y otras porque no tengo nada mejor que hacer, que suele ser la mayor parte del tiempo. A veces salgo a la calle, me pongo a caminar y casi sin darme cuenta, casi instintivamente, acabo bajando las escaleras de una de las bocas de metro de la U8. Para qué? No lo sé. En una de estas ocasiones, tomé el metro en Rathaus Neuköln con dirección a Wittenau y fui anotando todo lo que veía para comprobar si la U8 es una línea de metro realmente peligrosa. Nunca tuve esa sensación. Ahí van mis notas pasadas a limpio:

Hermannplatz: la cuna del yonkismo aristocrático berlinés. En esta parada de metro, la mugre ha dejado de ser una parte del decorado para convertirse en el decorado en sí mismo. Sí, entre los yonkies berlineses también hay clases sociales. Aquí suele tambalearse la crema de la crema. Aquellos yonkies que ya tienen su sitio reservado a la ocho de la mañana en el banco que les corresponde: por lo general, aparecen puntuales por su "oficina" duchaditos, bien vestidos y con una eterna Sterni en la mano. Desde luego, no hay nada más elegante en el yonkismo profesional berlinés que un yonkie madrugador de Hermanplatz. Peligroso? Bah, pamplinas! Dentro de su evidente degradación, creo que son bastante responsables y educados.

Schönleistrasse: esta es zona de narcotraficante de origen árabe y menor de edad. Hace unos meses, los diarios "descubrieron" gracias a una operación policial lo que era evidente para cualquier persona con algo de calle que hubiese tomado el metro en esta estación un par de veces: que un grupo de niñatos árabes se dedicaban a vender droga a los yonkies de la U8, ya fueran estos de Hermanplatz o de Kottie. Después de varias razzias de la policía, los niñatos de pose amenazante que se deleitaban contando billetes de 10 euros con mirada desafiante ante los pasajeros del metro desaparecieron por un tiempo. Volverán. Es cuestión de tiempo. Peligrosos? Bien, a mi más bien me daba pena ver como se sentían los reyes del mundo mientras tiraban sus vidas por la borda en una parada de metro de mala muerte.

Kottbusser Tor: centro neurálgico, cruce de caminos, sería como el Madriz de Kreuzberg. Alguna vez he visto algún conato de pelea entre turcos y punkies, aunque nunca me he sentido realmente amenazado. Si vas a lo tuyo te dejarán en paz. Si intentas pillar algo de droga en el piso que separa la U8 de la U1, te timarán. Los yonkies que ocupan este estratégico punto neurálgico son menos aristocráticos y más guarros que los de Hermanplatz. También hay algún turco descarriado por el atajo de las drogas entre ellos. Pasa de puntillas por aquí, no intentes ganar protagonismo en este esecenario que ya tiene sus propios protagonistas. Y repito, no pilles droga aquí. Te ahorrarás disgustos.

Moritzplatz: el inicio de la frontera entre la mugre y el hispterismo profesional, entre el Berlín guarro y el Berlín reconvertido en cool. A partir de esta parada, el flujo de pasajeros se reduce considerablemente hasta llegar al centro de todos los centros de Berlín oriental: Alexanderplatz. Siempre podrás encontrar festeros con poco gusto musical procedentes del Tresor, con la mandíbula movediza y unas gafas de sol bien grandes, que se suben al tren generalmente en Heinrich-Heine Strasse. Te escupirán un par de palabras desagradables en la cara con la intención de hacer gracia al respetable. Sonríeles y habrás colmado sus pretensiones. Sólo les queda pasar el bajón para darse cuenta de la que pena que dan. Son peligrosos estos seres a la deriva? No más que la asocial música que les gusta bailar.

Weinmesterstrasse-Rosenthaler Platz-Bernauertrasse: la santísima trinidad del hispterismo-modernismo más vomitivo. A partir de la primera parada y hasta la tercera podrás ver grupitos de pijos modernos por lo general de fuera de Berlín, con sus correspondientes gafas de pasta y desaliñademente arreglados, subiendo y bajando de la línea como si estuvieran desfilando por una pasarela. Tienen su centro de operaciones en los bares de Rosenthaler Platz, donde se juntan para beber Milchkaffe y pasear sus macbooks. Nunca se adentrarán más allá de Bernauerstrasse, parada en la se bajarán seguramente para hacer el hispter en el flohmarkt de Mauerparkt o tiraditos en el césped. Viven entre ellos y para ellos. Cuando algún yonkie perdido procedente de la zona sur de la U8 se les acerca para pedirles una moneda, apartan la mirada como si nada fuera con ellos. Para ellos, la línea U8 es algo circunstancial: está ahí para que se puedan desplazar por su mundo aparte hecho a su medida. A mi lo que más me gusta es cómo ver saltan del vagón con cara de asco cuando el ya famoso yonkie que apesta a putrefacción arrastra su moribunda figura por este gargajo de línea de metro. Un momento delicioso.

Gesunbrunnen: aquí me bajé del metro. Decidí acabar mi viaje de observación por el subsuelo berlinés para ir a darme una vuelta por Wedding, el futuro distrito cool de la ciudad tras el saqueo consumado de Prenzaluerberg, Kreuzberg y el ya puesto en marcha en Neukölln. Da gusto pasear por un barrio todavía medianamente virgen. Peligroso? No creas lo que te dicen los medios. Mírate al espejo y date cuenta de que el realmente peligroso para esta ciudad eres TÚ.

Por último, hay que destacar los músicos de fanfarria callejeros, procedentes de Rumanía, Bulgaria o cualquier otro país de la antigua Yugoslavia, que pueden aparecer en cualquier punto de la U8. Como me dijo un amigo berlinés con experiencia, la mayoría de ellos tienen un modelo de negocio muy particular: "Les das dinero, no por la música que tocan, si no para que dejen de tocarla". Menos mal que todavía tenemos a Los Chunguitos.

Su voto: Nada Promedio: 7.7 (10 votos)
 

Comentarios

ME parece un análisis muy

ME parece un análisis muy sesgado de la linea pues a mi entender creo que los problemas empiezan precisamente donde tu terminas tu análisis.

Imagen de Juanma

Sesgado...

...seguro que es mi análisis. Los problemas a partir de Gesundbrunnen, otro día. Te aviso cuando me haga la segunda fase de la línea con una libreta en la mano.

Saludicos,

Juanmi

Rathaus Neukölln es línea 7,

Rathaus Neukölln es línea 7, seguro te subiste en Boddinstrasse.... pero es cierto, no es tan peligroso como la quieren hacer ver... igual no está de más andar con precaución

Imagen de Juanma

Sí...

...cogí la línea U7 en Rathaus Neukölln para dirigirme a Hermanplatz, que es donde empecé mi tour particular por la U8. No lo especifico en el texto, pero fue así.

Igual, gracias por la puntualización...

Juanmi

QUé recuerdos... Me acabas de

QUé recuerdos... Me acabas de hacer un recorrido por mis memorias berlinesas (mi parada era Schönleinstr.)...

:D

"No creas lo que te dicen los medios. Mírate al espejo y date cuenta de que el realmente peligroso para esta ciudad eres TÚ." (Genial! Cuánta verdad!)

Por varias circunstancias he tenido que renunciar a mi sueño de vivir una larga temporada en Berlín, aunque como está el patio por aquí, a lo mejor no sólo será un sueño más adelante, sino que será una obligación eso de irme a Alemania. Aquí no hay trabajo. Y a lo mejor ya no será tan bonito como me había imaginado.

Mientras pienso en todo esto, me queda leer tu blog, cáustico y divertido, aunque no siempre estemos de acuerdo.

Saludos desde Barcelona! :)

Sin duda una de las lineas

Sin duda una de las lineas más interesantes de Berlin. La U8 también es conocida como el "Orient Express" por su paso por Wedding, Neuköln y Kreuzberg

Wedding

Buenas,

Vivo en Wedding (cerca de Seestraße) y en mi vida he visto cosa menos tranquila que mi barrio.
En menos de lo que canta un gallo está Osloer straße(ufff... igual de callao' que un cementerio) y todo rodeado de parques y lagos. A mí me encanta.
Pero siempre oigo cosucas negativas sobre este lugar; que si es la más peligrosa, que si mucho inmigrante, que si los negros... (y estos comentarios vienen de otros inmigrantes.. O_O )

He estado muchas veces por Neuköln y los lugares arriba mencionados de Kreuzberg, y me parecen MIL veces mucho más "chungos" que el mío... Ainssss... será porque siempre saco pecho por él..
Sólo con decir que, en mis tiempos mozos, cuando salía de la escuela BSI, me arrancaron la mochila de golpe, tirándome al suelo y encima, me pegaron.

Wuenu.. espero con impaciencia tus comentarios sobre "a partir de Gesundbrunnen, otro día".

PS: Me ha encantado este Post!!

cuanta etiqueta...

no seria más facil vivir berlin sin estar continuamente pensando en qué etiqueta poner al prójimo??

soy un reciente emigrado aquí y he de decir que estoy un poco harto de todos esos neologismos para describir a las "tribus urbanas" tan de moda. por qué os empeñais en hacer de berlin una etiqueta gigante? luego os quejais de que barrios como kreuzberg "dejen de ser lo que eran"...

da gusto hablar con gente que lleva viviendo aquí muchos años y no les escuchas hablar de ningún estereotipo acerca de nadie.