Urlaub vom Urlaub

Imagen de javitheblonde

Hola! Permítanme que les cuente una aventura más de un españolito en Berlín.

Me presento. Mi nombre es Javi, y soy un hijoputa. No un hijo de puta, no. No tengo excesiva maldad, no pongo ajo en la paella, y mi madre es una excelente persona que nunca ha ejercido el empleo más antiguo del mundo. Yo soy un hijoputa, una de esas personas a las que, en según qué determinados momentos, puede generar cierta envidia. Para no aburrirles con testimonios de tertuliano resumiré un poco mi historia. Llegué hace medio año desde Escocia, con un alemán peor que el de Guardiola. En poco menos de dos meses ya tenía trabajo (aunque cobrando una cosa que no llamaría ni sueldo), un buen puñado de amig@s autóctonos, y un piso compartido con dos maravillosas chicas alemanas. Qué hijoputa. Este pasado fin de semana, mi capacidad de hijoputismo alcanzó un nuevo récord, al ser invitado a asistir al Splash! Festival en zona VIP, completamente gratis.

Más allá de alardear de hijoputismo o generar odio a lo #Rosalía, quisiera, si me lo permiten, contarles una pequeña experiencia completamente nueva para mí, que muchos de ustedes habrán experimentado ya, o se lo plantearán tras leer el post.

Splash! es el festival de hip-hop más grande de Europa, que se celebra en Ferropolis, la llamada ‘ciudad del hierro’, donde se agrupan algunas de las máquinas más enormes y dinosaurescas que se usaron para perforar años atrás, y que está cerca de Dessau, a unos 150 km de Berlín.

Para llegar hasta allí podríamos tomar un tren bastante bien de precio, o alquilar un coche compartido; no obstante, lo realmente nuevo de este viaje fue el transporte. Por primera vez (y creo que no será la última) hice Auto-Stop.

El Auto-Stop o Trampen, es una técnica a la que siempre he mirado con cierto escepticismo. ¿Realmente funciona? ¿Habrá alguien capaz de sacrificar su valioso depósito de gasolina en un andrajoso autoestopista? Y la pregunta más española de todas: ¿qué gana el conductor? Aparte de una posible agradable conversación y migas de pan en el asiento.

Jamás había sido autoestopista antes, y, la verdad, jamás se me hubiese ocurrido. No se cómo sería en España, si somos solidarios recogiendo gente, o si nos reiríamos y comentaríamos la jugada más tarde, algo así como: ‘Venía de camino… y había un tipo haciendo auto-stop!!!’ ‘Qué fuerte MariPili!! Y le recogiste?’ ‘Noo, claro que no, ¿y si me roba-viola-muerde-araña-secuestraamigato?

Como mi experiencia era nula, mis expectativas lo fueron también. ¿Cómo es en Alemania el Auto-Stop? ¿es una práctica habitual? ¿son más solidarios? ¿se fían más?

Por suerte para mí (hijoputa) viajaba con mi amiga Tina, experta berlinesa miembro de un grupo, el Tramprennen, que realiza viajes alrededor de Europa realizando esta práctica y al que les recomiendo que al menos le echen un ojo. Según su experiencia, no es demasiado difícil viajar por Alemania ‘gorroneando’ vehículos, si conoces los sitios clave, y, sobre todo, si sabes cómo y a quién preguntar. Sin embargo, la percepción alemana es bastante similar a la nuestra; saben que el Trampen existe, pero desconfían de su utilidad y efectividad. Así empecé yo, con un enorme símbolo de interrogación en la cara estilo Pokerface, pero con ilusión por saber cómo se resolvería todo.

Bajamos del S-Bahn en Nikolassee, para llegar a una gasolinera cercana a la autopista A-9 que tomaríamos con dirección Ost Dessau. Allí, aparcamos nuestros abalorios, y analizamos como ciborgs a nuestras posibles víctimas. En menos de cinco minutos, die Tina ya estaba entablando conversación con un tipo trajeado al que en mi vida habría pensado en preguntar.

Uno de uno, cien por cien de efectividad. No había terminado de leer a qué precio estaba la gasolina cuando el business man ya nos invitaba a subir a su Audi Quattro, uno de estos coches con embellecedores de madera que ya cuestan más que la mitad de mi Citroen C2. Pues ‘palante!

Aún con la sensación de ‘qué-demonios-hago-en-este-carrazo’ me pongo cómodo y me dispongo a disfrutar del viaje en el asiento de atrás haciéndome pequeñito para hablar lo menos posible. Mi alemán es Scheiße. Lo estoy aprendiendo de los colegas, y se nota. Sé decir ‘Warum warum ist die Banane krumm?’, o ‘Das Schlimmste ist wenn das Bier alle ist‘, pero no aprendo el ‘Nice to meet you’.

A puñetazos en el diccionario le sonsaco que es nosequé de Marketing, que no le gusta mucho el hip-hop, y que, como sospechaba, esta era la primera vez que recogía a alguien, y que no había visto a nadie de nuestra ‘especie’ antes. Un tío con clase, que seguramente pretendía caer bien a die Tina, antes de que apareciese yo por detrás como ‘HOLA! :)’. O al menos eso es lo que pensaríamos en España: ‘Éste…algo querrá…

Nos deja en la entrada a la ciudad del hierro. Have a good weekend y venga, que nos quedan 15 km hasta nuestro destino. Sacamos el cartel de Splash! escrito de mala manera y los sándwiches de tortilla que preparé por la mañana, y nos ponemos ‘al lío’.

No le he dado ni tres bocados cuando una rubia con acento bávaro nos recoge en su Clio clásico, ése que siempre tiene algún amigo. Nos cuenta que es su cuarta edición del festival, y que lleva cerveza como para una boda. Tampoco ha hecho nunca autostop, ni ha recogido nunca a nadie, así que somos su primera vez y tratamos de ser amables. Nos deja en el parking y se despide deseándonos un buen concierto.

Todo fue bien. En unas tres horas desde que tomamos el desayuno llegado sanos y salvos al destino. Sin incidentes, sin accidentes, y con una sensación de ‘buenrrollismo’ altamente recomendable. Tu fe en la humanidad se reestablece a la vez que piensas ‘si alguna vez veo a un autostopista, lo recojo sí o sí’.

Así fue la historia de cómo llegué al festival Splash!, cómo fui VIP por primera vez (una ración extra de hijoputismo), y cómo compartí camping con unos berlineses que transforman caca humana en energía, literalmente.

La vuelta ya fue otro cantar… avísenme si quieren que se la cuente ;)

Muy suyo,
@javitheblonde 

Comentarios

que cuente la vuelta!!!

Discrepo en todo, espero que siga deleitando por aquí con su prosa para poder debatirlo en casa con mis familiares sus próximos escritos, o dejaré este blog que no me interesa en absoluto. Reciba un saludo de la derecha sana Española.

Imagen de javitheblonde

Hola! soy el autor del post. Gracias por subirlo al ágora. Tengo un par de imágenes que me gustaría introducir, se puede!? gracias! ;)

Este relato está incompleto. El autor sólo menciona de pasada que fue VIP (lo que sea que signifique eso en su entorno) y también sólo menciona de pasada a los berlineses que transforman caca humana en energía ¿?
Quiero más!

Muy bueno!! Sin aburridos testimonios de tertuliano jajaja

Imagen de Bantera

Cuentas la vuelta y cuentas lo de la caca!!!!

¡Qué grande Javi!

Imagen de A. Shopenhaua

Muy bien, a Rivendell, a ser más hijoputa y a explicarnos la perdedoría de su regreso.

VIP en festival de Hiphopers, lo no va más, Rivendell

Pregunta, ¿usted dice JipJop o I-pop?

Muy suyo

A. Shopenhaua

Imagen de javitheblonde

Sí sí, todo un logro, gracias. La nueva jungla hiphopera también merece lo suyo... adolescentes que se creen Rihanna y tronistas de los que tienen un piso en Mallorca... festival del tatuaje y de camisetas con mensajes propios de Quevedo o Góngora, por lo menos...
Como buen español, hay que poner siempre énfasis en las J disfrazadas de H, 'JJJJJip JJJJJop makes me JJJJJapi!'

Parece se usted el clásico chico con encanto al que nunca le faltará un plato en la mesa ni un sitio en una cama. Usted lo sabe de ahí su apodo y su nick. Siento, sin embargo, el olor del buscavidas y del aprovechategui, eso hace que su artículo me parezca interesante a nivel sociológico pero me despierte mínimas simpatías. Ir a Mordor sería un error, Rivendell es más adecuado porque quizás allí saque lo mejor de sí mismo.

Éste HP es hijo de ,,esa cultura" (http://www.lavanguardia.com/vida/20130718/54377894053/rutas-borrachera-b...). Jugosos los comentarios. Me quedo en el exilio, y que no vengan por aquí.

Hallo Berlunes.

ok yo he sido una fan acérrima de Berlunes durante los casi tres años que he estado en Berlin. Hasta ahora los mejores de mi vida. Una vez vuelta a nuestra queridísima patria, superados los miles de obstáculos para los retornantes (de seguridad social, paro etc.) pues he de decir que que puta maravilla.

La gente te contesta si te picas en el metro, te llama cariño si les haces un favor, aunque no les conozcas, en fin, te notas odiado o amado, y no simplemente ignorado. Yo que se, no puedo explicar lo que siento al oir un "Joder" en lugar de un "aber hallo"
Los precios de comer o cenar fuera,de los que tan orgullosos estamos, se ven eclipsados por los bajos precios de los supermercados, y si quieres ir a cenar fuera, tienes mil plataformas de descuentos, como "el tenedor" o "fooding".
Ademas ,la FRUTA Y VERDURA SABE BIEN!!! IMPRESIONANTE!
Y yo hoy por un kg de sardinillas he pagado 2,5€!! a la bbq estaban impresionantes.

En fin. no lo cambio por nada, mi vuelta. Enjoy, disfrutad cuanto mas mejor, aprended aleman, drogaros, follad, id a exposiciones, a bañaros al lago, al colectivo los domingos por la paella, y el resto de dias porque os sentis en casa, al roses con los colegas gay ( y luego es donde más se liga de berlín), y el truco para entrar en el panorama, es desearle siempre los buenos días al portero.

Oh Berlin, volvere solo de vacaciones, a disfrutarlo todo de ti. Asi es como tiene que ser.

Imagen de A. Shopenhaua

Mientras encuentre usted un trabajo que le permita comer sardinas a 2,5€/kg (aquí en el supermercado turco también hay y en el mercado de pescado fresco de Pankow también) GENIAL.

Porque no es todo el querer volver/ quedarse en Espana, es hacerlo en condiciones dignas, que es lo que se quiere.

Pero para eso otros tendrían que emigrar a Soto del Real.

Muy suyo

A. Shopenhaua

 

Berlunes va de mal en peor... ¿os puedo preguntar cómo váis de visitas? y en caso de que las cifras vayan hacia arriba, ¿os habéis preguntado si es por una mejora objetiva de las publicaciones o, en cambio, por un mero aumento del número de españoles en Berlín y un efecto viral de "has visitado berlunes"? En cualquier caso, os da igual con tal de que esto "funcione". Oder??

Imagen de Berlunes

Nos da igual todo, mientras podamos cobrar a final de mes nuestras suculentas nóminas de Berlunes. Somos malvados. Yo este año me voy de viaje a Honolulu, con todos los gastos pagados. Camareeerooo, otro daikiri!

hey hey hey
cuidate hijoputa ;)
from Coslada (Madrid)