Visita a la cúpula del Parlamento Alemán. Uno de los grandes atractivos de Berlín cierra sus puertas para visitas espontáneas

Imagen de mariangeles_holaberlin

Desde su reapertura hace casi once años, cerca de 30 millones personas visitaron el reconstruído edificio del Parlamento Alemán (Reichstag). Tres millones de personas llegan anualmente a ver esta simbiosis entre pasado, presente y futuro, el cuerpo renacido del Ave Fénix, o en este caso del Águila Federal Alemana. Lo que quedó en pie tras la guerra de aquél edificio construído en 1894, diseño de Paul Wallot, fue integrado en el nuevo concepto del arquitecto Sir Norman Foster.

El edificio del Reichstag es el cuerpo de la historia alemana

A lo largo de la historia el Reichstag aparece como escenario principal o se lo sumerge en la destrucción y el abandono, pero siempre está, imposible que pase desapercibido. Con sus cicatrices guarda pruebas de cada acontecimiento histórico político y social de este país. Nace con la transformación hacia una supuesta monarquía parlamentaria. Poco después, los primeros intentos de ejercicio democrático. Desde una de sus ventanas, el socialdemócrata Philipp Scheidemann hace su llamamiento del 9 de noviembre de 1918 a la formación de una República. Llega el cambio de la monarquía por la democracia parlamentaria, no sin enfrentamientos y tensiones en Berlín, siendo necesario dictar la nueva constitución en Weimar, a 300 km del Reichstag.

Reichstag 1870

El Parlamento fue el escenario de la llegada del NSDAP a inicios de 1930 a sus bancas y del nombramiento el 30 de enero de 1933 de Adolf Hitler como Canciller. Su incendio la noche del 27 de febrero de ese mismo año, del que se culpa a un joven comunista, y la consecuente declaración de un estado de emergencia y el cercenamiento de los derechos individuales “hasta nuevo aviso” que rigió finalmente hasta el fin del “Tercer Reich” lo mantienen en el ojo de la tormenta.

Con la “Ley para remediar la necesidad del pueblo y el Reich” Hitler se libera de todo control de los parlamentarios y le es posible dictar leyes aunque éstas se contradigan con la Constitución. Se incia con ello la degradación del Parlamento, que pasa de ser un órgano legislativo a ser órgano de aclamación. 19 sesiones más llevaron a cabo los parlamentarios, ya sin presencia de partidos de izquierda o centroizquierda. Pero ninguna en el edificio que hoy vemos. Desde su incendio, no había sido restaurado y las sesiones se llevaban a cabo ahora en la Krolloper, una antigua sala de teatro y óperas que desde 1931 ya no estaba en uso.

El Parlamento está ahora en manos de un único partido: el NSDAP y pierde su significado. El edificio incendiado y sin restaurar es, en su abandono, prueba tangible del desinterés por la democracia en ese momento de la historia alemana.

 

Reichtagsbau

Deberían pasar más de sesenta años para que volviera a cobrar vida, abriendo sus puertas a los debates y las desiciones. Sesenta años en los que cayó en la destrucción total, fue embanderado como símbolo de la derrota por soldados soviéticos, convencidos equívocamente de su importancia política. Sesenta años en los que pasó de estar en el centro de la ciudad y del país, a estar en las afueras, en el límite entre dos ciudades y dos mundos que por ahora no lo necesitaban. La República Federal Alemana, dentro de la cual había quedado el Reichstag tras la división, sesionaría en Bonn hasta inicios de los noventa. La República Democrática Alemana, paradójica como su nombre, le daba su espalda, una espalda en forma de un muro de 3 metros y medio de alto, justo a unos metros de allí.

Reichstag hoy

Con la Reunificación Alemana, el 20 de diciembre de 1990 se reune por primera vez desde 1932 un parlamento elegido libremente que represente a toda Alemania. Este parlamento decide en 1991 el traslado definitivo del gobierno hasta 1999 de Bonn a Berlin.

Un pequeño pero simbólico paso atrás para la libertad en tiempos democracia

Diariamente visitaban en promedio unas 8200 personas el Parlamento hasta su cierre transitorio al público en noviembre de 2010. Dos tercios de ellos, un total de 5000 personas al día, acudían exclusivamente para visitar la cúpula, la cumbre de la democracia alemana y de la obra de Sir Norman Foster. Conceptual y arquitectónicamente, un espacio para la transparencia y la eficiencia parlamentaria. La visita puede aún realizarse, pero ya no espontáneamente, sino con inscripción previa o con una reserva en el restaurante ubicado en la cúpula. Las supuestas amenazas terroristas internacionales de las últimas semanas de noviembre de 2010, llevaron a tomar esta desición, que se mantiene durante las fiestas de Navidad y Fin de año, desde hace ya casi un mes, y sin aviso de hasta cuándo. Justamente la época de las fiestas conlleva gran movimiento de visitantes en Berlín, como en toda Europa, lo cual hace temer aún más por posibles atentador terroristas.

Navidad_Reichstag

Quien desea visitar el Parlamento, o bien debe reservar para almorzar allí o bien inscribirse para participar de una de las visitas guiadas o las actividades de información en la sala del plenario (la próxima es tras el receso, el 19 de enero de 2011) que se ofrecen en alemán, pero que se pueden reservar también en otros idiomas. Por el momento no es posible visitar el parlamente sin reserva previa, por lo que no verán las largas colas que se formaban para ingresar.

 

Almuerzo, hora del café o cena en el restaurante de la terraza del Parlamento

Colas en el Reichstag

Para quienes tengan una reserva para el restaurant, es posible visitar la cúpula haciendo uso de las audioguías disponibles en castellano. El restaurante está abierto el 24 de diciembre todo el día, el 25 hasta las 12 horas y el 31 hasta las 18:30 horas. Desde el 1 de enero, estará nuevamente como siempre de 18:30 a 24 horas abierto.

Quienes cuenten con una reserva, deben ingresar por la entrada de la derecha, debajo del portal principal (Entrada C).

Realizamos tus reservas. Consulta por mail a hola@holaberlin.com o al 0049 3076234562

Visitas guiadas y actividades de información

La participación sólo es posible con previa inscripción. Quienes estén inscriptos para una presentación o visita guiada, deben ingresar por la entrada de la izquierda del portal principal (Entrada A).

Aquí se pueden hacer reservas para visitas guiadas y aquí para las actividades de información en la sala del plenario.

Cómo llegar al Parlamento

Se puede llegar a pie desde las siguientes paradas:

Hauptbahnhof/Estación Central: trenes de larga, corta, media distancia. Metro.

Friedrichstraße: trenes de corta y media distancia. Metro.

Brandenburger Tor: trenes de corta distancia

Parada Reichstag/Bundestag: Metro 55, Buses 100, M 85.

 

Para estudiosos e interesados en la historia política alemana

Recomendamos una visita a la exposición permanente ubicada en la Deutsche Dom (Catedral Alemana) en Gendarmenmarkt 1, en Mitte.

La exposición lleva el título "Hitos - retrocesos - desvíos. El desarrollo de la democracia parlamentaria en Alemania" y está abierta de martes a domingos de 10 a 18 horas, con entrada gratuita.

(Cerrada el 24 y 31 de diciembre).

Más información en la página web del Parlamento Alemán (en alemán, inglés y francés):

http://www.bundestag.de/htdocs_e/index.html

Fuente: HOLABERLIN.COM

holaberlin

Su voto: Nada Promedio: 10 (2 votos)