Vanidad, cretino tesoro

Imagen de Juanma

Ya os dije que una de las reglas básicas e indiscutibles de mi bloc era que escribiría cuando me viniese en gana, sobre lo que me viniese en gana y como me viniese en gana. Así que no os pongáis ansiosas, que lo bueno, si se hace esperar, dos veces bueno. Digo esto porque he empezado a recibir los primeros comentarios del tipo de los que solía recibir mi gran maestro, el cabronazo del Shopenhaua. Ahora rompo el silencio para abordar un asunto que hace tiempo necesitaba de la atención de alguien. Me refiero, cómo no, al supurante ego y/o exceso de autoestima que pasean algunos por Berlín.

El egocentrismo y la vanidad son valores en alza en colectivos artísticos o pseudartísticos y sectarios como el periodismo, la arquitectura, las artes en cualquier de su expresiones más o menos chapuceras o profesionales (fotografía, pintura, performances y tralará) o la música, sólo por comentar algunos de los sectores más comunes. Da igual si lo que hacen los miembros de las susodichas sectas es muy bueno o una mierda pinchada en un palo: ellos SIEMPRE son MEJORES y más COOL que tú, desgraciado desperdicio procedente de la provincia albaceteña. Así que alégrate si se dignan a mirarte a los ojos cuando les pides fuego.

Ahora recuerdo una frase que dijo un vez un amigo muy leído que me gustó mucho: "Sólo desde la derrota somos invencibles". Debió de ser muy listo el tipo que la escribió. El caso es que me siento plenamente identificado con la máxima. Siento que ya no puedo caer mucho más bajo, que estoy derrotado en el más amplio sentido en el que la palabra derrota puede ser utilizada: económica, sentimental, espiritual, sexual o profesionalmente, soy un fracaso andante, una derrota manchega con boca y ojos. Y ello me permite analizar con cierta distancia e incluso divertida objetividad las evidentemente exageradas pretensiones que se derrochan a diestro y siniestro en esta maldita ciudad. 

Pongamos un ejemplo: te vas a una fiesta en el eternamente guapo y joven Prenzaluerberg, o a cualquiera de los bares ahora tan de moda de la Wesserstrasse (Neukölln), donde se forman las sociedades paralelas de modernos muy modernos que no se quieren integrar en su entorno, si no que sólo quieren sentirse unos aventureros urbanos en medio de la ajena suciedad y la inmigración. Allí encuentras siempre, seguro, grupitos de extranjeros y/o alemanes con infladas y vanidosas ínfulas artísticas (muchos españoles, claro está, preferentemente de Madriz o Barselona). A aquéllos que van vestidos con chaquetas de lana raídas y gafas de pasta sin cristales, por ofrecer algunos detalles estéticos, podéis preguntarles: "Perdona, tienes hora?". Y recibirás como respuesta: "No, pero estoy trabajando en un proyecto cinematográfico sobre el concepto relativo del tiempo". O, "Perdona, tienes un boli?". "No, pero sabes, escribo para la revista Vértices, la más reputada en Barna del mundo del arte postcontemporáneo...".

Así está el panorama, amig@s. No os creáis, que entretanto, y a la vista de tanta subnormalidad generalizada, me están entrando ganas de volverme a mi pueblo. Allí por lo menos lo que rebosa es sentido común, la gente no se cree más de lo que es y ni creer tener más de lo que tiene. Esperaré a acabar el Leonardo, y luego ya veremos. La sentencia de hoy al menos me consuela: "Tod@s nos vamos a morir". (Sí, también tú, indignado modernete...).

Y ahora, permitidme que me llene la boca de razón: TENGO LOS COJONES NEGROS

Su voto: Nada Promedio: 6.9 (10 votos)
 

Comentarios

No he leido el artículo, me

No he leido el artículo, me sobra con el título y las primeras líneas para pasar de el... y del autor.

Imagen de Juanma

Paco P(il), tienes pinta de

Paco P(il), tienes pinta de tener una moral católica muy férrea: no aguantas ni las referencias a órganos sexuales. Sólo estaba dando rienda suelta a mi imaginación. De todas formas, me has hecho reflexionar. No quiero ofenderte Paco. Mis superiores me han ordenado cambiar el título. El post ya no sea llama "TENGO LOS COJONES NEGROS". Léetelo ahora, bonico...

Amén, amén, y amén a tu

Amén, amén, y amén a tu artículo, paisano.
Cojones ya.
Y que pongan un tope de graphic designers, que se está descontrolando la población.

que pura verdad, mis amigas y

que pura verdad, mis amigas y yo llevamos un tiempo hablando de los modernitos de berlin...vamos de los gilipollas de los modernitos de berlin...esas personas que cuando les digo que soy andaluza..me echan una mirada de...ah ya...andaluza....como si yo viniera en el tercer mundo...jajajaj imbeciles...el tercer mundo es de todas formas el mejor sitio de donde puedes venir hoy en dia! y wedding es el mejor barrio de berlinnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Imagen de Jaimito Gandolfi

Eres Feo

Juanma, tu problema es que ERES FEO, nada más. Te recuerdo de las clases de Berlinología y eres muy feo. Si fueras guapo, como yo, esto no te pasaría. Que sepas que me gusta tu BLOC.

-Joder!, a mi me parece un

-Joder!, a mi me parece un post auténtico venido de un ser humano,no e un pseudo-humano.Hay que decir que en Barcelona también hay unos cuantosde estos gilipollas que comentas y se reproducen como ratas

Pues a mí me parece un título

Pues a mí me parece un título perfecto (Tengo los cojones negros; por cierto, grandísima canción y maravilloso Juan Abarca, padre platónico de mis inexistentes hijos). El artículo, cojonudo. Eso sí, ya a nivel personal: hombre, no te obsesiones con esta gente que la hay en todas las ciudades, es algo inherente a las grandes concentraciones humanas, y como en todas ellas, también hay gente (incluso artistillas) de putísima madre. Cuando te encuentres con un tipo así, mira al infinito y dirige tus pasos hacia otra parte. Tú te ahorrarás tener que aguantar sus chorradas y ellos disfrutarán del ansiado espacio que seguro que necesitan para su abultado ego. No es tan dificil y todos felices. Reserva tu tiempo para toda esa gente berlinesa o pseudoberlinesa que merece la pena ;-)

esteeee..

Pues, me parece bien que alguien putee de la manera en que lo hacés vos, es decir aceptar que te sentís como la mierda..pues eso no lo acepta cualquiera...aunque muchos se estén sintiendo igual....incluso esos que llamás "modernillos"..pues, creo que es también una mascara, y una forma de refugiarse en que las cosas están bien, o que parece que están bien, o simplemente están viviendo la ciudad al máximo y muchos realmente lo están disfrutando y habria que felicitarlos...pero creo que habría que ver realmente como les va a esas personas, pues por más modernillos que sean, están viviendo la misma ciudad, con las mismas dificultades, etc...es más, es más difícil para la gente de los medios artísticos encontrar un trabajo, en una ciudad plagada de artistas...no hay encuestas, o estudios, o talvez si los hay, en todo caso, creo que en general es difícil para todos encontrar su luagr en un país nuevo, uan ciudad nueva, en la que solo por ser "extranjeros" ya se está en desventaja..debido a los sabidos tópicos del idioma, sobreoferta, etc...
Recuerdo haber leído o escuchado, que entre la población de Hartz IV en Berlin, un porcentaje muy alto son artistas....si bien no es la panacea, esos son los que mejor pueden aprovechar de esa condición para producir...saludos